jueves, 7 de marzo de 2013

Busco culos


- Busco culos
El detective le debía mil favores a García, de Homicidios, y fingió interés. No estaba buscando sexo sino culos. El testigo dijo que estaba borracho, tirado en el suelo. Que el lugar estaba lleno de gente, recuerda una maraña de piernas. Y que detrás del tipo que cayó con el cuello roto por una botella había una “mariposa de la noche” (se ve que el testigo además de borracho es poeta) Llevaba minifalda y lo único que pudo verle, y muy bien, fue su trasero.
-         El tipo murió desangrado y tenemos una sospechosa. Pero el Jefe me pide una rueda de reconocimiento, a ver si el borracho la marca. Es una novedosa cuestión de rutina y me parece que vos me podés ayudar a conseguir tres o cuatro “mariposas” más que enseñen lo que tienen.
-         Nunca lo enseñan gratis-  dijo el detective sabiendo que no podría eludir el favor.
-         Nunca más vengas a buscarme por un dato.
El detective llamó a Sandy y le pidió tres o cuatro chicas por un rato. Le aseguró que si había un error y el testigo marcaba el culo equivocado, García no detendría a la dueña y sacaría a patadas en el ídem al borracho literato. Las subió al auto y a cumplir con La Ley. Visto de afuera parecía un chofer llevando a unas chicas a bailar. Aunque de cerca, al chofer se lo veía demasiado cansado y a las chicas sin ningún entusiasmo. Es que con la poli se sabe cómo se empieza pero nunca cómo se termina.

18 comentarios:

Marcelo dijo...

Les pido las disculpas del caso a los que el tenor del titulito pudiera afectarlos, en particular, en la lista de blogs de sus respectivos blogs. Hecha la advertencia del detalle, purgada la culpa.
En otro orden quisiera resaltar las bondades de la juvenil, desfachatada e imperfecta banda de sonido. Buenas noches.

Jo dijo...

pero si culo... se lee y se escucha tan chulo!

:)

claro hay unos aue se ven mejor que escritos o pronunciados... en palabras claro....


me perdì. Un detective

Amapola Azzul dijo...

Pues sí, con la poli, se sabe como se empieza nunca como se termina, me gustó el relato.

Bastante entretenido y con mucha chispa, abrazos.

Gracias por visitar mi blog, Marcelo. Besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Está bien escrito, le da una vuelta de tuerca al genero policial. Un acierto que el especial testigo sea un borracho literario.
Aunque no queda tan deseable que atrapen una culpable que puede imaginarse como deseable. Es un recurso del policial.

SIL dijo...

No confiaría demasiado en un testigo poeta, pero bue, no es de mi competencia tacharlo.


Me mata de la risa como Ud. usa el ¨ídem¨. Ya lo ha hecho en otras oportunidades con igual éxito.


Un beso, Marcelo.



SIL

SIL dijo...

No confiaría demasiado en un testigo poeta, pero bue, no es de mi competencia tacharlo.


Me mata de la risa como Ud. usa el ¨ídem¨. Ya lo ha hecho en otras oportunidades con igual éxito.


Un beso, Marcelo.



SIL

SIL dijo...

UY- se duplicó =( Borre uno.

Iraide dijo...

Culos.
Me encantan los culos.
Desde siempre.
Los de chicos, por supuesto, y los de chicas, claro.
Me gustan tanto que un año, en mi primer curso de Diseño, nos pidieron desarrollar un estudio sobre una figura, en diversos formatos y materiales.... y me decidí por el culo.
Genial aquel estudio.
Aprendí mucho.
Me encantan los culos...
;-)

miralunas dijo...

un acierto el título!
yo vine por las dudas, vea.
pasado el impacto me reí como siempre.
y ahora tuve que adaptar lo que sigue en mi blog.

abrazo

Javier Coria dijo...

Me encanta el relato y la música. Y a propósito de culos, recuerdo la anécdota del primer trabajo periodístico de Manuel Mujica Lainez (sin tildes) que, como diría él, era un sueltito en el diario "La Nación". La nota se titulaba: "El culto de las vacas". Ya te imaginas la errata con la que salieron las pruebas de imprenta...

Índigo dijo...

Buen gancho. ¡Redondo!

mientrasleo dijo...

Ya sabes el dicho "culo veo, culo quiero"
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Lo de mariposa de la noche me ha conmovido.
Aunque anoche sólo vi lechuzas de la noche...

Saludos.

MaLena Ezcurra dijo...

No sólo con la cana sucede.


Beso monsieur.


M.

Fernando Terreno dijo...

Muy lindo, digno de figurar en los "anales" de cuentos sobre el "idem".
También recuerdo otro maravilloso, en que un ex esclavo negro toca, en la oscuridad de un museo, el culo de la Venus de Cánova y da un grito pues acaba de reconocer el culo de Paulina Bonaparte de la que fue masajista... Magia negra y magia blanca... (El reino de este mundo de Alejo Carpentier).
En fin, ¡qué tema!

Malena dijo...

Hay culos y culos. Inclusive, hay caras de culo, como la de algunos policías, pero ese es otro tema.

Agnes dijo...

Tú debes haber leido Pulp de Bukowski en algún momento de tu vida, verdad? :)

Marcelo dijo...

Verdad.