sábado, 29 de mayo de 2010

Tango al revés

Ella lo vio muy triste y derrumbado
En el oscuro del viejo cabaret
Ahora él cobra veinte por la copa
¡Pensar que antes brillaba en Chantecler!

Es que otra mina lo engrupió una noche
Solo y en banda, sin casorio lo dejó
¡A él que era lindo, lindo como el cielo!
Y no esta ruina famélica de amor

Ella lo vio planchando y un whiscardo
Para apagar tristezas, de bute solventó.
Y él le contaba de esa pilcha que con garbo
Alianza en mano, frente al cura imaginó

Es ley de juego que en el reservado
La mina garpe el cariño y el dolor
Y sin embargo hoy ha sido el alquilado
Quien sus pesares con la naifa desahogó.






Vocabulario
Chantecler: famoso cabaret porteño inaugurado en 1.924
Mina/naifa: mujer
Engrupir: mentir/estafar
Planchar: que a una mujer no la saquen a bailar el tango
Whiscardo: whisky
de bute: excelentemente/óptimamente
Pilcha: ropa
Garpar: pagar

jueves, 27 de mayo de 2010

Improbable conversación entre una mujer y un hombre, sentados en un bar nocturno, hablando de viejas pornografías televisivas



EL: ¿Vamos a un hotel?

ELLA: No sé, estoy cansada, conversemos un poco y después vemos.

EL: OK. Estaba pensando en Internet. Creo que acabará con la pornografía.

ELLA: ¿Cómo? ¿No es al revés y la incentiva?

EL: No. ¿A quién puede interesarle hacer un click y que aparezca una catarata de tetas, y encima gratuitas? Cuando era chico iba a un cine que permitía la entrada a menores de edad, camuflados en la parte de arriba. No te daban una entrada común sino un papel que parecía el número de una rifa. Arriba el ambiente era turbio. Parecía más peligroso que una operación de contrabando. Y por eso era hermoso. No había más dinero que para ir una vez al mes. De grande, tenías que juntar coraje el sábado y elegir la porno en el videoclub, y si se acercaba gente al mostrador en el momento de pagar, la tapabas con una de Bergman, que también llevabas y por supuesto luego no veías. Hasta que llegó el maldito sistema Blockbuster que todos los negocios copiaron, ese de verificar en voz alta el título de las películas elegidas. El niño/empleado con cara de Einstein te decía: ¿”Entonces lleva Amarcord y Blancanieves y los siete enanos degenerados?” Esa adrenalina no se compara con nada, odio la pornografía por Internet, segura, gratuita, y a disposición las 24 hs.

(Entra una mujer exuberante y se sienta con tres tipos en la mesa de al lado. Pone cara de comerse a todos los hombres del bar. Ella la mira y él trata también de verla, pero con disimulo)

ELLA: ¿Te acordás del cine erótico de los viernes? Lo daban por el cable. Había una chica que era tan hermosa como estúpida. Hacía de todo con carita de Heidi, aunque en realidad no se veía nada.

EL: Por supuesto. Era en el canal I-SAT. ¿Cómo se llamaba ella? Tenía el nombre de la protagonista de un cuento de Poe. ¿Ligeia?

ELLA : ¡Justine!

EL: ¡Eso! Y luego daban otra de unos extraterrestres que estudiaban el comportamiento sexual de los humanos mediante un aparato que les permitía sentir como ellos. Había uno que se llamaba Teo y se enamoraba de una humana y no quería volver porque se la pasaba dale que te dale. En las escenas calientes pasaban a 3 D y había que ponerse los anteojos especiales. Imagino a miles de televidentes cambiando en ese momento a las gafas bicolores. Televidentes con dinero, claro.

ELLA: Tampoco mostraban nada fuera de lo común, en los momentos en que se podía ver algo explícito, con la cámara filmando en redondo para mejorar el efecto tridimensional, justo se interponía una columna, un mueble o uno de los participantes, de espaldas.

EL: ¿Y las películas que daban en los canales codificados? Si no pagabas se escuchaba bien, pero se veía la imagen completamente distorsionada.

ELLA: Sí, pero de vez en cuando, durante un microsegundo, la imagen se quedaba quieta y se podía ver algo. Además, si ibas de un canal explícito al otro, tenías otro microsegundo de escena sin distorsionar, aunque no siempre funcionaba. Otras veces se podía ver claramente, pero sólo la mitad de la pantalla.

