viernes, 5 de marzo de 2010

En el bar

- ¿Qué desea? preguntó la moza
- Felicidad- dijo el cliente bromista
La chica pensó un segundo y respondió
- Felicidad no me queda, pero puedo hacerlo sonreír
El cliente bromista sonrió, y pagó su cuenta.

19 comentarios:

incal dijo...

y supongo que tambien una muy buena propina...

Ana dijo...

Oye, Marcelo ¿Cuál sería el precio? ¿Tienen precio las sonrisas?
Yo vengo aquí y me las llevo gratis.
Estoy en deuda contigo

Hoy, una sonrisa grande.
Besos.

SIL dijo...

Evidentemente a La buena moza le quedaba algo de felicidad para ofrecer...
:)

Besos miles Marce.

SIL

Magah dijo...

Pagó la cuenta, pero no se fué del lugar. El cliente bromista encontró en esa respuesta sencilla la felicidad.
Uno nunca sabe donde ni como cae sobre nosotros.
Pero si sonrió ¿Qué mas puede pedir?

y ..."De este modo comenzó el amor, feliz y aturdido..."

Creo!

SUSANA dijo...

Cuenta la leyenda que Felicidad se encuentra en algunos bares, y es gratis! Y viene acompañada de risas y sonrisas...Qué bonito post para viernes y happy hour!

esteban lob dijo...

¡Algo es algo!

AdanyEva dijo...

¿Qué deseo?...buena pregunta.

Mariela Torres dijo...

Debería ir a ese bar. Cuando yo era adolescente y mi mamá me preguntaba qué quería, yo decía: "la felicidad eterna". Mi madre me decía: "No, para comer".

Por eso no tengo hija, mirá si me viene con respuestas así.

Besos.

miralunas dijo...

me dice el nombre de ese bar, Cronista?

miralunas dijo...

ah, le dije que me parece una preciosura este encuentro?

bueno, se lo digo.

como un leve temblor en las pestañas, es

marichuy dijo...

Genial, Marcelo. Chica lista ella.

Saludos

Carla dijo...

Que lindo microcuento, lleno de simpatía.

Viviana dijo...

Che, en ese bar no hay mozos hombres?
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Igual le hubiese podido dar un magnum... Besotes, M.

Laura dijo...

Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero.

Un saludo

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
Hoy quedan pocas mozas de estas y si tu intentas hacer alguna broma, es posible que te contesten con un exabrupto.
Hoy el humor está muy "demodéeee" por desgracia.
Que pases un feliz fin de semana,
Luis

AdányEva dijo...

Vengo de leer tu primera entrada. Claro que hoy es una ciencia tomar café en buenos aires,pero por lo visto vos sabes como y donde se puede hacer. Lugar en el que no solo se lee, sino que te arrancan sonrisas.

Te sigo.

Richard dijo...

Por qué arrugó el bromista ?
A lo mejor era el comienzo de una buena amistad ...y se lo perdió.
Recuerdo que en "La dolce vita" en una de sus últimas secuencias , Marcello sostiene un díalogo en una trattoría junto al mar ,con una bellissima moza y su sonrisa es como un amanecer prometedor...pero el, perdedor y de vuelta... paga y se aleja, como el bromista.
Saludos desde este Rosario Canalla y de pasado prostibulario...

Pamela dijo...

Profunda la moza!