domingo, 31 de enero de 2010

Simpatía por ciertos demonios

En la casa cuya puerta acabas de abrir, querido visitante, se aman a ciertos demonios. Pero no a aquellos que hieden a azufre o viven entre llamas, o al menos, no a los que únicamente son como nos contaron siempre.
A mí me gustan los demonios sentimentales. Si me acompañas, te los muestro. ¡No temas! A ellos el mal no les interesa tanto, sea por pereza, sea por falta de convicción. Porque tienen el corazón en otra parte. ¿Vamos?

“El viaje de los Siete Demonios” de Manuel Mujica Lainez

El Diablo ha convocado a los siete demonios, cada uno de ellos hegemoniza un pecado capital: Lucifer, la soberbia; Satanás, la ira; Mammón, la avaricia, Asmodeo, la lujuria; Belcebú, la gula; Leviatán, la envidia y Belfegor, la pereza.

"Al fin y al cabo -dijo Belcebú-, el mundo de los humanos es hermoso. Un mundo de tías y parientes, de versos y esculturas, de cocinas, de calor. A veces me oprime la nostalgia de ser humano.


- Porque no lo es- le contestó Leviatán, jugando con el abanico de encajes de Asmodeo. Su Excelencia ha sido ángel y es demonio. No puede quejarse de su carrera. Es inmortal...inmortal para siempre, no como los académicos, que son lo más próximo a los inmortales que inventó la flaca imaginación del hombre. Toda esta gente que nos rodea y que simula divertirse, vive bajo la angustia de su mortalidad. La Muerte es la reina de La Vida. Y Su Excelencia encara al mundo superficialmente: en él hay más sombras que luces"

Me pregunto si al glotón Belcebú lo habrá convencido el razonamiento de Leviatán… ¡deseo que no!

"Letanías de Satán" de Charles Baudelaire


Nadie como un poeta maldito para encontrar este demoníaco costado sentimental que tanto me gusta:

“Oh tú, el angel más bello y asimismo el más sabio
Dios privado de suerte y ayuno de alabanzas,

¡oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!



Tú, que incluso al leproso y a los parias más bajos
Sólo por amor muestras el gusto del Edén

¡oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!


Oh Tú, que de la Muerte, tu vieja y firme amante,

Engendras la Esperanza – ¡esa adorable loca!


¡oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Oración


Gloria y loor a ti, Satán, en las alturas

Del cielo donde reinas y en las profundidades

Del infierno en que sueñas, vencido y silencioso.

Haz que mi alma, bajo el Arbol de la Ciencia,

Cerca de ti repose, cuando, sobre tu frente,

Como una Iglesia nueva sus ramajes se expandan”

“La Hora del Diablo” de Fernando Pessoa

Pero de todos estos diablos sentimentales, al que más quiero es al de Pessoa:

“La música, la luz de la luna y los sueños son mis armas mágicas. Mas por música no debe entenderse sólo aquella que se toca, sino también aquella que queda eternamente por tocar. Y por luz de luna no debe suponerse que se habla sólo de lo que viene de la luna y torna los árboles en grandes perfiles; hay otra luz de luna, que ni el propio sol excluye, y oscurece en pleno día lo que las cosas fingen ser. Sólo los sueños son siempre lo que son. Es el lado de nosotros en que nacemos y en que somos siempre naturales y nuestros”

“Tenéis la ventaja de ser hombres, y creo a veces, desde el fondo de mi cansancio de todos los abismos, que más vale la calma y la paz de una noche de la familia junto al hogar que toda esta metafísica de los misterios a que nosotros, los dioses y los ángeles, estamos condenados por sustancia. Cuando, a veces, me inclino sobre el mundo, veo a lo lejos, yéndose del puerto o volviendo a él, las velas de los barcos de los pescadores, y mi corazón siente añoranzas imaginarias de la tierra donde nunca estuve. Felices los que duermen, en su vida animal: un sistema peculiar de alma, velado de poesía e ilustrado por palabras”

