miércoles, 4 de febrero de 2009

El Luchador





¿Se puede recomendar una película que no se ha visto? Sí, porque eso es lo que voy a hacer ahora: vayan a ver “The Wrestler" (El luchador) con Mickey Rourke . Está dirigida por Darren Aronofsky (el director de “Réquiem por un sueño”, película que me gustó mucho) y la música es de Bruce Springsteen, “The Boss”.
Randy “The Ram” Robinson (Rourke) es un exitoso luchador profesional en los años 80, pero tiene que retirarse porque sufre un ataque cardíaco y los doctores le advierten que puede morir si sigue en ese oficio. Entre esteroides, alcohol y otras drogas, “The Ram” quiere regresar a la lucha. Ya ganó un montón de premios y puede darle a Rourke su primer Oscar.
A mí me gusta desde “La Ley de la calle” (The outsiders) de Francis Ford Coppola en los 80. También en “Barfly”, cuando lo hizo a Bukowski, “El año del Dragón” y “Angel heart” con De Niro.
En realidad me gusta el tipo porque pese a la vida que tuvo, se levantó:
Nacido el 16 de septiembre de 1956, su nombre verdadero es Philip Andre Rourke. Su padre, un fisicoculturista amateur, los dejó cuando Mickey tenía apenas seis años.
Cuando sus padres se divorciaron, su madre se casó con un policía, padre de cinco hijos; se mudaron a Miami, a Liberty City, la zona más violenta de la ciudad.
La violencia física y la rudeza fueron desde su infancia la mejor manera que encontró para sobresalir, y fue por ello que desde los 12 años comenzó su carrera amateur en el boxeo bajo el nombre de André Rourke. De hecho, entrenaba en el mismo gimnasio en el que Muhammad Ali comenzó su carrera.
Ganó 20 de 27 peleas, 17 por knock out. Llegó a entrenar con varios campeones del mundo como Luis Rodríguez, quien lo noqueó fácilmente. Los doctores le recomendaron entonces que dejara de pelear un año y así lo hizo. Entonces un amigo de la Universidad de Miami lo invitó a participar en una obra de teatro llamada Deathwatch.
-Ha sido adicto al alcohol y a distintas drogas.
-Dejó sus adicciones, acudiendo al psicólogo durante varios años y a un centro convencional de rehabilitación.
-Un tiempo fue cliente asiduo de bares gay, por lo que algunos columnistas de chismes decían que era homosexual. El lo negó, no porque le pareciera malo, dice que si lo fuera, lo diría. Sólo ahí no lo molestaban si quería beber.
-Como fue amigo del boxeador argentino Carlos Monzón, quien estuvo preso por homicidio, lo visitó en una ocasión y juntos lucharon en una pelea de exhibición en la cárcel.
-Por su afición al box se tuvo que someter a varias cirugías plásticas que intentaron, fallidamente, reconstruir su rostro.
-Con los golpes no sólo sufrió heridas superficiales, sino también cierto daño cerebral, lo cual se ha manifestado con síntomas como pérdida de memoria.
-Ya que su familia es de origen irlandés, donó parte del salario que obtuvo en la película Francesco a la causa del Ejército Republicano Irlandés.
Como a todos, no me gustan las historias de ganadores que ganan. Me gustan un poco las de ganadores que pierden (¿alguien vio más humano a Federer que al perder el domingo?) Y las historias de perdedores, me gustan siempre, ganen o pierdan.
Y este tipo te muestra todo lo que vivió con su cara.

Veamos qué dice:
“Tenía que regresar al boxeo, porque sentía que me estaba autodestruyendo y no tenía respeto por mí mismo como actor. Quería probarme a mí mismo físicamente, mientras tenía todavía un poco de tiempo. Quería regresar al boxeo pero de manera privada, el problema es que soy Mickey Rourke, así que me perseguían toda clase de idiotas, desde conductores de televisión hasta periodistas y locutores"
Cuando hizo a Bukowski, dijo:
“No había otro papel que podía haber hecho mejor en esa época de mi vida. Estaba destruido y no sólo por el alcohol y las drogas, mi mente estaba deshecha. Me aterraba salir porque desarrollé una fobia a subirme a los coches, a penas podía salir de mi casa, no tenía confianza de nada ni de nadie”


El otro día vi un reportaje en la tele diciendo que de la última película sólo vio las escenas de lucha, porque las dramáticas le hacían daño al recordar por lo que pasó. Tal vez sea marketing. Pero yo le creí. Me gustan los tipos que caen y se levantan. Se vuelven a caer y se vuelven a levantar.
Ustedes se estarán preguntando después de esta perorata, que por qué no la vi. Porque todavía no llegó a estas lejanas comarcas. En cuanto la estrenen voy. Y aunque sea un bodriazo, seguro me gusta.





