sábado, 16 de agosto de 2014

El mal día del cartero debutante


Por empezar está desorientado, preguntó por la misma calle con cincuenta metros de diferencia. Después pisó un regalito perruno de esos que abundan tanto por Buenos Aires. Maldice su suerte mientras trata de lavar la suela de goma de su zapato en un mísero charquito. Además deambula con cierto dolor en el pie izquierdo, como si no estuviera acostumbrado a largas caminatas. Es un día pésimo para el cartero debutante pese a que el  invierno  calienta por la vereda del sol.

Si yo fuera un tipo decente, para que el horrible sábado del cartero debutante fuera perfecto, debería apoyarle un caño en la espalda y susurrarle al oído “entregame todos los telegramas o te quemo”

11 comentarios:

esteban lob dijo...

...y para colmo, los pobres carteros, están condenados, porque ciertamente no pueden repartir e-mails.

Marcelo dijo...

dinosaurios con cartera!

Jo dijo...

menos mal... no lo mordió un perro o le robaron la bicicleta

Marcelo dijo...

sería demasiado!

palomamzs dijo...

Lástima, ahora solo podrá quejarse de tonterías y nadie lo consolará ni se compadecerá. Dura vida la del cartero debutante!

Azzul. dijo...

Lindo relato, enhorabuena.
Besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Una secuencia de hechos desafortunados.

Cami Love dijo...

Como siempre leerte y escuchar tu música es genial. Me hiciste acordar a mi época de encuestadora por las calles mas infelices de Mvd.
Todos tuvimos y tendremos días así.

Exito para el cartero que tendrá que rever su profesión.

Cami Love dijo...

Como siempre leerte y escuchar tu música es genial. Me hiciste acordar a mi época de encuestadora por las calles mas infelices de Mvd.
Todos tuvimos y tendremos días así.

Exito para el cartero que tendrá que rever su profesión.

SIL dijo...

Téngale piedad al cartero debutante y dele un premio al mejor comentario a Esteban.



Más besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

SIL tiene razón.