sábado, 30 de abril de 2011

Parque Lezama: de una fundación de Buenos Aires a Ernesto Sabato (20/06/08)



Entre San Telmo y la Boca está el Parque Lezama. Los turistas apurados, van en ómnibus de un barrio a otro y generalmente se lo saltean. Podría ser el lugar donde Don Pedro de Mendoza fundó por primera vez Buenos Aires, en 1.536 (¿pueden creer que la ciudad se fundó dos veces?)




A principios del siglo XIX se levantó un lujoso edificio de estilo italiano, embellecido con árboles y plantas llegadas del mundo entero. La residencia tiene una galería exterior, una alta torre mirador, estatuas, macetones de mármol y hasta se hizo un pasadizo secreto en donde ahora se encuentra el Museo Histórico Nacional.



Hoy me adentré por allí, y en una tarde fría y lluviosa, era previsible el paso de pocos transeúntes. Lo que me sorprendió es que no hubiera nadie. Literalmente. Y también, atravesar completamente solo un parque de 80.000 metros cuadrados, en plena ciudad, me inquietó un poco...




Insistí, fui de aquí para allá, y nada. Nadie iba ni venía, pese a que atravesándolo se pueden acortar caminos. Los domingos miles de visitantes invaden el lugar. Pero en esta tarde gris y eléctrica aparece espectral. Miraba hacia atrás, giraba de un lado al otro, y nada...




Entonces recordé una historia que transcurre una tarde como la de hoy, sólo que de 1.953...

22 comentarios:

Marichu dijo...

Que lindas fotos. Me gustan así, sin gente. Los paisajes cuanto más solitarios más hermosos son.

Saludos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Que miedo da atravesar todo esto tan vacío,Marcelo lo de 1953, no caigo, no se que pasó o no lo recuerdo.

Marcelo dijo...

Hola Marichu. Me encantó que estuviera así. En el campo es fácil encontrar paisajes sin gente, pero en el medio de la ciudad no!
Saludetes

Maria Eugénia: Es la primera página de la novela "Sobre Héroes y tumbas" de Ernesto Sabato. Y en verdad, daba un poquito de cosa cruzar el parque solitario...
Buen fin de semana!

Marcelo dijo...

M. Eugénia: por las dudas lo expliqué un poco mejor en el título. Gracias por la observación

Sibyla dijo...

Marcelo, qué hermosas imágenes, son fantásticas!
Sin gente es mucho más atractivo, pero también un poco fantasmagórico...

Me quedo con ganas de saber la historia que ocurrió en 1953...

Ya nos contarás...

Un abrazo:)

Mary dijo...

SABES NO ME ACUERDO QUE PASO EN EL

1953.

CONTANOS¡¡

HERMOSO NUESTTRO PARQUE ¡¡

BUEN FINDE¡

Cigarra dijo...

No es de extrañar que una ciudad grandiosa como Buenos Aires necesite al menos dos fundaciones. ¡También en eso son ustedes especiales!:-)

Camille Stein dijo...

fascinantes imágenes, Marcelo, de una belleza 'antigua', desolada y lluviosa

de Sábato nunca olvidaré la lectura de 'El Túnel', por ser un gran libro, por la etapa de mi vida en que se me apareció y me dijo: 'Léeme' :)

un abrazo

siloam dijo...

con personas y sol, cambiarían totalmente la imágenes; y qué bueno, el comienzo del lbro de Sábato.
abrazos

Marcelo dijo...

Sibyla y Mary: la historia de 1953 está en el post "El Dragón y la Princesa", que es el comienzo de la novela de Sabato "Sobre héroes y tumbas"

Ya contaré esa historia Cigarra!

Gracias Camille. El Tunel también es un libro fascinante.
Un abrazo

Es verdad Siloam. Ya lo verás.

Cecilia Alameda dijo...

La lluvia te despejó los caminos y te ayudó a disfrutar de un paraje singular, tan bello como vemos en las imágenes.

hawwah dijo...

qué ganas de volar yaa a Buenos Aires!:)

angela dijo...

Marcelo, pronto me pondré al día de tus escritos, ahora empiezo por éste. Tus fotos me gustan así, melancólicas, sin nadie, y con poca luz... Que tengas un buen fin de domingo y una buena semana.Un saludo de Angela

Sureando dijo...

Ese vacío es propio de los días de lluvia, sucede siempre y en todas partes. Lindas imágenes y Sábato, grandioso.

Saludos desde este domingo de invierno.

Marcelo dijo...

La verdad es que fue un momento mágico el de ese paseo Cecilia!

Te debe faltar poco Hawwah...

Qué bueno que te hayan gustado las fotos Angela!
Buena semana para vos tambien.

Marcelo dijo...

Podemos compartir estas tardes de invierno sureño. Gracias por tus comentarios sureando!

el holandes herrante dijo...

Muy bellas fotos, Marcelo. Y en cuanto a la soledad del lugar, seguramente es como se lo imagino don Ernesto cuando pensó en él como escenario, y si no recordá:

"Melancólicamente lo imaginaba en aquel viejo parque, con la luz crepuscular demorándose sobre las modestas estatuas, sobre los pensativos leones de bronce, sobre los senderos cubiertos de hojas blandamente muertas."

Buen post.
Saludos Herrantes...

Masiiii dijo...

Una tarde de 1953 Martín y Alejandra hubieron de conocerse.
La verdad, llegué a tu blog buscando imágenes del Parque... Cuando adolescente buscaba con Sobre Héroes en mis manos ese banco, esa estatua donde el encuentro se produjo.
Muy buenas fotos!

BLAS dijo...

Esto es algo que me ha sorprendido muchísimo de la ciudad de Buenos Aires: La increíble cantidad de espacios verdes que hay dentro de la ciudad. Bellísimos además.

MaLena Ezcurra dijo...

No tengo duda que fuiste a buscar a Ernesto al Lezama, y siento que lo encontraste sentado, invisible, en algún banco de piedra con charquitos de agua de lluvia.


Hoy estoy triste Marcelo se nos van los magos y no hay stock para reponer.


Te abrazo bajo la garúa.


M.

Merche Pallarés dijo...

¡Qué preciosidad de parque! Además vacio, en una tarde lluviosa, lo hace más bello si cabe. Besotes, M.

SIL dijo...

Tengo ¨Sobre héroes y tumbas¨ extraído de la Biblioteca de mi pueblo después de devorar en la wiki las obras de Sábato- ¿se aceptan confesiones aquí?

y siento que el ajado librito está mirándome con un silencioso reproche que dice : leeme, infractora !

Un beso más.

SIL