domingo, 15 de febrero de 2015

El impulso vital


No seguimos por nuestros hijos, ni por la esperanza. Seguimos, náufragos sin isla ni  balsa, por el impulso vital. Aunque estemos hecho pedazos. Impulso gallináceo de seguir buscando enloquecidos la comida, pese a la cabeza cercenada. Muertos de Swedemborg que no saben, no quieren saber, que ya están muertos.

 No es el optimismo del gurú, ni el futuro mejor, lo que nos mueve. Es el absurdo impulso vital que sigue contra todo, incluso contra el sentido común, y vence.

Algunos parecen  anularlo. Pero a esa mano que dirige la pistola hacia la sien, la mueve el impulso vital. Quizás el mayor impulso vital de todos, ese de querer salirse de una cárcel.

Así están hechos nuestros pedazos. Los cementerios están llenos de antiguo impulso vital resplandeciente, mágica luz que sólo algunos pueden ver.

Resta seguir. Abrir la mano imaginaria que aprieta en la garganta. Y seguir.

7 comentarios:

Beatriz dijo...

....y seguirás y seguiremos todos, buscando la salvación, para eso tienes la inteligencia, la ética y agrega el arte.
No anules el impulso, dejalo que brille, alguien lo verá de seguro y si creés que no es así, busca en las estrellas, seguí hurgando en los libros.

Reina dijo...

Como la luz de las estrellas que brillan aún después de muertas, así será nuestro impulso vital y seguiremos brillando aún cuando nadie ya nos recuerde........

Ferragus dijo...

Sigamos, entonces.

palomamzs dijo...

Extraños seres condenados a morir pero impulsados a vivir. Muy bueno, Marcelo.

Horacio Beascochea dijo...

Sigamos entonces Muy bueno. Saludos desde el sur.

esteban lob dijo...

Podría ser peor

esteban lob dijo...

Un impulso vital me insta a preguntar, estimado Marcelo.

1.-¿Por qué esos destellos de pesimismo?
2.- ¿Por qué estás escribiendo tan poco (al menos aquí)?

Abrazo.