EL: ¿Un microsegundo? jajajajajajaja! había un mito urbano que decía que a veces el empleado del cable, adrede o por accidente, dejaba de distorsionar la imagen y podías verlo todo, y gratis. Yo me he pasado horas esperando eso, y nunca ocurrió. Igual el asunto me excitaba bastante. Todos mis amigos y los padres de mis amigos, incluido el mío, cada uno en su casa, hacían lo mismo todos los viernes. No sé si era la excitación o la distorsión, pero los ojos te quedaban destruidos y la cabeza partida al medio, como la pantalla del microsegundo. No sé si las mujeres harían cosas así.

ELLA: Yo las hacía. Aunque a veces me excitaba pensando que esa mancha era el miembro de él en las tetas de ella, cuando a lo mejor eran un codo, una pierna o una cabeza.

(Aquí ambos se ríen a carcajadas llamando la atención de todo el bar, incluida la pechugona de al lado que se levanta y pasa junto a ellos)

ELLA: ¿La viste? Te pasó por al lado mostrándote las tetas.

EL: No me las mostró a mi. Se las mostró a todo el bar. ¿Habrá escuchado nuestra conversación?

ELLA: No creo. ¿Vamos al hotel?

EL : ¿No es un poco tarde ya?¿Lo dejamos para otro día?

ELLA: ¡Bueno!





martes, 25 de mayo de 2010

La rata nocturna y los sobrevivientes

Deambulo por la casa como una rata nocturna que olfatea medrosa y hambrienta buscando comida. Entre tanto, a diferencia del roedor (o no, quien puede saberlo) pienso. Pienso que en cada hombre o mujer hay un sobreviviente. Incluso –tal vez especialmente- en aquellos que no saben que lo son. Debemos sobreponernos a la tragedia de la vida aunque ignoremos para qué, o dejarnos morir. Y no estoy pensando en tipos con problemas terribles. Me refiero, por ejemplo, al monótono comerciante con su vida pequeña. Él también es un sobreviviente que milagrosamente se despierta cada día, en un mundo que es hostil hasta en sus paraísos privados. Pero además, mientras estamos aferrados al pedazo de madera que evita que nos hundamos (familia, trabajo, dinero, pasatiempo favorito o cualquier otra adicción) ni siquiera podemos esperar que al final de la aventura exista un lugar seco y cálido donde podamos descansar, porque la única certeza que tenemos es fría y húmeda como la tumba que espera por nosotros.
Encontré un chocolate mordisqueado sin quitar el papel. Hay otra rata en la casa. Tal vez ella tenga las respuestas que no encuentro. O tal vez no tenga ninguna, empeñada como está en sobrevivir. De un modo u otro, ella y yo nos parecemos.







La "rata de Venecia" es de Sergik

domingo, 23 de mayo de 2010

Out of the past

Anoche vi una peli vieja
Era de Mitchum y la Greer
En blanco y negro
Todos los tipos fuman
y ellas también
Kirk Douglas es el malo
Pero más hondo
Tal vez más refinado
Que el hampa de hoy
Ella también es mala
y arrastra al detective enamorado
Que no la entrega a Douglas

Me gustan los cuarenta
Todos se ven más grandes
de corbata
Y no tienen ni treinta
Ya hay música de fin
Él, tarde se da cuenta
Que ella no vale sus ojazos
Llama a la policía
pero ella no se entrega,
le dispara

Mueren los dos.


Pequeño homenaje a Robert Mitchum y Jane Greer, las caras de La Menor Idea desde esta foto excepcional. Sunny, la música que escuchamos, también es cantada por Robert Mitchum (un tipo completo)