Pero… ¡cuidado! Que no todos los demonios son sentimentales ni todos los sentimentales serán bien recibidos en el infierno:

“Guirnalda con amores” de Adolfo Bioy Casares

“Los demonios me contaron que hay un infierno para los sentimentales y los pedantes. Ahí los abandonan en un interminable palacio, más vacío que lleno, y sin ventanas. Los condenados lo recorren como si buscaran algo y, ya se sabe, al rato empiezan a decir que el mayor tormento consiste en no participar de la visión de Dios, que el dolor moral es más vivo que el físico, etcétera. Entonces los demonios los echan al mar de fuego, de donde nadie los sacará nunca”

De todas formas y aunque suene pedante, no temo. Prefiero pensar con Borges que “El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto”

Creo que Don Jorge Luis acertó una vez más. Al fin y al cabo, sólo en un universo un poco más proporcionado que el nuestro, estos demonios sentimentales que tanto me gustan podrían visitarme en casa más a menudo sin temer anacrónicos vade retros…




Están golpeando mi puerta. Otro día continúo esta crónica. Qué raro, ¡no esperaba más visitas! ¿te quedas?






Fotografía de las figuras diabólicas que inspiraron "Los Sietes Demonios" de Mujica Lainez. Tomada por LMI en "El Paraíso" última casa del escritor. Cruz Chica, Córdoba, enero de 2.010

miércoles, 27 de enero de 2010

Precuela: Jorge Luis Oliverio Recúpero y Briones, Capitán de Marina y Padre del Último Poeta Maldito y Único Argentino

Si queremos descubrir la verdadera naturaleza psicológica de Francis Oliverio Recúpero, resulta de capital importancia indagar en la tortuosa relación que mantuvo con su padre. En efecto, los violentos cambios de humor del Último Poeta Maldito y Único Argentino, sus ataques de ira, su archiconocida hipocondría e incluso su enrevesada vinculación con las mujeres, pudieron estar marcados a fuego por el influjo del excéntrico Jorge Luis Oliverio Recúpero y Briones, Capitán de la Marina, bon vivant, políglota, jugador profesional, seductor y en ruina económica al momento en que se perdió todo rastro de él.
Según el biógrafo recuperano Edwin Williamson, hubo un episodio que transformó totalmente la vida del joven Francis Oliverio, para desgracia de él y fortuna de quienes lo admiramos, donde la relación padre-hijo se deterioró irremediablemente y para siempre: fue a bordo del “Bremen”, buque alemán de pasajeros que unía a Argentina con Francia y a cuyo mando se encontraba el Capitán Recúpero (1)
En épocas de preguerra la ilustre y argentina familia Ocampo viajaba con destino final París (incluidas las vacas lecheras para los desayunos de las niñas durante la travesía) Por supuesto que iba también la hermosa e inteligente Victoria, quien de inmediato fue advertida por el corazón del joven Francis Oliverio, invitado de su padre en aquel viaje. Difícil era en aquellos tiempos superar el mero contacto visual con una joven criolla y aristócrata como la Ocampo, rodeada de institutrices y personal de servicio con encargo expreso de Don Manuel –el patriarca de la familia- de no consentirle diálogo alguno con personas del sexo opuesto (al de Victoria) Sin embargo el joven Recúpero se las ingenió, deslizándose por tuberías unas veces, descolgándose sobre resbalosos ojos de buey otras, para hacerle llegar a su repentina amada algunas letras que la musa victoriana le había inspirado, para su deleite (de ella) y alegría inmensa (de él)
Enterado de los intentos de su hijo, el Capitán Recúpero se opuso terminantemente a dicha relación al susurro de "¡no te conviene!" "¡no te conviene!" lo cual apocó más de lo habitual al joven Francis Oliverio. Eran tiempos de explicaciones escasas, y si su padre no veía con buenos ojos la posible relación con la joven millonaria, no había mucho que hacer al respecto. Cavilaba el bardo por estribor cuando escuchó la sonora voz de su padre recitando un párrafo de sus épocas de presentador de orquestas tangueras que decía:

