sábado, 15 de septiembre de 2012

Minuto noventa y cinco


Te podés sentir solo
Cansado
Maltrecho
Malherido
Por dentro y por fuera
Podés echarle la culpa a los demás
A los que te preguntan ¿cómo va?
Por compromiso
Podés hacerle cargo a tu destino
A tu educación sentimental
A vos mismo
Podés probar con autoayuda
Autocontrol
Cambiar de casa
De auto
De peinado
De amor
Haciéndote ermitaño
Hereje
Hermes Trimegisto
Hematocrito
Podés llorar lo que haga falta
Maldecir tu puta suerte
Agarrado a tus carencias
Sentirte prescindible
Y odiar a todo el mundo
A los que pensabas que nunca
te dejarían a un lado
Los amigos del campeón
Los amores para siempre
Que se olvidaron de vos
Aún caliente tu cuerpo
Podés odiarte
Besar el pasto mil veces
Salir en camilla
Sentir el corazón en la garganta
(¿imaginaste alguna vez
cuán rápido late
cuando el miedo lo atenaza?)
Todo eso podés hacer y lo entiendo
Porque a mi me pasa lo mismo aquí y ahora
Y aunque nadie te arrime un poco de agua
Piadosa y capituladora
Tenés que levantarte de nuevo
Como siempre
El partido sigue hasta
El minuto noventa y cinco
Y no debemos otra cosa
Que luchar para vivir

Y si una vez  te toca ganar
El partido interminable
Sabrás muy bien
A quien dedicarle
Tu victoria.

8 comentarios:

Índigo dijo...

Seguro. ¡No me cabe la menor duda!

Besos en añil.

SIL dijo...

Sí.


A mí me pasa lo mismo.
Aquí y ahora.


Ojalá algún día pueda dedicarme una victoria...



Un beso, Marcelo.



SIL

paola dijo...

son unas palabras muy ciertas pero a veces es muy complicado seguir cuando sentis que todo está perdido. a veces me cuesta levantarme en mi apartamento en buenos aires y comenzar el día cuando estoy triste. pero se que tengo que poder y lucho para seguir adelante

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LeNa Quimera dijo...

Increíble Marcelo.
Lo que escribís me evoca una frase de Pizarnik terriblemente vivida y sentida :"Es tan lejos pedir, tan cerca saber que no hay".
Abrazo.

soylauraO dijo...

Hasta el minuto 95 y, si todo salió bien, en el vestuario se empieza a disfrutar.
Vamos que, también depende de nosotros. Aquí hay un motivo para ser ganador.
http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/2012/09/de-puntitas.html

Rochies dijo...

claro que sí, conscientes y certeros, solo nos rendiremos tributo a nosotros mismos.

Agnes dijo...

:) me encanta