domingo, 24 de agosto de 2014

Después


Después de tanto calor inesperado
El invierno vuelve con furia de tormenta
Para recordarnos que aún vive
Que aún lastima
Como un antiguo amor
Que uno quisiera
Guardar en el olvido

Asuntos varios



SABÉS

Sabés
dijiste
nunca
nunca fui tan feliz como esta noche.
Nunca. Y me lo dijiste
en el mismo momento
en que yo decidía no decirte
sabés
seguramente me engaño
pero creo
pero esta me parece
la noche más hermosa de mi vida

Idea Vilariño













Quiso el fantasma
ponerle fin al sinvivir
Y se arrojó al vacío
En vano




Pese a la tormenta el hombre (no le diré abuelo, esa espalda recta merece que se le diga "hombre" a secas) va con rumbo desconocido y feliz.

sábado, 16 de agosto de 2014

El mal día del cartero debutante


Por empezar está desorientado, preguntó por la misma calle con cincuenta metros de diferencia. Después pisó un regalito perruno de esos que abundan tanto por Buenos Aires. Maldice su suerte mientras trata de lavar la suela de goma de su zapato en un mísero charquito. Además deambula con cierto dolor en el pie izquierdo, como si no estuviera acostumbrado a largas caminatas. Es un día pésimo para el cartero debutante pese a que el  invierno  calienta por la vereda del sol.

Si yo fuera un tipo decente, para que el horrible sábado del cartero debutante fuera perfecto, debería apoyarle un caño en la espalda y susurrarle al oído “entregame todos los telegramas o te quemo”

martes, 12 de agosto de 2014

4GL


Cuatro gatos se pelearon
en la bolsa
Locos
Treparon felices por los techos
Y volaron amigos

Como pájaros

sábado, 9 de agosto de 2014

Según pasan los años


Hace muuuucho tiempo nos peleábamos en la calle y si nos quedaba alguna marca no importaba, escuchábamos Led Zeppelin.
Ahora por las noches me pongo crema hidratante y escucho a Franco De Vita.

Que los jóvenes de ayer (incluido el joven que fui) no lo sepan nunca

jueves, 26 de junio de 2014

El Hombre Maravilla



¿Dónde andarás Maravilla, el campeón de la rodilla destrozada?  Para mucha gente, pasaste sin escalas de boxeador dotado a ladrón de la última gran bolsa de tu vida. Debés tener algunos amigos menos, Maravilla. Ya no debe ser tan bueno tenerte de imagen publicitaria. Anduviste penando por el ring, Maravilla, blanco fácil de los golpes porque no podías moverte. Vos sabías que en el boxeo lo que más importa son las piernas. No es tan bueno tener una mandíbula de acero o las manos pesadas. Importa el equilibrio, poder salir de cualquier situación, tener piernas para sobrar, para mostrarse, para escurrirse. El gran Sugar Robinson había dicho: “me retiro del boxeo porque mis piernas ya no pegan como antes” y vos lo sabías, Maravilla. Pero subiste igual.
No pasó un mes  del combate más triste del mundo y ya nadie nombra al Campeón. Nadie pregunta por sus golpes ni por su rodilla rota. No debiste pedirle disculpas a la gente que te fue a ver, Maravilla, debiste mandarlos a la mierda.  ¡Ojalá tengas familia, Maravilla! Ellos serán tu verdadero público, la leonera no tiene memoria  cuando las luces del estadio apagan los ojos. O cuando saluda al próximo campeón. Ese que es pibe todavía, y promete estilo de rodillas impecables.








sábado, 21 de junio de 2014

Hasta siempre


Hasta siempre
Es mejor despedirse
De algunos sueños que
ya no ocurrirán
Mirar hacia adelante
Cambiar las metas
Cerrar los ojos
Tropezar con nuevas piedras

No mirar atrás