martes, 31 de enero de 2012

Un dios cruel y atemorizante

Vemos en Génesis 22, que Dios pone a prueba la fe de Abraham ordenándole que tome a su hijo Isaac y lo sacrifique. Presto a cumplir con el mandato divino, un ángel llama a Abraham y le indica que no le haga ningún daño al muchacho, porque con su obediencia había demostrado su temor a Dios.

Hay quienes justifican esta conducta en que en aquel entonces, en Canaán el rito del holocausto del primogénito era habitual, pero desde el judaísmo se sostiene que este sacrificio era meramente simbólico. De modo que Abraham estaba dispuesto a matar a su hijo sabiendo que iba contra la naturaleza de las cosas, pero sólo por cumplir con el mandato de Dios.

Lo que me parece fantástico de este pasaje bíblico es que si uno en lugar de poner “Dios” coloca el nombre de su enemigo, la primera parte de la historia parece ajustarse mejor, ya que allí imperan el temor y la crueldad.

Hermes Trimegisto es un personaje mítico que asocia sincréticamente al dios egipcio Tot con el dios griego Hermes. Pero hay pensadores que creen que Hermes Trimegisto fue contemporáneo de Abraham, y otros consideran incluso que Hermes y Abraham fueron la misma persona. Me resulta curiosa esta asociación por esto que se le atribuye a Hermes Trimegisto: “Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse” (Kybalion)

Esta última idea no me desagrada: Un Abraham que primero acepta sin dudar el mandato divino pero que luego, puesto a reflexionar, aprovechando sus casi dos siglos de vida, se haya planteado alguna vez, acaso como duda metódica, si al fin y al cabo, Dios y el Diablo no serían idénticos por naturaleza pero diferentes en grado.

Hermes Trimegisto

29 comentarios:

Nieves LM dijo...

Partiendo de la base de que ninguno de los dos existen, sí son idénticos, nada.

Cristina dijo...

Cuando era una niña de 8 años, en el catecismo nos hacían cantar una canción que decía "Padre Abraham tuvo muchos hijos, muchos hijos tuvo padre Abraham. Uno de ellos tú, otro de ellos yo, por eso gloria a Dios", estribillo que se remataba con palmas.
Y yo me preguntaba si ese aplauso era una especie de festejo porque habíamos zafado del sacrificio. Pero también si en algún momento no cambiarían de idea y decidirían sacrificarnos.
También allí me enseñaron que Dios es amor, pero que uno de los dones del Espíritu Santo (que es Dios) es el temor de Dios (que puede ser tres personas distintas).
No hay nada más antagónico que el amor y el temor, nada más cruel que iniciar en el amor con la pedagogía del miedo.
Mejor creer que somos personas únicas, libres, contradictorias, en las que conviven dioses y demonios, en mayor o menor grado, según la ocasión.
Profunda y reflexiva entrada. Me encantó.

Cristina

(Una duda: usted de chiquito, ya leía el "Hermetic Corpus" atribuido a Hermes Trimegisto?
¿Será por eso que no se suelta?)

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SUREANDO dijo...

Siempre, desde niña me ha perturbado este pasaje del Libro. ¿Cómo es posible tamaño pedido y cómo un padre puede acceder a cumplirlo?
Muy buena esta entrada Marcelo y sus interrogantes.

PD. El Kybalion se oculta por allí en mi biblioteca hace años, tiene tapas negras si mal no recuerdo.

Marcelo dijo...

Nieves: Dios y el Diablo existen. Los que no existimos somos nosotros.
Un beso!

Marcelo dijo...

Cristina: los que fuimos a colegios religiosos lo sabemmos. Además de la solidaridad y el servicio que en muchos enseñan, gralmente también son acompañados por el miedo. Creo que este video ya te lo había recomendado, no?
http://www.youtube.com/watch?v=XpbcVTP_4lU

LA MUJER INVISIBLE dijo...

Cuando yo era pequeña, mis padres, progres de la época, decidieron que no diese religión, mi padre, en un acto de rebeldía moral, me dió las 500 pesetas del libro correspondiente a la asignatura y me dijo que las gastase en lo que quisiera...,me compré una peonza naranja, de punta de lanza...
¿quieres que te hable de las peonzas???
Un saludo...

Marcelo dijo...

Ese es un punto interesante, Blas. Sé de la cuestión de las polémicas con las interpretaciones literales y los problemas de traducción. Cómo entendés vos ese párrafo de la Biblia? El problema de las interpretaciones amplias es que se terminan acomodando a las necesidades del predicador. Según Buenaventura la biblia es "una selva intrínseca en la que es arriesgado meterse"

Marcelo dijo...

Lo tenés Beatriz? qué biblioteca genial!!!!!

Marcelo dijo...

Claro Mujer! Contá nomás.

Marcelo dijo...

Cristina: yo me suelto. Tanto me suelto que no me agarran (por no aplicar la acepción castiza)

Daniel Os dijo...