sábado, 22 de mayo de 2010

Venenos borgianos


Ahora dicen que los Borgia no eran tan malos. Mejor dicho, no eran más envenenadores y maquiavélicos que el resto de las poderosas familias renacentistas. Por ejemplo, Lucrecia no habría sido tan diabólica, aun algunos la vieron santa. A lo sumo fue moneda de cambio para los fines políticos de su padre, el Papa Alejandro VI, pero no mucho más que eso. César, brioso condottiero (*) y modelo de Maquiavelo para su Príncipe, actuó como cualquiera de su condición social. Incluso el gran Leonardo Da Vinci trabajó para los Borgia y buscó nuevos tóxicos mortales para esconderlos dentro de los exquisitos platos que su imaginación, conocimiento y gusto por el arte culinario le dictaban, ya que era una costumbre de la época el refinado arte del asesinato sutil.
De modo que estos venenos borgianos no habrían sido muy distintos a los de otras familias, como por ejemplo los Orsini o los Colonna. Además ya no se los usa mucho, para alegría de los vendedores de armas de fuego.
Estas desmentidas me desilusionan, porque me gustaba imaginarme a la inigualable, a la sensual Lucrecia rondando por detrás de los angustiados comensales. Y ahora resulta que cada familia pudo haber tenido una como ella.
Por suerte hay otros venenos borgianos que están fuera de discusión y, cubiertos de ironía, siguen siendo letales pese al paso del tiempo. Y además los tenemos al alcance de la mano:
“Creo que la mentira es muy necesaria por razones de cortesía, de buena educación y de reserva también. Yo, al cabo de un día, con palabras o callándome, habré mentido constantemente, y eso que me considero un hombre ético”
/
“El psicoanálisis no me gusta. Es el lado oscuro de la ciencia ficción”
/
“La novela es una superstición de nuestro tiempo, así como lo fue el drama en cinco actos o la epopeya en otras épocas. Es muy verosímil que la novela desaparezca, mientras que el cuento…No veo una literatura sin cuento o sin poesía, en tanto que una novela de cuatrocientas, quinientas páginas puede muy bien desaparecer”
/
“Vivimos en un tiempo en que las gentes que tienen éxito son personas primarias. Incluso si no lo son, procuran volverse primarias para colocarse al alcance de todo el mundo
Borges nos invita con manjares de una peligrosidad que no pudo concebir la imaginación del Gran Leonardo a las órdenes de los Borgia.
Querido lector, escoge el veneno borgiano de tu preferencia: el más antiguo te hará retorcerte de dolor, mientras los inmensos ojos de Lucrecia acompañan tu final. El otro te dejará pensando un buen rato y te hurtará más de una sonrisa. Ambos son letales
¿Cuál de los dos prefieres?
//
Textos de Borges extraídos de "Borges, sus días y su tiempo" de María Esther Vázquez y "De jardines ajenos" de Adolfo Bioy Casares
(*) Los condotieros eran los capitanes de tropas mercenarias al servicio de las ciudades estado italianas desde finales de la Edad Media hasta mediados del siglo XVI. La palabra condottiere deriva de condotta, término que designaba al contrato entre el capitán de mercenarios y el gobierno que alquilaba sus servicios (fuente Wikipedia)

martes, 18 de mayo de 2010

Perro viejo

Estaba en la puerta de un garage. Cadera ladeada, caminaba con mucha dificultad buscando una buena forma para echarse. Parecía que custodiaba la entrada desde siempre. Me quedé un rato observándolo y luego me acerqué para tomarle una foto. No pudo ser. Con un gruñido terrible me demostró que seguía siendo un duro. Sus feroces ojos cansados me dijeron:

No te confíes. Aún puedo hacerte daño.

Le hice caso, por supuesto, y me fui sin la foto.

domingo, 16 de mayo de 2010

Un Sarmiento colombiano: Gualterio Núñez Hurtado

Hay personas que engrandecen la condición humana. ¿A qué otra conclusión podemos llegar al conocer una vida como la de Gualterio Núñez Hurtado? Educador comunitario que ejerce en una zona caliente de la patria grande que soñó Bolívar; heredero de la gran escuela de maestros que inició un Domingo Faustino Sarmiento, siguió un Paulo Freire y continúa hoy en la piel de una Señorita Marta, del tercero B de la Escuela “Patricias Argentinas”. El profesor Núñez Hurtado, si inexplicablemente aún no ha sido destinatario de un reconocimiento de la UNESCO o de una beca del Fondo Para el Desarrollo de la Cultura de la Fundación “Standard & Poors”, por lo menos recibirá un reconocimiento moral como el que aquí, con justiciera pasión, intentamos.

Amante de los grandes de la literatura latinoamericana, el Profesor Gualterio no sólo le enseña a sus paupérrimos alumnos la tabla del cuatro o “mi mamá me mima”, sino que también les lee a sus educandos las páginas de oro de los grandes de la literatura sudamericana: Jorge Luis Borges, Laura Restrepo, Oscar Hermes Villordo y Luis Alberto Ambroggio, por citar a unos pocos de un número mayor, son leídos y escuchados con religiosa devoción en la humilde escuelita que sostiene con los recursos de su corazón, ya que no los económicos.