Vayan parando el chamuyo
Y poniendo mucha atención
Llega el tango compadrón
Compadrón y acompasado
Con el ritmo bien marcado
De Carlos Hugo Picado



Claramente entendió Recúpero que el Capitán estaba seduciendo a alguna dama, porque ese era su caballito de batalla para tales menesteres. En silencio se acercó hasta el puente y… ¡oh tragedia! el público que escuchaba atentamente y bebía champagne estaba conformado por Victoria, sus hermanas, Mademoiselle Alexandrine Bonnemaison y Miss Kate Ellis (profesoras de francés e inglés respectivamente (2)) El daño estaba hecho. No dio posibilidad el joven Francis de evacuar las explicaciones que seguramente tendría su padre sobre la destinataria de sus coplas: obedeciendo a un loco impulso nuestro poeta se arrojó por la borda del "Bremen" (3)
Muchísimos años después encontramos a Recúpero en la selva misionera, escribiendo y realizando sus diarias tareas artesanales. Ya se acerca su amada india Jéssica cantando en el bote, escucha que le dice Rehóta kokúepe térâ remba’apóta ógape ko’êro aháta Rosariope y su corazón se ilumina (5) En ese instante una voz que no parece de este mundo pero que a la vez le resulta conocida le susurra....
¡no te conviene! ¡no te conviene!
//
Exordio demorado
Preguntas retóricas
¿ Por qué se esconde Francis Oliverio Recúpero, el Último Poeta Maldito y Único Argentino ? O mejor dicho... ¿de qué se esconde? ¿Cuánto influyó en su obra literaria este desgraciado episodio a bordo del Bremen? ¿Qué sucedió con el Capitán Jorge Luis Oliverio Recúpero y Briones? ¿Por este disgusto desapareció de la faz de la tierra? ¿O el Capitán se tomó el buque escapando de sus cuantiosos acreedores? ¿Por qué en su Autobiografía Victoria Ocampo no hace referencia alguna al affair que tuvo con uno o con dos Recúperos? ¿Por qué sus biógrafos tampoco dicen nada al respecto? En La Menor Idea intentaremos develar uno a uno todos estos misterios. Pero no hoy.

(1) Resulta inexplicable que un barco de bandera alemana estuviera a cargo de un argentino. No para el Almirante Julius Jürgen Nelson, historiador y acupunturista, quien lo atribuye a la extrema pericia marítima del Cap. Recúpero, la que era reconocida en los siete mares del orbe. Otros, más capciosos, consideran que era tal el estado de zozobra económica en que se encontraba la Alemania pre hitleriana que cualquiera con una carretilla de marcos se quedaba con cualquier cosa, incluso la capitanía de un barco como el "Bremen"
(2) El "respectivamente", aclaratorio de que Mademoiselle Alexandrine Bonnemaison era la profesora de francés y Miss Kate Ellis la de inglés es claramente sobreabundante
(3) el impulso fue loco pero no zonzo, porque Recúpero se arrojó al mar cuatro días y dieciséis horas más tarde de ocurrido el nefasto descubrimiento. En efecto, se cercioró de que el buque ya estuviera entrando al puerto de París. (4) Cuando avistó la Torre Eiffel en un mar pletórico de gaviotas, se tiró al mar y nunca más vio a su padre ni supo de él.
(4) en ocasión de un reportaje que le efectuara a Recúpero Soler Serrano en su programa "A fondo", el periodista español le hizo notar a nuestro vate que París no tiene puerto marítimo, lo cual provocó la ya legendaria ira recuperana. Francis Oliverio abandonó el estudio televisivo diciendo ¡mi verdad es poética, no geográfica!
(5) En guaraní: Irás a la chacra o trabajarás en casa? Mañana viajo a Rosario



Foto 1: Jorge Luis Oliverio Recúpero y Briones, Capitán de la Marina, bon vivant, políglota, jugador profesional, seductor y en ruina económica al momento en que se le perdió todo rastro
Foto 2: Victoria Ocampo
Foto 3: Jéssica, india guaraní. Amante part time de Francis Oliverio Recúpero

sábado, 23 de enero de 2010

Acto reflejo

La vida a veces te acaricia
Aunque no estés preparado
Por los golpes que acostumbran.

