lunes, 3 de febrero de 2014

No se culpe a nadie


Ordeno la biblioteca raleada. No hay mucho que hacer además de dejar el tiempo pasar. Que el tiempo  pase, me traspase. A dormir y a soñar una vez más. Mientras tanto, el tiempo sigue detenido. La tormenta anunciada no cae. La ciudad no late.  No se culpe a nadie. Es domingo por la noche.



3 comentarios:

Marcelo dijo...

Del viernes al domingo cambia el almanaque y el universo también

Ferragus dijo...

Qué grata sorpresa en domingo.

SIL dijo...

El mismo valor que hay que tener para cruzar un abismo.
Y de enero a febrero, existen ciertas profesiones que hacen que se agigante el abismo.


Pero bue...
no deja de ser heroico cruzarlo.



Besos, Marce.