martes, 23 de octubre de 2012

Frankie

Soy el sueño de otro
Cada herida
Cada amor
Me han hecho esto que soy
Loco ciego,
Invasor
Que arrasa
Dando tumbos 
Y que también
Habla bajo
Y pide perdón
Soy un Frankenstein
Que no sabe quien es
Su creador
Busco
En mi alma
En tu mirada
La alegría de saber
Cual de todos esos hombres
Que no he visto y que me forman
Soy yo.



9 comentarios:

gianna dijo...

buenismo.....lo estoy leyendo ahora que son las 4 de la mañana, llueve y hay mucho viento, y le dieron un marco fabuloso a tu entrada.

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manu Sánchez Acero dijo...

Marcelo, veo que tus poesías no cambian y siguen llegando a tus lectores con la misma magia :)

Perdona mi ausencia pero tuve muchos cambios en mi vida y tuve que adaptarme a todos ellos.

Mi nuevo blog, ahora para el periódico donde trabajo, es republicadefamosos.com, espero que te guste y me visites alguna vez.

Te deseo éxitos!!

Manu.

Reina dijo...

Todos somo un poco Franki... de no serlo es que no hemos vivido y no nos hems enamorado... ;)

SIL dijo...

Buenísimo, Marcelo.
Una travesura de Mary Shelley, que se transforma - sin querer- en un espejo universal de los seres humanos.

Coincido con Reina, y agrego que a veces intentamos ¨fabricar¨a nuestros niños...


Un beso.


SIL

Jo dijo...

hoy soy un rompecabezas

:(

tierramojada dijo...

Buena pregunta. Muy, muy buena.
Puede que la vida entera sea una auténtica búsqueda de la respuesta.

Un abrazo.

ana dijo...

Un mounstruo polifacético ,una imágen menos prefabricada quizás lo ayude a encontrarse en un mortal amoroso.

ana dijo...

y.....marcelo ud como poeta le puede dar alma amorosa a su mounstruo.
Un poeta puede ser hasta hacedor de mounstruos amorosos .