sábado, 21 de junio de 2014

Hasta siempre


Hasta siempre
Es mejor despedirse
De algunos sueños que
ya no ocurrirán
Mirar hacia adelante
Cambiar las metas
Cerrar los ojos
Tropezar con nuevas piedras

No mirar atrás

13 comentarios:

marichuy dijo...

Qué duro, ¿verdad? No es fácil decir adiós a algunos sueños. Tampoco, creo, irse sin mirar atrás.

Un abrazo

laviejadeinglés dijo...

El hasta siempre no es algo como un oxímoron, quizá como nunca es tarde?

Los mejores deseos!

Anabel Rodríguez dijo...

Tropezar con nuevas piedras no es mala opción, salvo por el dolor. Pero a veces es necesario encauzar la vida en otra dirección, buscar piedras, rincones y lugares nuevos. Besos gordos para ti

esteban lob dijo...

¿Y por qué no encontrar nuevos sueños?

Ferragus dijo...

El solo intento ya es liberador. Cómo hacerlo ante el vértigo de lo nuevo, estoy seguro que las piedras se encargarán de esto. Benditas piedras, no nos dejen de enseñar.

h.j.s. dijo...

como siempre, de todo... me encanta sobre cualquier cosa, tu poesía imperfecta
abrazo

Amapola Azzul. dijo...

No mirar atrás y seguir caminando ...
con un paso al frente,
sabiendo que es solo un instante , cada paso, un paso más.

Un beso.
Me encantó.
Enhorabuena.

Abrazos.

Indigo Horizonte dijo...

Cuando ya se puede no mirar atrás, ese sueño quedó muy lejos y otro vino a suplantarlo. Otro aún más bello.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Pero existe riego de despedirse también de sueños que podrían llegar a ocurrir.
No puedo despedirme de mis sueños.

palomamzs dijo...

Yo suelo despedirme de mis sueños y al rato los vuelvo a saludar porque vuelven, son así, nunca se van del todo hasta que no desaparece el soñador.

Alicia Senovilla dijo...

A veces hay que pasar página y empezar a escribir de nuevo.. Mirar hacia adelante y continuar es lo que nos hace seguir creciendo. Nuevas oportunidades nos esperan, pero hay que hacer que sucedan. Soñarlo es el primer paso para que ocurran. Lo mejor está por llegar!!!!

SIL dijo...

Me he encariñado infinitamente con la piedra...


Besos, Marce.

Arancha Caballero Sagardía dijo...

Despedirse siempre es complicado, pero necesario, a veces. :)