Hermes Trismegisto, y cualquier otro protagonista del quehacer filosófico de aquellos años egipcios, defendía que el cielo y la tierra eran uno representación del otro. Tuvo que llegar Platón a verbalizar otra sospecha, ya entonces generalizada, de que lo de arriba era una idea; que lo de arriba es como debería ser pero que abajo ocurría corrompido.

Lo curioso es que pasados los milenios y las formas de ver las cosas, los actuales patriacrcas siguen teniendo más de una identidad, siguen representando a más de un clan y siguen justificando con presiones dudosas el encargarse de sacrificar a sus hijos…

Es probable que no seamos menos paganos ni poleteístas… apenas más pudorosos.
D.

SIL dijo...

Yo fui a colegios religiosos, y sé de esos temores.

A los 40, sólo sé que no sé nada :D

Pero pienso que Dios sin el Diablo- en el caso de que existan- no podrían SER sin el otro.
Como cualquier otro opuesto :D

De cualquier manera, más camino en esta Tierra,

¨otro Cielo no espero,
ni otro Infierno...¨

Beso, Marce.

SIL dijo...

PD:

Te lo copio acá por si no volvés ahora al Blog.

No sabía lo del padre de Borges y Khayyam,
no tenía LA MENOR IDEA :)

PERO, caí -encantada- en manos de la rubaiyat de don Omar, después de leer el poema borgeano, porque la palabra me resultaba irresistible, hermosa y misteriosa :D

No sabía, ME ENCANTA EL DATO :DDDD

GRACIAS SIEMPRE :D

Torne en mi voz la métrica del persa
a recordar que el tiempo es la diversa
trama de sueños ávidos que somos
y que el secreto Soñador dispersa...

:D

Iraide dijo...

Me he quedado perpleja con una cosa que me ha parecido entender:
¿Insinuáis que El Kybalion era uno de vuestros libros de enseñanza?... No puedo creerlo!... Y ¿cómo calificaban?

Yo estoy todavía con "como es arriba es abajo"... Da para mucho este tema. Muy interesante la lección de hoy, y los comentarios.

Haifa dijo...

No te hacía con este tipo de lectura. A mi me apasionaba de adolescente.

Sos una de las pocas personas que conozco que leyó el Kybalion!, BIEN AHI!

Marcelo dijo...

Gracias Daniel! y desde luego tenés razón, nuevos Dioses nos siguen pidiendo hijos. Al final Platón lo pensó mejor, aunque fueran platónicos sus mundos. Y bueno, si Platón no puede ser platónico, entonces quien?
Un abrazo

Marcelo dijo...

Qué bueno Silvia! sí, los alumnos de colegios religiosos seguimos por la vida dándole vueltas a estos asuntos, creo. El persa es un capo, sin dudas.
Un beso!

Marcelo dijo...

Iraide: dime donde dijimos eso del Kybalion! jajajajajajaja desde luego que no se enseña en la escuela. Te gustaría?
Un beso

Marcelo dijo...

Yo tampoco a vos Haifa. Me gusta leer de todo un poco, sólo le di un vistazo.
Un beso

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcelo dijo...

Blas: Cómo entendés vos ese párrafo de la Biblia?

esteban lob dijo...

Si yo hubiese sido Abraham, habría dudado de la bondad de Dios, al ordenarme tamaña barbaridad. Pero como no lo soy (ni lo fui) me quedó con la creencia de que la biblia, escrita por los hombres, deja muchos aspectos en tinieblas.

Mariela Parma dijo...

Este blog sí que se disfruta. ¡Cuántas letras hermosas, con palabras que llegan al corazón! Te invito a conocer mi blog, participa en solidario en la blogoteca. Y si te parece que merece un voto, desde ya muy agradecida!!! Ya faltan días nada más para poder votar!! Hasta el 3/2/12.

Cristina dijo...

¿Cómo que no tiene idea del sexo escrito? Eso le pasa por no dedicarse a la literatura erótica.

Marcelo dijo...

Hoala Esteban! Quñe bueno verte por acá! Seguramente aquellos eran tiempos tenebrosos también.
Un abrazo

Marcelo dijo...

El día que me suelte, ya van a ver lo que es malo.

Reina dijo...

La diferencia entre Dios y el diablo es que Dios puso a prueba a Abraham pero mandó al ángel a detenerlo antes de que matara a su hijo, en cambio el diablo hubiera dejara que completara el sacrificio llenándose de satisfacción por el dolor causado...

privatethinker dijo...

En verdad estamos bastante fritos. Heredamos de quienes fueron capaces de fabular ese cuento de Abraham, el cristianismo. Para salirnos de estas verdaderas "taras" hay que salirse del cristianismo y del judaísmo. Ambas visiones del mundo fatales para el desarrollo de la vida libre y creativa. La una es represiva y la otra es excluyente.