Entonces el acto reflejo
De subir la guardia
Te priva de un beso

O una caricia que
La vida te da
Sin avisarte, sin dolor

Sin lágrimas
En esos casos lo mejor
Es bajar los brazos

Desarmate sin temor
¡Sé valiente!
Y dejate tratar bien

Por la vida.

martes, 19 de enero de 2010

Los 10 Mandamientos Blogueros: La Reforma


Estimados amigos y amigas, he meditado largamente durante mis vacaciones sobre los siguientes temas del planeta blog:
¿de dónde venimos?
¿hacia dónde vamos?
¿en dónde estamos?
¿qué hora es?
¿hay vida más allá del mundo blog? ¿Es más linda?
¿Las personas que conocemos por este medio y que nunca veremos, ¿son amigos o “ciber” amigos? ¿Qué sería entonces un ciber amigo?
¿le debemos visita diaria a su blog con comentario positivo incluido?
Si la entrada que estamos leyendo no nos gusta, ¿debemos decirlo? ¿Aunque sea un cuestionamiento estético? ¿No debemos decir nada? ¿O debemos decir como ocurre en el 99% de los casos que la entrada es maravillosa?
¿Un blog es exitoso por el alto número de comentarios o por sus contenidos? ¿En el caso de un blog exitoso, tenemos derecho a indicarle caminos a su propietario por el hecho de leerlo “de la primera hora”?
¿Por qué cuando un bloguero comenta menos a otro, éste a su vez hace lo mismo con quien dejó de comentarle, en una especie del Ley del Talión virtual? ¿Somos capaces de comentar un blog cuyo propietario no nos comenta jamás?
¿Podemos querer a algún bloguero sin que eso implique decirle que es maravilloso su trabajo?
¿Debemos apoyar con entusiasmo y contrición la lucha contra la desaparición de los líquenes acristalados en Malawi como si nos fuera la vida en ello, o debemos decir “no cuentes conmigo”? ¿o no debemos decir nada, o lo que es peor, hacer como que sí nos interesa?

Siendo que tengo unas 25 obligaciones previas antes de sentarme frente al ordenador, quería sincerarme con algunas que tengo dando vueltas y disfrutar del momento en que busco algo. Por ello decidí compartir estas cuestiones con ustedes para intentar cambiarlas, a modo de un Martín Lutero bloguero, o un Martín Pescador, o un Martín Palermo, o un San Martín. Las resumo en 10 mandamientos, así no sólo me persiguen los protestantes sino también los católicos y los judíos. Si deciden mandarme a la hoguera asumiré el riesgo. Al fin y al cabo la muerte en este medio que tanto queremos no es por el fuego sino por… ¡la falta de comentarios!



1) Amarás los blogs que te hacen pensar, reír y emocionar por sobre todas las cosas
2) No comentarás en vano aunque el comentado te haya hecho un comentario elogioso, te lo exija a punta de pistola, te pregunte qué te pasa, quien te crees que eres o deje de comentarte a ti. Incluso si eso te reduce a recibir 0 comentarios en tu magna obra bloguera
3) Santificarás la fiesta de la honestidad, propia y ajena

4) Honrarás el talento cuando lo veas en Internet. Lo deberás hacer sin recelos, envidias ni estrecheces de concepto.

5) No matarás a los blogueros pesados, aunque lo desees fervientemente.

6) No cometerás el impuro acto de continuar visitando un blog que no te gusta o dejó de gustarte. No es causal de suicidio del dueño del blog.

7) No robarás ideas de otros blogueros ni de otros autores en general (para algo se inventó la cita, que no es otra cosa que un plagio legal)
8) No levantarás falso testimonio ni mentirás sobre lo mucho que quieres a tu nuevo amigo bloguero y que son amiguísimos, etc, cuando bien sabes que en 3 meses probablemente lo olvidarás para siempre
9) No leerás más blogs que libros.
10) No codiciarás los post ajenos.