El año pasado escribí esto:

.


“Un round más”

.

Ya sé que estás exhausto

Que no sentís las piernas

Que estás mareado

Que te falta el aire

Y que tenés ganas de llorar de dolor.

//

Y yo que estoy afuera

En tu rincón

Sólo puedo hablarte

Y en un minuto curarte las heridas.

//

Sólo para que vayas de vuelta;

A dar y a recibir.

//

Un round más

Sólo eso te pido

No que ganes

Un round más.

//

Respirá profundo

Abrí bien los ojos

Movete por el ring

No te quedes quieto.

//

¡Subí la guardia!

Que si bajás los brazos

La vida te mata

¡Usá tu derecha!

//

Yo sé lo que querés

Que te tire la toalla

Pero no hay toalla en tu rincón.

¡No la hay!

//

Son sólo tres minutos,nada más

Que parecen eternos

Cuando estás golpeado y solo

Contra las cuerdas.

//

Pero no hay toalla en el rincón

¡No la hay!

//

No te queda otra

Usá tu derecha

Abrí bien los ojos

Movete

Y salí de nuevo

//

Un round más.

Fuente: http://www.exonline.com.mx/diario/noticia/funcion/cine/mickey_rourke_lucha_contra_si_mismo/477217

30 comentarios:

esteban lob dijo...

Tomaré en cuenta la recomendación de la película, Marcelo.

Comparto tu visión acerca del tema en las palabras que escribiste el año pasado y también me declaro conmovido por el drama interior de quién es uno de los máximos ganadores en la historia del tenis, Roger Federer.

Saludos.

Camille Stein dijo...

siempre me gustó Mickey Rourke... desde que le vi en 'El corazón del ángel' quedé prendado de su forma de interpretar (en 'Sim City' hace un gran papel)

el director (Aronofsky) es una garantía... vamos, que es una película que no me perderé

... nunca tiremos la toalla en el 'ring' de la vida...

un abrazo, Marcelo

Soledad Sánchez M. dijo...

Aunque Rourke nunca me ha gustado especialmente como actor, (salvo en Sin City, me encantó Marv) sí que valoro su superación a nivel personal.

Me ha gustado leer tu post, siempre es bueno conocer la vida de otras personas.

El poema, bellísimo.

Un beso.

Soledad.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Tendremos que ir a ver la peli chico guapo, si nos la recomiendas ha de ser buena aunque no me gusta nada Rourke.Besitos dulces.

gloria dijo...

Se me ocurren muchas cosas que decirte en esta entrada, Marcelo, y espero no olvidar ninguna, que últimamente ando un poco despistada.
La primera es que sólo con el primer párrafo das motivos más que suficientes para recomendar esta película:
- Temática: es curioso porque a pesar de odiar la violencia no me he perdido ni una sola película que trate de boxeo.
- Protagonista: Mickey Rourke! también me gustó en The Outsiders... (y
- Director: creo que sólo he visto Réquiem de él pero es una referencia más que suficiente para mí. Esa película me impactó hasta el punto de recordarla en muchos momentos con toda nitidez.
- Banda sonora... qué voy a decir yo del gran Bruce Springsteen que no se sepa.
Muchos motivos, como te decía, en un único párrafo. A partir de ahí todo lo que cuentas de este hombre no hace más que acentuar las ganas de ver la película. No estaría mal que te contratase para sus promociones porque hoy lo has hecho maravillosamente.

Pero tienes que perdonarme porque yo me he fijado más en el poema. Sé que ya lo escribiste hace tiempo, pero yo lo descubro ahora, y me encanta. Me ha recordado a una mía de hace muchísimos años y con tu permiso la dejo aquí:

No tengo miedo a lo desconocido
no tengo miedo a perder, ni a luchar,
temo a la soledad, al olvido,
a mirarme una mañana y llorar,
a que mi rostro viejo y perdido
no vea a nadie con quien disfrutar
y que ese horrible y temido pavor
haga más insoportable el dolor.

