martes, 25 de junio de 2013

Los muertos laterales


Hay personas que nos pasan por la vida de costado, y cuando mueren, muy de vez en cuando, las recordamos. No se trata de parientes o amigos cuya pérdida nos arrasa. Estos seres dejaron una huella pequeña en nuestros corazones, pero que no se borra. Una tía que en realidad no era nuestra tía sino la tía de alguien querido y que nos invitaba a merendar. O el amigo de un amigo, con quien compartimos partidos de fútbol, o un asado. Personas que al nombrarlas porque llegaban no podíamos menos que sonreír, y al evocarlas, también.

Son nuestros muertos laterales. Actores de reparto en nuestras vidas que dijeron su letra a la perfección y se retiraron de la escena justo cuando el implacable guión lo impuso. Esos que salieron al costado de la foto, tan atrás, que apenas se ven. Esos que muy de vez en cuando, como esta noche, recordamos.

21 comentarios:

SUREANDO dijo...

Marcelo: no te imaginas como me interpreta esta entrada, creo que todos tenemos esos muertos laterales, algunos conocidos, cercanos, otros inalcanzables, pero que nos han tocado con su arte.
Si me pongo ya mismo a pensar en mis muertos laterales, recuerdo a la mamá de un amigo, al suplementero, a la profesora, a la vecina…
los evoco como dices, muy de vez en cuando y….sonrío
"Sobre un espacio del segundo
el tiempo deja caer la luz
sobre las cosas." José E. Pacheco. Hay un nexo, sí que sí.

Marcelo dijo...

Qué bueno Beatriz! Todos los tenemos, es cuestión de pensar un poco en ellos. Había un nexo, sin duda.
Un abrazo!

PD: qué intriga me dejaste con el "suplementero". Me pregunté ¿qué ocupación será esa? Aquí le decimos diariero.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

A veces se recuerdan más que los que se ven a a menudo.

Marcelo dijo...

Muy bueno Demiurgo!

SUREANDO dijo...

Es el mismo, el diariero, acá existe hasta el Sindicato de Suplementeros, curioso ¿no? antes eran los "canillitas" por eso del pantalón que les quedaba cortito al crecer y se les veía las "canillas".



Marcelo dijo...

Claro, los canillitas! Me había olvidado, aquí también se les decía así. Pero...por qué serían "suplementos"? a los periódicos los llamaban así?

SUREANDO dijo...

Dicen que el nombre surgió en la guerra del Pacífico cuando los canillitas voceaban las noticias y llevaban una hoja del diario con un resumen de él, o sea un "suplemento" de ahí deriva el nombre para los vendedores de diarios y revistas en este país.

Marcelo dijo...

Ahora sí! Seguimos por Chile, ahora estoy estudiando con una personita al Lago Yelcho. Te quedará lejos, Beatriz?

SUREANDO dijo...

Lejos, lejos como a 700 kms.
Estudien, estudien, qué bien. Yo hoy estudié América del Sur, sus países y límites. Vamos en 1º básico. jajaja
Ya, Bon Nuit!

Marcelo dijo...

jajajaja ok. Buenas noches!

Fernanda Abocadejarro dijo...

Nunca más cierto para mí también que por estos mágicos dias...

Un saludo!

Fer

Amapola Azzul dijo...

Uff¡¡; Marcelo , me has dado en el clavo, porque hace poco falleció bruscamente un amigo mío así, y es muy duro, a veces no se puede elaborar el duelo, y siguen ahí todos los sentimientos.

Total, que es muy duro, Marcelo.

Gente que ha formado parte de nuestras vidas y que en el fondo aun lo siguen formando en el recuerdo.

Besos.

Y si te ha pasado esto , lo siento. Un abrazo.

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MAGAH dijo...

Es verdad que ahì estàn, como fantasmas silenciosos al final de la foto.

SIL dijo...

Están, nos componen, nos habitan.

Y como decía un viejo conocido suyo:





(...) ¨Todo se lo robamos,
no le dejamos ni un color ni una sílaba:
aquí está el patio que ya no comparten sus ojos,
allí la acera donde acechó la esperanza.

Hasta lo que pensamos podía estarlo pensando él también;
nos hemos repartido como ladrones
el caudal de las noches y de los días.¨

Un beso, Marcelo.


SIL

Marcelo dijo...

Qué bueno que acerté, Fer! Un abrazo

Marcelo dijo...

Así es Amapola! Y como lo que dice Blas, una cosa es la evocación y otra, tener la herida en carne viva. Abrazos para ambas

Marcelo dijo...

Magah y Sil: me recuerda eso que diría Darín en 9 Reinas: "están ahí pero no los ven"
Saludos!

miralunas dijo...

mientras leía su texto, guionista, me acordé del viejo tano que tenia el puesto de diarios en la esquina de malabia y santa fé. (estará aun ese puesto?)
tenía un malhumor a prueba de cualquier alegrìa y yo me propuse domesticarlo, hasta que un día me dijo: ayer nació mi nieto, mientras me daba el diario. yo le dí un beso de felicitación. desde entonces, decía: yo la atiendo a la señora.
y el día que su hijo me dijo que se había muerto, anduve lloriqueando todo el día y ni su nombre supe.
pero cada tanto lo recuerdo, como ahora, fijesé. y también moqueo.
también....usté!

Marcelo dijo...

El ejemplo que ha dado Ud., Miralunas, es perfecto para lo que quise decir.
Verificaré la existencia de ese puesto.
Un beso.

Alexander Strauffon dijo...

Tengo varios de esos muertos laterales en mi memoria. Gente que en vida me dio mucho más que lo que me dieron parientes directos, o -supuestos- amigos. Se les recuerda, respeta, y extraña.