sábado, 9 de octubre de 2010

La sirena

Estoy en casa haciendo cualquier cosa, y empieza destacarse el rugido de una sirena. Primero irrumpe apagadamente pero, segundos después, es atronadora. Ninguna duda tengo, no es una ambulancia ni la policía. Son los bomberos, y pienso si no se tratará de un incendio en mi edificio y que el único que no lo sabe soy yo. Me doy cuenta que es inverosímil y empiezo a seguir, preocupadamente, el movimiento del sonido. ¿Será en algún predio vecino? No. La sirena comienza alejarse, el escándalo se atenúa. Debe ir a otro barrio, concluyo, y vuelvo a mis cosas aliviado y contento. El problema es de otro que vive lejos. Entonces no es problema.

18 comentarios:

SIL dijo...

Ay ay ay , esa falta de solidaridad que nos invade como una peste!!!!


Mi querido Ulises, al principio de tu discurso me asusté.

Un beso:
Circe

:)

Pamela dijo...

Y con Leonard Cohen de fondo!! ¿podré citar a Brecht? Es que la neurona está cansada de la vida de campo, problemas como sacar un nido de golondrina del calefont son los que me ocupan hoy. Besos

La Otra Sirena dijo...

Tapones de cera y cadenas al mástil...silencio kafkiano.

miralunas dijo...

así es como es...
mecachendié!
así es como es!

un beso

reina dijo...

No podemos tomar todo como problema propio... no temeos al alcance la solución para todos...
No podemos tampoco salir corriendo y subirnos a cada carro de bombero que pasa...
Pero si hay cosas que podemos hacer, tenemos que hacerlas...
No podemos saciar el hambre del mudo pero sí podemos darle una mano a nuestro vecino...
Entieno lo que decís... pero no siempre significa que sólo nos ocupemos de nosotros mismos...
Un beso

TORO SALVAJE dijo...

También puede ser que fuera la hora de acabar el turno y para no hacerlo tarde utilizaran la sirena.

Aquí son así.

Saludos.

Merche Pallarés dijo...

Preciosa la canción de Leonard Cohen... Estoy con TORO. Recuerdo que ya en los lejanos años 50/60 en Toronto a eso de las 17:00, impepinablemente, se oían las sirenas de los bomberos. Mi padre decía que no pasaba nada. Se iban a cenar.

En este caso, si el problema era de otro no hay mucho que tu pudieras hacer o sea que, aunque suene muy insolidario, era un alivio. Besotes, M.

Iraide dijo...

Yo tengo la cualidad (innecesaria e indeseable) de hacer míos los problemas de otros. Así, durante años he llevado a mi espalda historias de todo tipo y condición. Tiñendome con la culpa, la necesidad, el miedo, o el desaliento de otros/as.
Ahora estoy aprendiendo, y trato de preocuparme sólo de lo que puedo ocuparme. Y no es egoísmo, es necesidad, necesidad de encontrarme de entenderme de ser. Necesidad de ver entre los árboles de un tupido bosque que conformamos todos y todas.

Bonita música, maestro.
Saludos

Poli dijo...

Tipico humanoide! Aunque preocuparse sin ocuparse tampoco sería la solución...una sirena de bomberos siempre me intranquiliza, y la verdad no hago mucho con ello.
Saludos.

Nieves dijo...

Creo que es muy natural que respiremos aliviados cuando esa sirena pasa de largo. El fuego da mucho miedo. No creo que por eso seamos más insolidarios. Saludos.

MaLena Ezcurra dijo...

Siempre cuando se aleja la sirena respiramos aliviados.
¿ Será que lo que sucede en el afuera no nos pertenece?

Vamos mal así, tantas veces lo que amamos no se encierra entre cuatro paredes.

Cohen me mata de una, mejor no digo ná.




Besos sin ruidos.



M.

Ana dijo...

Son thousand, son kisses y son deep.
Qué "profundo" Cohen.
Gracias por este momento de relexión porque la buena suerte de muchos, no siempre es la buena suerte de todos.
Ni sé si fue Cohen quien pudo provocar el incendio o ya ardía con anterioridad.

Mariela Torres dijo...

Bueno, si era lejos, no es problema. Está bien.

Saludos.

emmagunst dijo...

anoche llegué a casa, había una ambulancia en la entrada del complejo donde vivo, pensé: será para la viejita de planta baja? será por algún niño? por quién estará? quién es el que tiene un problema de salud?... no lo supe, y me metí dentro...siempre que el problema está al lado sentimos un alivio extraño, a veces nada podemos hacer.

incal dijo...

Como Ulises le dijo a Jonh Donne :

No preguntes por quien suenan las sirenas ,no suenan por ti...

saludos montevideanos.
LUIS

Claudia Sánchez dijo...

Ahora comprendo la desesperación de mi hijo por asomarse a ver qué pasa cuando escucha una sirena. O un frenazo o un ruido fuerte. Es instinto de supervivencia.
Saludos!

Malena dijo...

No te preocupes; el fuego era en mi casa.

:S


Diana Krall cantando El ¿garoto? de Ipanema ... imperdible.

Pablo Gonz dijo...

Me gustó este micro. Aunque la prosa podría pulirse un poco y las dos frases finales entran a interpretar (tarea que es del lector).
Un cordial saludo,
PABLO GONZ