Como hay que predicar con el ejemplo, ¡estoy dispuesto a recibir el silencio perpetuo al que pueda quedar condenado a partir de ahora!

viernes, 15 de enero de 2010

Mañana lo hago

Me levantaré a las doce
Aunque la maldita costumbre
Sople arena en mis ojos a las seis
porque es miércoles.

Como Bukowski
espiaré en el diario las carreras del día
antes que se extingan los hipódromos
las apuestas
los caballos.

O andaré por París como Oliveira.

Veré una peli vieja
No sea cosa que demuelan el cine
de la esquina.
Después me voy a comer al bodegón
A escuchar con ella música a algún lado.


Pasado mañana lo hago de nuevo
Sin ir a trabajar nunca más.
Eso sí, siempre impecable.
Cuando se acabe el dinero
como Miller (Henry)
le daré un sablazo a un amigo
Y leeré y escribiré a ver qué pasa

Y el día que el último amigo que me quede diga
que me está prestando por última vez
y me parezca que habla en serio
(si nada pasó)
Vuelvo a la carrera
De Los Hombres Con Futuro Sonrientes Proactivos.

Pero sólo cuando no me quede otra
y hasta juntar lo indispensable
para intentarlo de nuevo
Tal vez ya soy un Hombre Viejo con Futuro
(todos tenemos futuro hasta un segundo antes de morir)

Aunque hagan veinticinco años
que trabajo doce horas por día
El padre de aquella novia mía tenía razón.

Fui, soy y seré
un vago sin remedio.

jueves, 14 de enero de 2010

EDEN

Edén: Paraíso terrenal, según el Antiguo Testamento/ Fig. Lugar muy ameno y deleitoso (Diccionario Enciclopédico Abreviado)

“En el tren especial que el Ministerio de Instrucción Pública de la Nación puso a disposición del huésped, llegó ayer por la mañana a esta ciudad el sabio profesor Albert Einstein a quien acompañaba una destacada delegación de universitarios porteños”…”la comitiva recorrió el hermoso trayecto hasta La Falda, en cuyo hotel fue servido el almuerzo” (Diario La Voz del Interior, 13 de abril de 1.925)

RE: Escondite de Hitler en Argentina
La siguiente información fue obtenida de la Sala de Guerra a través del OSS
La Sra. Eichhorn, reputable miembro de la sociedad argentina y propietaria de un spa hotel en La Falda hizo en una fiesta íntima una semana atrás, la siguiente observación:

a) Su familia ha sido una entusiasta seguidora de Hitler desde que el partido nazi fue fundado.
b) Incluso antes que los nazis llegaran al poder ella asignó inmediatamente por cable a su cuenta bancaria completa, la cantidad de 30.000 marcos, a disposición de Goebbels. En respuesta a una carta requiriéndole 3-4.000 marcos para propósitos de propaganda.
c) Hitler nunca olvidó esta acción y durante los años posteriores a llegar al poder sus (presumiblemente se refiere a ella y su marido) amigos se acercaron tanto a él que acostumbraban vivir juntos (sic) en el mismo hotel en ocasión de su estadía anual en Alemania en el PARTEITAG. A ellos entonces les estaba permitido entrar a las habitaciones privadas del Führer en cualquier momento sin haber sido anunciados previamente.

d) Si el Führer estuviese en algún momento en dificultades podría siempre encontrarse a salvo refugiándose en LA FALDA, donde ellos habían ya realizado las preparaciones necesarias.