Con alguien que te cure las heridas a tu lado, es imposible tener miedos o tirar la toalla.

Juan Luis G. dijo...

Hola Marcelo.

El boxeo me parece un deporte brutal, pero no deja de ser una estupenda metáfora de la vida.

Saludos.

Miriam dijo...

Y aquí estamos, pidiendo un round mas, día a día, de pié o en la lona, siempre uno más... esperando la revancha... con el valor y la fuerza de seguir, a pesar de todo...
BEsos

David dijo...

Una recomendación con fundamento, visceral, autentica. Veo esta peli seguro, hablan muy bien de ella, y tu lo has hecho tambien.
Saludos.

SUSANA dijo...

Muchas Gracias por la recomendación Marcelo.

Saludos Cordiales.

Selma dijo...

De Mickey Rourke, y lo siento por lo trivial, recuerdo la peli 9 semanas y medio y la escena del baile...

Haré caso de tu recomendación...

En cuando a tu Poema, lo recuerdo, me encantó entonces y me gusta volverlo a leer.... Un Round más, siempre lo hay..

Un beso, Marcelo.

Arcángel Mirón dijo...

Cuando lo daban por muerto, hizo esa genialidad de Sin City.
Y ahora pareciera que no lo pueden parar.

Ésta es la parte en la que sonrío.
A mí también me gustan las historias de caídos que se levantan.

Ana dijo...

Ver esa película se acaba de convertir en una necesidad...
Este hombre se me ha vuelto sensible y humano, sincero y auténtico.
Me gustan las personas que se muestran tal y como se ven a si mismas.
Me has creado un héroe de los de verdad, de los que son antihéroes.

Ines Motta dijo...

Marcelo, gracias por la recomendación da la película. He mirado "nueve semanas e medio..."
Aunque no me gusta mucho el boxeo, voy a mirarla... por tu recomendación, por la historia de Rourke, de los caídos que se levantan..por la música de Bruce Springsteen.
Un gran abrazo.

Reina dijo...

¡Sólo un round más! Y estaba a punto de tirar la toalla; ok, un round más.

Un beso más

Merche Pallarés dijo...

Conocí a Mickey Rourke en el "Café Atlántico" de Miami donde trabajé como hostess (anfitriona) a principios de los años noventa. Recuerdo que lo que más me llamó la atención fue su fragilidad, vulnerabilidad, sensibilidad. Lo percibí como un cachorrillo abandonado, necesitado de mucho cariño. Estaba muy desaliñado, muy "colocado" pero, al mismo tiempo, muy tierno, muy entrañable.
Referente a Federer y sus lágrimas, me llegaron al alma. Lloré yo tambien y me siento muy orgullosa de la reacción tan caballerosa de nuestro gran Nadal que tambien estuvo a punto de llorar y a pesar de su victoria, pedir perdón a su gran contrincante y amigo, Federer, por haber ganado. Da gusto ver a unos grandes campeones como ellos dar una lección al mundo entero de "sportsmanship", de cordialidad y de buen ganar y perder. Los dos SON GRANDES. Besotes, M.

La Gata Coqueta dijo...

He leido toda la historia que has puesto...

Voy por partes, como actor lo conozco ya desde que empezo a ser famoso y que se dejo caer por las alcantarillas de la vida también, pero que era boxeador no!!!

Claro la cara bien lo dice ahora al saberlo.

De echo estaba al tanto para verla en cuento la extrenen.

Y por último lo mejor y más positivo es caerse y volver a levantarse ese es el verdadero merito, que sea mejor o peor su forma de interpretar y que a todos no les guste eso es otra historia, pero para mi es bueno y punto.

Un abrazo y no un puñetazo.

Hasta otro momento!!!

Laura dijo...

Te veo covencidísimo, Marcelo. Tanto, que lo transmites tal y como si la hubieras visto. Tomamos nota.
Un saludo

Mari Carmen dijo...

