martes, 3 de enero de 2012

No apoyar nada sobre el piano


No apoyar una guitarra

Una trompeta

Un contrabajo

//

No apoyar a Michelle Pfeiffer

Susurrando canciones

En rojo

//

No apoyar un cadáver sobre el piano

Un gato

O un reloj de arena

//

Pero por sobre todas las cosas

Se ruega especialmente

No apoyar

Ni una

Ni dos

Ni diez

Frágiles, pálidas

Sapientísimas

Yemas dactilares en las teclas

//

Aunque Ud. sea una Martha Argerich

Tocando a Chopin

Por ejemplo.


Poesía dedicada al piano y al cartel del café librería “Clásica y Moderna” de la avenida Callao.

8 comentarios:

SIL dijo...

Bueno, hay piezas de orfebrería que ni siquiera permiten que las empañe el aliento fabuloso de un ¨I love you, baby...¨

Se toma debida nota de las prohibiciones.


Un beso, Marcelo.


SIL

Reina dijo...

A Jessica rabbit tampoco la dejarían subirse al piano a cantar...???
Lindo lugar... me gusta... nunca fu... me lo apunto para semana que viene... :)
Gracias

aina dijo...

Yo creo que ha quedado claro, menos a Reina, habrá que repetírselo.

Todo un descubrimiento esta Pfeiffer, si es que estos actores americanos sirven para tó.

Cristina dijo...

Un mediodía de invierno, disfrutando el almuerzo en una mesa servida a su lado, creí comprobar que ese piano fue pensado para apoyar las ricas conversaciones de un menú nada light.
Bandejas de jazz, platos base de clásica, fuentes de bossa, algún plato hondo de tango.
Tal vez el cartel debería decir "Se ruega dejarse apoyar por el piano".

miralunas dijo...

me ha dado una pena ese piano...!
Ni siquiera un intimo diario de una "cabeza de novia"?...
qué pena me da ese piano!

soylauraO dijo...

El cartel no es del piano, se le cayó a algún ex marido despechado que ya no tiene donde colgar el cartelito.
Haga ud un Excelente Año
http://enfugayremolino.blogspot.com

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angela dijo...

Igualito a los livings de la época de mi abuela! La mejor habitación de la casa, pero siempre cerrada...