Lo de arriba ha sido de interés del Bureau por su información. Fdo.: John Edgar Hoover
(Archivo del FBI desclasificado en el año 1.995 fechado el 17 de septiembre de 1.945, cinco meses después del suicidio de Hitler)


"La prueba de ADN que demostró que el cráneo que guardaban los rusos no era el del dictador nazi Adolf Hitler ratificó la teoría esbozada entre otros por el investigador porteño Abel Basti, autor de los libros "Bariloche Nazi" y "Hitler en Argentina": el jefe del Tercer Reich no murió en su búnker de Berlín el 30 de abril de 1945, en el epílogo de la Segunda Guerra Mundial.
—¿Hitler vivió en el hotel Edén, de La Falda, que pertenecía a una familia alemana?
—No ahí, sino en un chalet del matrimonio alemán dueño del hotel y en una casa del Pan de Azúcar. Todavía vive la mujer que lo atendió en el 49. Eran tres personas: el matrimonio del hotel, que ya murieron, y ella. En 1925 los dueños del hotel Edén comenzaron a transferirle a Hitler la plata de los alemanes de la Argentina. Loteaban tierras en Córdoba y le giraban el dinero. Hay una cantidad de correspondencia impresionante, como cartas de Hitler de 10 ó 15 carillas donde cuenta qué hacía con el dinero enviado. Ida Eicchorn, la mujer del matrimonio alemán del hotel Edén, trataba a Hitler como su "primo". Hay filmaciones donde se los ve juntos en Berlín. Y hay un informe del FBI de setiembre de 1945 que dice que "en La Falda está todo preparado para recibir a Hitler".
(Diario La Capital, 30/09/09
http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2009/09/30/noticia_0019.html)

“Este álbum recoge en sus páginas blancas
los nombres de ingenuos que hacen sonreír
y ostenta los versos de poetas que en ancas
de Pegaso al Olimpo pretenden partir.

Los unos creen con firma sonante
pasarán de seguro a la posteridad;
los otros confían en que musa clemente
no los mate al ver tanta barbaridad.

Aspiración de humanos es esta creencia.
Lector, si tú tienes también ambición,
pon nombre y poesía, ten mucha paciencia
y te dirán tonto con toda razón”.
(Poema satírico escrito por Rubén Darío en el álbum de pasajeros del Hotel Eden, 1.901, para furia de sus compañeros de estadía)

Yo sé muy bien lo que significa para ustedes nuestro movimiento, nuestra obra en conjunto y sé que la más bella manera de agradecerles será el resultado de nuestro trabajo. Muchas veces he profesado cosas y casi siempre he tenido razón. Pero nunca hablé del momento de nuestra victoria. Hoy lo puedo decir con absoluta seguridad. Querido señor Eichhorn, si el destino me mantiene en salud, en dos años y medio o tres, el pueblo alemán habrá abandonado para siempre su situación de humillación”
Suyo afectísimo
Adolf Hitler

“Por entonces, la Segunda Guerra sacudía a Europa y en la Argentina había partidarios del Eje como aliadófilos …el Che era un chico de doce años con problemas de salud –el asma lo tenía a mal traer- y vivía en Alta Gracia con sus padres. Al parecer, Guevara padre fue quien lo llevó de la mano una calurosa noche de enero para consumar el sabotaje en nombre de los Aliados: el objetivo era una poderosa antena de doce metros de altura que estaba instalada en la terraza del Hotel Eden y con la cual los comandos conjurados, entre ellos el pequeño Che, suponían que los dueños enviaban información directamente al Tercer Reich”…“El Eden llegó a ser más conocido en Europa que en Argentina. Las cartas que llegaban decían simplemente: “Hotel Eden, Sudamérica”(“De Tierra del Fuego al Cometa Halley", Mario Markic)




"De su período fundacional, debe recordarse que, el primer presidente de la Sociedad Anónima El Edén y administrador general del hotel fue Juan Kurth, ex – cónsul suizo propietario a la vez de la Estancia La Berna en Huerta Grande. Durante su gestión, el establecimiento atrajo a un selecto grupo de personas, lo cual quedaba reflejado en las pomposas cenas de etiqueta y bailes con orquestas que allí se escenificaban.

A partir de la incorporación de la austríaca María Krautner, en la conducción de la empresa, a la característica antes apuntada se incorporará la propuesta entre otros atractivos, del desarrollo de cabalgatas con destinos a la Pampa de Olaen y Vaquerías, con expertos vaqueanos.