Gracias por la recomendación, Marcelo, pero no me gusta el boxeo nada de nada, lo detesto. No obstante sé que puede haber buenas películas que traten el tema.

Un abrazo

ISABEL MIRALLES dijo...

Buen poema Marcelo. En la vida nunca debemos dejar de luchar...

Un abrazo. Isabel

SUSANA dijo...

Si alguna vez fuera posible mostrar en imagen aquellos otros golpes, esos que recibimos (y hasta quizás damos), mientras vivimos, otra sería la historia.
“Abrir bien los ojos, moverse, salir de nuevo “… muchos de nosotros sabemos bien lo que significa. Claramente, más que un deporte.

Quien no se cayó no sabe…del dolor, de esas ganas de entregarse, de no dar más, de la piedad de una toalla, del orgullo en ruinas, de la soledad en el cuadrilátero, de la orfandad, del miedo…levantarse de allí, de mucho más abajo que el suelo mismo, es algo que valoramos, no aquellos que aman el box, sino los que peleamos como “gato panza arriba” por mantenernos a nosotros mismos y a los que dependen de nosotros…con vida.

Se entiende, Amigo. Un round más, de eso se trata.

Un abrazo!

Mariela Torres dijo...

Ayer vi la propaganda de esa película y me generó curiosidad, no porque me guste Rourke especialmente, ni el boxeo, pero la sentí diferente,y eso me atrajo.

Incombustible dijo...

Mira como serán las cosas que, en mi caso, me ha llamado la atención lo de los problemas de memoria...debe tener gran mérito especialmente en carreras , como la de los actores, donde la memoria es una herramienta de trabajo.

A mi el box no me gusta, pero respeto mucho a los boxeadores, tomando en cuenta que muchos (en países como los nuestros) provienen de clases muy desfavorecidas y, literalmente, se han abierto camino a golpes.
El poema me gustó, mucho ya sea por lo de tener a alguien animándonos a no tirar la toalla, o cuando somos nosotros los que nos lo repetimos.

Ah, me ha gustado ver a Pedro Páramo en tu barra lateral y estaré pendiente de la telenovela jejejeje

Besos

Helena dijo...

Acepto la comparación, porque se que te gustamos "los tipos/as" que nos levantamos despues de caer una y otra vez. Ves a ver la peli, seguro que te gusta, yo no se si tengo fuerzas para verla, pero te dejo que me la cuentes. Un besazo.

Lore dijo...

wow, desconocía totalmente su biografía...y vaya con la vida que ha llevado...lo cierto es que a mi nunca me gustó mucho este tipo, no por nada especial (porque no le conozco!), imagino que una cuestión de esas (tontas) visual...pero leido lo leido, y sabiendo lo que sé ahora, iré a ver la peli...creo que le veré con otros "ojillos" :)
besito marce

angela dijo...

Marcelo, lo siento no me gusta ni el actor ni el boxeo pero, te lo agradezco igual.Que tengas un estupendo fin de semana. Un abrazo Angela

YessY*Von*D dijo...

JAJJAA
ME HUELE A QUE NOS QUERES METER LA PELI DE PREPO NO?
PERO EN FIN A VOS TE GUSTO?

olhodopombo dijo...

ele era um homem bem bonito....

DianNa_ dijo...

Mickey Rourke, creo que mi actor favorito, me quedo con su supuesta mala fama d´enfant terrible. Su físico imponente, años a... y aún hoy en día marcado por los quirófanos.

Tiene encanto, fuerza y sus películas suelen ser una garantía para mi. Veré esta aunque el boxeo no horroriza :)

Tu verso, genial.

Gracias por tan fabulosa crítica, viejito.

Besoss

manu dijo...

no sabía...pero para nada...esto que dijiste. sabía que el tipo había sido boxeador y q siendo actor retornó al boxeo dejando de lado la actuación.

pero el resto...no lo sabía. hay que verla entonces, capaz...capaz...que me dieron ganas. tampoco voy a decir que tenés la razón de todo....sino...me vas a mirar de reojo.

SUSANA dijo...

Definitivamente, también me gustan las historias de perdedores. Tienen la exquisita extravagancia o cualidad, de poner en perspectiva ganar-perder, éxito-fracaso, ni tan duales, ni tan maniqueístas.

Disculpe, vi la peli apenas un año después.

Un beso.