Y es hora de que Ud. sepa, querido lector, que el Profesor Núñez Hurtado no ejerce la docencia en una cómoda escuela de un barrio acomodado de cualquier megalópolis latinoamericana. No. Gualterio humildemente desarrolla sus múltiples aptitudes en el municipio de San Vicente de Chucurí, (capital cacaotera de Colombia), una zona devastada por los tres azotes bíblicos que padece nuestra república hermana: el narcotráfico, la guerrilla y la exportación clandestina del banano bocadillo. Eso sin contar que es obligatoria la lectura de las Obras Completas de Gabriel García Márquez, cuando todo el mundo sabe que un Fernando Vallejo es claramente superior.





Un día de clase inusualmente frío en la escuela de San Vicente de Chucurí, Colombia


Prueba de la violencia que impera en esa zona de nuestro país hermano es el balazo que Gualterio tiene alojado en su glúteo derecho y que los médicos no se atreven a extraer por no poner en riesgo su vida, tronchando así una carrera artística que no tenía techo. En efecto, nuestro homenajeado es un fanático de aquel ritmo cubano creado a partir del Danzón y que por culpa de esa bala anónima y cobarde ya no puede ejecutar, lo que ha hecho decir entre lágrimas a nuestro educador:



Pero, ¿adónde hemos llegado? ¿al delito por bailar el cha cha cha?”



Querido lector, desde este humilde opúsculo prácticamente le gritamos: ¡Hagamos algo por Gualterio! ¡No permitamos que otra injusticia se consume!



Con tal motivo hemos abierto dos cuentas bancarias:



Si Ud. quiere donar un dinero para completar la biblioteca de la escuelita de Gualterio con otros autores latinoamericanos como Adolfo Bioy Casares, Poldy Bird o Francis Oliverio Recúpero, puede hacer un aporte en el Banco Agrario de Colombia, cuenta nº 14-0987654321.



En cambio, si lo conmueve más juntar dinero para un nuevo examen del glúteo derecho de Gualterio en el Memorial Hospital de Connecticut, United States, puede hacer su depósito en el Banco Bancafe, cuenta nº 41-1234567890.



El aporte mínimo para cada interesado es de 195.806,50 pesos colombianos, equivalentes a 100 dólares norteamericanos. Una suma menor es inadmisible. ¡Le rogamos que no sea miserable con una causa justa!



Los Editores





Gualterio deleitándonos con su arte, pese a las evidentes deficiencias de su partinér




¡ULTIMO MOMENTO! ¡GUALTERIO DE VISITA EN ARGENTINA!


Es un doble honor para La Menor Idea formular el siguiente anuncio: El Profesor Gualterio Núñez Hurtado se encuentra de visita en la Argentina invitado por nuestro Ministro de Educación (no sé cómo se llama...alguien lo sabe en este país? Alguien recuerda los últimos diez Ministros de Educación? eh? Entonces no me juzguen!)


Ha venido para participar de la inauguración de importantes obras de infraestructura educativa y para presidir el concurso internacionalmente famoso e intitulado "la peor poesía del mundo blog"


Señor Interesado en Participar: deberá hacer click aquí o bien enviar un mail a la casilla de correo electrónico gualterionh@hotmail.com titulado "yo participo"y que contenga la peor poesía por Ud. escrita jamás. A modo de bonus track el Profesor Gualterio le aniquilará su poesía de modo tal que no quiera volver a escribir nunca más en su vida. No es un tierno el Profesor?


Como La Menor Idea predica con el ejemplo, ha asumido los riesgos inherentes a todo debut enviando su brillante romance "Oración" que tantas satisfacciones le ha dado.


No se puede perder este importantísimo concurso, dotado de premios estelares:


El ganador recibirá en su domicilio y a vuelta de correo 5 toneladas de banano bocadillo


El segundo se tomará un auténtico café en Colombia con Juan Valdez (1)


El tercero, a modo de premio consuelo, recibirá 15 días de regalo "all inclusive" en Cartagena de Indias, viajando por Avianca en "first class", siendo recibido en la escalerilla del avión por Gabriel García Márquez (2)



(1) No es el país Colombia sino la Avenida Colombia en su intersección con Sarmiento, Rosedal, Ciudad de Buenos Aires (de noche no es sencillo)


(2) Los organizadores del concurso son concientes que para el tercer premio se habían quedado sin presupuesto suficiente y tuvieron que salir a conseguir un regalito menor.