Luego bajo la orientación de los hermanos Eichhorn, entre 1912 y 1945, el Edén vivirá su época de mayor esplendor. Para ese tiempo la capacidad era de doscientos cincuenta pasajeros. Tenía cien dormitorios, treinta y ocho baños, comedor auxiliar para niños y personal, un gran salón de fiestas, sala hall de lectura y escritorio, jardín de invierno, salón – bar, dos amplias terrazas, galería cubierta y anfiteatro.Excepto los vinos y licores, todo se hacía en el hotel. Poseía una huerta, criadero de animales, y fábrica de embutidos conservas y hielo. Tenía además, banco y taller mecánico propios, cabina para correos y telégrafo, usina eléctrica y una orquesta estable.El amplio jardín fue ornamentado con cincuenta especies traídas de Europa.

En cuanto a deportes, contaba con una cancha de golf de 18 hoyos donde se realizaban torneos internacionales. También tenía canchas de tenis de polvo de ladrillo iluminadas; además de una cancha de croquet y pileta de natación. Así mismo eran tradicionales las cacerías del zorro.El mantenimiento era realizado por 125 personas. El hotel contaba para ello con taller de herrería, sala de secado y esterilizado a vapor y hasta una flotilla de taxis propia.



... Los pasajeros del hotel contaban con la seguridad de la policía privada del establecimiento. Entre otros factores que contribuyeron al engrandecimiento del Edén, se contaron la construcción del camino Río Ceballos – La Falda, a través de las Sierras Chicas (luego denominado Camino al Cuadrado), obra que contó con apoyo financiero de la propia Sociedad Edén para la construcción de parte de sus tramos (1924 -26), y la posterior pavimentación de la ruta Buenos Aires –Córdoba.Se alojaron en él, entre otras personalidades, el poeta nicaragüense Rubén Darío, El Príncipe de Gales, el Duque de Saboya, Albert Einstein, el Marqués de Magaz, los presidentes argentinos Julio Argentino Roca, José Figueroa Alcorta, otros representantes de la nobleza europea e integrantes de distinguidas familias de la sociedad argentina. Por ejemplo entre 1920 y 1927, estuvieron los Anchorena, Aleman, Bunge, Blaquier, Ortiz, Basualdo, Belgrano, Cornejo, Casaux, Demaría, Deheza, Ezcurra Elizalde, Escalante, Lavalle, Montes de Oca, Torquinst, entre otros también estuvieron Luís Sandrini, Berta Singermann, el cuerpo de baile del Follies Bergére de París." Sitio oficial del Municipio cordobés de La Falda (http://www.lafalda.gov.ar/Eden%20Hotel%20de%20La%20Falda.htm)


Queridos lectores, finalmente estuve de vacaciones en La Falda, ciudad de la argentina provincia de Córdoba que se originó por este hotel del que les vengo trayendo las citas anteriores. He tomado algunas fotos de lo que queda de él, que además de sufrir la debacle de sus dueños al perder Alemania la guerra, fue objeto de incesantes saqueos hasta quedar en el ruinoso estado en que se encuentra actualmente. Lentamente el municipio de La Falda y un grupo empresario local intenta revertir esta situación con suerte dispar.
Debo decirles que desde el primer minuto en La Falda estuve obsesionado con este hotel y ver al menos lo que quedaba en pie. Me preguntaba qué sentiría al recorrerlo.




