domingo, 31 de marzo de 2013

Felices


Para los que estén en familia, o solos, crean o no.
¡Felices pascuas!

sábado, 23 de marzo de 2013

Apenas

Yo no estoy aquí
Ni en ningún sitio
Soy apenas un recuerdo
que alguien
Se dejó olvidado
En el asiento de atrás
De un taxi

miércoles, 13 de marzo de 2013

Casigol


Soy casi un caballero
Casi sincero
Casi confiable
Soy prácticamente un Gran Hombre
El que cuando era joven casi quería cualquier suegra
Sin embargo me pasa
Lo que a esos delanteros
Que están en el área
Ojos abiertos
Fuertes para el choque
Gran olfato
Pero poco gol
Mi sobrina me lo dijo
Se llaman “Casigol”
No convierten casi nunca pero eso sí
Se lo merecen







lunes, 11 de marzo de 2013

Spaghetti western


 El Rubio de dientes increíblemente blancos viene caminando por el medio de la calle del pueblo, dos de la tarde, ni un alma sale con semejante sol. El Malo tiene a la chica y el Rubio viene a buscarla. Se huele la emboscada del Malo y sus secuaces. Pero Rod, amigo del Rubio, está apostado en el techo de las oficinas del correo y liquida a casi todos los Malos antes de morir por una bala cobarde que le entra por la espalda. El  Rubio venga la muerte de su leal compañero pero queda herido en el hombro y busca al Malísimo, escondido en esa geografía quieta como la muerte. La chica está atada y hace lo que hacen una de las dos clases de chicas del oeste: llora. Un diente de oro brilla en la calle desierta y alerta al Rubio que dispara y le da al Malo en el vientre. El Malo está malherido, se mira la herida, la mano queda roja en un momento, como intentando tapar el agujero. Clama piedad. El Rubio duda un instante, patea el Colt del Malo, no encuentra a la chica. El Malo aprovecha la distracción y saca un segundo revólver de su bota. Pero la Chica en verdad es más dura que el Rubio y no tiene piedad. Con el Winchester de Rod – que había terminado de morir en la mitad de la calle sin soltarlo-  clava una bala en la frente del Malo. Los dos agujeros, al Malo, se le hacen inmanejables y muere con cara de sorpresa, ojos bien abiertos, sentado, la espalda contra un poste. De repente los banjos suenan en el Saloon,  fiesta. Hay chicas fáciles (la otra clase de mujeres del oeste) que bailan con vaqueros rudos. El Rubio ya se recuperó de la herida, se bebe un whisky de un trago, sube a la Chica a su caballo y se larga triunfalmente de ese pueblo espantoso. La imagen del caballo y la pareja fundiéndose en el horizonte del desierto, títulos.






jueves, 7 de marzo de 2013

Busco culos


- Busco culos
El detective le debía mil favores a García, de Homicidios, y fingió interés. No estaba buscando sexo sino culos. El testigo dijo que estaba borracho, tirado en el suelo. Que el lugar estaba lleno de gente, recuerda una maraña de piernas. Y que detrás del tipo que cayó con el cuello roto por una botella había una “mariposa de la noche” (se ve que el testigo además de borracho es poeta) Llevaba minifalda y lo único que pudo verle, y muy bien, fue su trasero.
-         El tipo murió desangrado y tenemos una sospechosa. Pero el Jefe me pide una rueda de reconocimiento, a ver si el borracho la marca. Es una novedosa cuestión de rutina y me parece que vos me podés ayudar a conseguir tres o cuatro “mariposas” más que enseñen lo que tienen.
-         Nunca lo enseñan gratis-  dijo el detective sabiendo que no podría eludir el favor.
-         Nunca más vengas a buscarme por un dato.
El detective llamó a Sandy y le pidió tres o cuatro chicas por un rato. Le aseguró que si había un error y el testigo marcaba el culo equivocado, García no detendría a la dueña y sacaría a patadas en el ídem al borracho literato. Las subió al auto y a cumplir con La Ley. Visto de afuera parecía un chofer llevando a unas chicas a bailar. Aunque de cerca, al chofer se lo veía demasiado cansado y a las chicas sin ningún entusiasmo. Es que con la poli se sabe cómo se empieza pero nunca cómo se termina.

viernes, 1 de marzo de 2013

Ellos


Ella sube fotos a Facebook
El comenta economía en Twitter
Ella toma frapuccino
El, café negro y medialunas
(los dos en El Ateneo)
Nunca se miran
porque él es muy tímido
y ella muy miope
Ella vive en el octavo B
Y él en el sexto A
Del mismo edificio
Pero nunca se encuentran
A él le gusta Dornbusch y a ella
Silvina Ocampo
Si el destino los cruzara
O ellos ayudaran
Se enamorarían para siempre
Pero me temo que eso
Jamás sucederá