martes, 15 de marzo de 2011

Hiroshima

La Rosa de Hiroshima
Otra vez
Me pregunto si algún sobreviviente de aquella
Estará viendo esta
El hombre no aprende nada
Puertas cerradas
Hendijas tapadas
¿Y la sabiduría oriental?
Si eso sucedió allá
¿qué nos podría pasar a nosotros,
los bárbaros?
El hombre no aprende nada
Las grandes potencias corren
O hacen que corren
A revisar lo que estaba bien
Supuestamente bien
El hombre no aprende nada
Nadie está afuera, nadie está a salvo
Nadie está exento
Somos niños jugando con navajas
Peor aún
Los que juegan son monos.
.

12 comentarios:

Daniel Os dijo...

Sin embargo desde Hiroshima hasta acá, sí hemos aprendido. Llevamos décadas conscientes de los alcances de una eventual catástrofe atómica… lo que no conseguimos es controlarnos.
D.

reina dijo...

Seguimos jugando con la naturaleza, contaminando, devastanto, agotando los recursos.... y luego los llamamos "desastres naturales" :(

MaLena Ezcurra dijo...

Sin palabras hermano, voy muda, y el cuerpo ante ciertas cosas queda herido de gravedad, la vida parece de ciencia ficción, y no vale nada.

"La vida no vale nada
si yo me quedo sentado
después que he visto y soñado
que en todas partes me llaman."

PM.

Alelí dijo...

y lo más interesante de este momento es que si explota todo no va a ser voluntario, digo, es la naturaleza que nos devuelve un poco de todo las heridas que le estamos prduciendo!

Nieves LM dijo...

el Hombre no aprende nada porque le puede su soberbia, codicia, vanidad, nos creemos los dueños del mundo, cuando nada más que somos una mosca jarta de mierda, revoloteando y cargándoselo todo. La Tierra, como las vacas, de vez en cuando se sacude para quitárselas de encima.

Francisco Mendez dijo...

Como diría Cavafis, estamos esperando los bárbaros. solo que esta vez pueden llegar. saludos

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Marcelo:
¿Sabes si entre los "kamikazes" que se juegan la vida en Fukushima estarán los dueños de las centrales nucleares? Pregunto por aquello del honor japonés, mismo que es incuestionable por parte del pueblo trabajador, pero ¿qué hay del emperador, ministros, empresarios y demás honorables señores?
El único aprendizaje de la historia al parecer es cómo sacar ventaja de la desgracia, los financieros del mundo ya se afilan uñas y dientes.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Magistral.
Monos con navajas dándoselas de sabios.
Ni más ni menos.

Saludos.

Ana dijo...

Monos.
Con poder.

BLUEKITTY dijo...

Esperemos NUNCA más ver ese hongo. Me huele que la próxima.... no habrá próxima.

Pamela dijo...

Y una vez más se nos olvidará en cuanto ya la TV no hable más del tema.

SIL dijo...

Una tragedia evoca la otra, como en un perverso juego circular.

Los versos no remedian la realidad, pero en la frase ROSA DE HIROSHIMA hay una dulzura extrema.

BESO

SIL