jueves, 26 de junio de 2014

El Hombre Maravilla



¿Dónde andarás Maravilla, el campeón de la rodilla destrozada?  Para mucha gente, pasaste sin escalas de boxeador dotado a ladrón de la última gran bolsa de tu vida. Debés tener algunos amigos menos, Maravilla. Ya no debe ser tan bueno tenerte de imagen publicitaria. Anduviste penando por el ring, Maravilla, blanco fácil de los golpes porque no podías moverte. Vos sabías que en el boxeo lo que más importa son las piernas. No es tan bueno tener una mandíbula de acero o las manos pesadas. Importa el equilibrio, poder salir de cualquier situación, tener piernas para sobrar, para mostrarse, para escurrirse. El gran Sugar Robinson había dicho: “me retiro del boxeo porque mis piernas ya no pegan como antes” y vos lo sabías, Maravilla. Pero subiste igual.
No pasó un mes  del combate más triste del mundo y ya nadie nombra al Campeón. Nadie pregunta por sus golpes ni por su rodilla rota. No debiste pedirle disculpas a la gente que te fue a ver, Maravilla, debiste mandarlos a la mierda.  ¡Ojalá tengas familia, Maravilla! Ellos serán tu verdadero público, la leonera no tiene memoria  cuando las luces del estadio apagan los ojos. O cuando saluda al próximo campeón. Ese que es pibe todavía, y promete estilo de rodillas impecables.








sábado, 21 de junio de 2014

Hasta siempre


Hasta siempre
Es mejor despedirse
De algunos sueños que
ya no ocurrirán
Mirar hacia adelante
Cambiar las metas
Cerrar los ojos
Tropezar con nuevas piedras

No mirar atrás

sábado, 14 de junio de 2014

Cine de autor


A veces pienso que el catolicismo es una obra de cine de autor, donde el director termina la peli con Cristo muerto en la cruz. Luego Hollywood compra los derechos porque el libro le parece muy interesante y decide cambiarle el final, algo más norteamericano. Entonces Cristo resucita y nos salva a todos.