domingo, 13 de mayo de 2012

En el bar


MOZA 1 (joven): ¿Qué va a tomar?
CLIENTE: un café y …¿qué tortas tenés?
MOZA 1 (joven): ……
CLIENTE: ¿Tenés lemon pie?
MOZA 1 (joven) ¡Sí! ¿Quiere una porción?
CLIENTE: (cansado pero no malhumorado): Imaginate que la torta entera no la quiero…
MOZA  (joven): también vendemos media porción…
CLIENTE: ¡Esa sí que es nueva!  ¿Y cuanto cuesta? ¿La mitad?

MOZA 1 (joven) mutis por el foro. Llega MOZA 2 (experimentada y agotada)

MOZA 2 (experimentada y agotada): ¿cuál es el problema?
CLIENTE (sorprendido) ¡ninguno! ¿Por?
MOZA 2 (experimentada y agotada): la media porción de lemon pie sale diecisiete pesos ¿la quiere o no?
CLIENTE (boquiabierto) bueno, sí…

Un  minuto después de comida la gomosa media porción de lemon pie el CLIENTE está tranquilo leyendo su libro.

MOZA 2 (experimentada y agotada): ¿puedo retirarle las cosas?
CLIENTE: ¿a mí únicamente? ¿Por qué?
MOZA 2 (experimentada y agotada) …
CLIENTE: Bueno, sí. Me pareció que me estás apurando a que me vaya. Es media noche pero el bar está lleno.
MOZA 2 (experimentada y agotada) …

UNA HORA DESPUES

CLIENTE: ¿me cobrás?
MOZA 1 (joven): sí

TRES MINUTOS DESPUES

MOZA 2 (experimentada y agotada): son treinta pesos
CLIENTE: ¿Cuánto sale la porción entera de lemon pie?
MOZA 2 (experimentada y agotada) veinte
CLIENTE: ¿una mitad diecisiete y las dos mitades sin separar, veinte?
MOZA 2 (experimentada y agotada) SI
CLIENTE: Ahhhhhhhhhhhhhhhh

El CLIENTE no dejó propina y se fue


10 comentarios:

MAGAH dijo...

Cliente, experimentado y agotado.

Cristina dijo...

Me parece el juego de "Encuentre las diferencias".
Pulp fiction bar: "¡Camareras? Olvídalo.¿Sacrificar la vida por la caja?A los mozos ilegales que ganan $1,50 la hora les importa un carajo si asaltas al dueño."
Bar porteño: 1x $20 o 1/2 x $17. Las camareras, generalmente precarizadas, asaltan al cliente en nombre del dueño, para que este también les asalte su salario y su buen humor.
La camarera de Pulp fiction entiende francés, la porteña maneja los silencios.
Pero la diferencia fundamental, me parece , está en el cliente: el de pulp fiction es el clásico asaltante. Pero un hombre que entra con un libro a medianoche en un café porteño y pide lemon pie, dispuesto a todo para conseguir su botín -aún comerse una torta gomosa- es un ladrón de historias.

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SIL dijo...

He leído su post.
Y no logró teclear algo que pueda superar el comentario de Cristina.

=)

Un beso, ladrón de historias agridulces :D



SIL

miralunas dijo...

si yo fuera camarera de un bar porteño y a esa hora viene un tipo a preguntarme que tortas hay, me da una ternura tan grande que me siento y le cuento un cuento. el tipo es un solitario tan solitario...

Malvada Bruja del Norte dijo...

El diálogo es tremendo, pero algunos comentarios que te han dejado lo son por un igual, en este blog la creatividad rezuma...

Malvada Bruja del Norte dijo...

Por cierto...Pulp Fiction, gran película!

Malena dijo...

Propina propiamente dicha, no. Pero dejó unos cuantos pesos de más en ese bar.

Antón de Muros dijo...

No es fácil la convivencia.

Por un momento estuve en el bar (estaba cerca de la mesa del CLIENTE y pedí un cortado en jarrito) ;-)

Abrazo.

Antón.

Anónimo dijo...

Sos el terror de las mozas...