martes, 11 de mayo de 2010

Desasociados Unidos

Estimados amigos, la unión hace la fuerza, pero de los que administran la unión. Mi consigna es:
¡Desafiliémonos, desasociémonos y desunámonos!
Evitemos los grupos de pertenencia, tanto en el barrio como en Facebook. Dejemos de juntarnos con quien piensa igual que nosotros, le gustan los mismos colores futbolísticos, cree en el mismo Dios o ama coleccionar bonsáis.
¡No sirve para nada y es aburridísimo! Pensemos en lo que más nos gusta en la vida, algo apasionante, incluso sensual. Digamos, la filatelia. ¿A quien se le ocurre estar hablando de estampillas once horas seguidas?
Usted, por ejemplo ¿Quiere salvar a las ballenas azules? Vaya solo con un arpón y enfrente al ballenero japonés desde un bote. Y si lo atrapa la guardia costera antes de que lo maten los del barco, seguro que le darán una pena menor por actuar sin secuaces.
Asociarse alieniza, uniforma, quita contorno, elimina aristas. Le aseguro que los poderosos del mundo empiezan tímidamente y luego la RCA Víctor saca una canción de Lady Ga Ga para que guste de Tierra del Fuego a Ushuaia y de Santiago de Chile a Mendoza (¿tal vez el mundo me ha quedado un poco pequeño?) pasando por arriba mil ritmos musicales.
Propongo fundar el club “Desasociados Unidos”. Les juro que sólo tienen que llenar una ficha con los datos que les plazca y nada más. Porque la consigna será faltar a todas las asambleas. En efecto, allí contaremos únicamente con vuestras brillantes ausencias en cada una de las convocatorias, y el que se presente será sancionado.
En el frente de la sede estará la máxima de Groucho Marx (o de Chesterton, disculpen la falta de rigor en este tema, es que el socio que sabe de eso hoy no vino)

“Nunca sería socio de un club donde aceptan tipos como yo”

Olvidémonos de las nacionalidades, los gustos sexuales y de nuestro pintor favorito como motivos de unión. Porque detrás de cada asociación de tangueros de Buenos Aires hay una contra asociación montevideana que asegura que Gardel es uruguayo. Y detrás de la Liga de Amas de Casa de la localidad de Ombú Disecado puede estar brotando el germen de un nuevo Ku Kux Klan. Y por casos más pequeños que estos comenzaron las guerras mundiales. El secreto de la paz está en la disolución, definitivamente.
Si todavía no se convence, analicemos estos títulos:

“Los representantes del pueblo” un chiste
“Naciones Unidas” jajajajajaja
Todos los católicos formamos parte de la Iglesia de…Ratzinger!!!: si no me diera miedo me daría risa
El consorcio (o la comunidad) lo está esperando en la reunión
Con la sociedad conyugal prefiero no meterme
Las sociedades comerciales (o como podemos robarle a nuestro propio socio)

A los diez minutos los fundadores comienzan a sentirse dueños y los socios, esclavos. Hasta que la rueda vuelve a girar y se cambian algunas ubicaciones en el tablero, pero de horizontalidad, la cama solamente.
Se me dirá que hay asociaciones inevitables como los sindicatos, los partidos políticos o los ejércitos…Mejor me callo.
Señoras, Señores, para ayudar a alguien no hace falta preguntarle de qué club de fútbol es simpatizante, qué idioma habla o a quien vota habitualmente. Si elimináramos las asociaciones, tarde o temprano eliminaríamos las fronteras. Como se dijo hace tantísimos años que parece que fue dicho en otro planeta, seamos realistas y pidamos lo imposible.

sábado, 8 de mayo de 2010

El Resorte

Un viejo resorte llegó saltando hasta mi casa
Lo quise parar y me cortó
Saltando también
Seguí sus pasos
Y los transeúntes me creyeron loco
Aunque empezaron a saltar detrás de mí y del resorte
por la calle Tronador (¿no debió ser Salta?)
Finalmente el resorte se cansó,
o se le acabó el impulso
Y se detuvo en una esquina oscura.
Yo también paré
Y detrás de mí el gran Buenos Aires
Frenó igual que nosotros
Y todos pensamos a la vez:
Fue una pena
Porque era lindo jugar a ser resorte
Entonces los porteños
Tomamos maletines paraguas
bolsos corbatas carteras
Y seguimos siendo grandes que no juegan
Por ahí