Contrariamente a lo que pensaba en un principio, no llegó a mis oídos la música de Wagner ni me entraron ganas de invadir Polonia al mejor estilo Woody Allen. El asunto vino por otro lado. Al principio un “flash” me recordó a Jack Nicholson tomando el trabajo de cuidador del hotel cerrado de “El Resplandor” y luego, lentamente, las percepciones que allí tuve fueron otras, anteriores a la Segunda Guerra: los bailes de gala; los juegos de salón; la pileta dividida en dos sectores, uno para las mujeres, el otro para los hombres; todo lo que se consumía en el Hotel producido allí mismo con excepción de los vinos, los licores y el champagne que se importaban de Europa; los deportes exclusivos (golf, tennis, croquet, caza del zorro, entre otros); los mármoles de Carrara y la vajilla de plata; la generación autónoma de electricidad y la fabricación de helados, técnicas sorprendentes a principios del siglo pasado; las cenas de esmoquin y el vino del Rin; el teatrino al aire libre con recitales de Berta Singerman; el agua de manantial; el sector del hotel destinado a los hombres solteros, alejado de la planta principal por el bullicio nocturno pero peligrosamente cerca del lugar destinado para el sueño de las niñeras; el hotel donde todos querían fortalecer sus pulmones con el magnífico aire serrano y así poder enfrentar a la tuberculosis sin miedo y con glamour; el lugar descubierto por nuestra élite al no poder viajar a su querida Europa por culpa de la Primera Guerra Mundial; el destino elegido por la nobleza europea por el mismo motivo; el protocolar paso de Einstein que tal vez encerraba curiosidad por cierto cerro misterioso de la zona; la impenitente dedicatoria del corresponsal periodístico Ruben Darío, hecha al despedirse, claro está, y luego de haber disfrutado de los lujos de la casa; el del Follies traído especialmente para el hotel que recibía la correspondencia con su nombre y "Sudamérica" como dirección; el de los magníficos jardines con la fuente de mármol y los regios leones que siguen vigilando majestuosos y eternos; el Hotel del que nació un pueblo.
¡Salud, Eden Hotel! He sentido tu energía detrás de las ruinas.




Uno de los leones de la entrada.



Frente del Edificio Principal.


Teatrino al aire libre y al costado, edificio contiguo donde se hospedaban los solteros.


Salón Comedor


Siglas al frente del "Eden Hotel" o bien "Eichhorn Hemanos"




Lateral del Edificio Principal

Patio cervecero. Exclusivamente masculino, of course.



Sala de máquinas con electricidad propia, sistema pionero en América.


Balcones del fondo del Edificio Principal




Jardín de entrada visto desde el balcón frontal del Edificio Principal.



Lo que mostré hasta aquí es lo que tomó mi cámara. Ahora, por favor vean lo que yo sentí





viernes, 1 de enero de 2010

Hasta pronto


Queridos amigos, La Menor Idea se toma sus inmerecidas vacaciones. Con la antelación del caso he reservado un paquete en la “Arabia Feliz”. Iré en viaje solitario y de meditación al valle de Hadhramaut, al Mar Rojo y al Palacio de la Roca.
O sea, iré a Yemen.
Parece que la capacidad hotelera está más que disponible porque el Premio Nobel de la Paz piensa bombardear este hermoso lugar, posible cuna del Reino de Saba, con la finalidad de pacificar por la fuerza a este importante aliado contra el Eje del Mal.
Preocupado por la novedad le hice una videollamada a Mohamed Byron Laddhín, Ministro de Turismo de ese país de ensueño, quien me dijo mil y una veces que el lugar sigue tan seguro como siempre, lo cual no sé si me tranquilizó o me puso más nervioso. Respecto del Nobel bombardeador, me hizo notar que si bien se mira tiene lógica su conducta, ya que Alfred Nobel, creador del premio que lleva su nombre, inventó la dinamita. Le pregunté por qué desde mi pantalla además de su atuendo tradicional se lo veía vestido con chaleco antibalas, máscara de oxígeno y detector de minas antipersonales. Me contestó que es rutina, exagerada por el actual protocolo de seguridad.
Como aún me notaba indeciso, me aseguró que si por causa del “fuego amigo” tenía algún problemita, su gobierno se encargaría de mi regreso e incluso costearía la bolsita de nylon negro en que me mandarían.

Así que… ¡allá voy! Por las dudas quería encargarle a
Richard que si no estoy de vuelta en un par de semanas, haga desaparecer la caja roja que está debajo de mi cama y que dice “Obras Completas de Francis Oliverio Recúpero”, no sin antes tomar para él el póster autografiado de Isabel Sarli.
¡Hasta pronto!
Nota del traductor: no todo lo que aquí se ha traducido es enteramente cierto.