sábado, 11 de febrero de 2012

La prohibición

El cartel, puesto en el comedor, no dejaba ninguna duda:

PROHIBIDO ENAMORARSE EN LA EMPRESA

La Oficina de Recursos Humanos de “Orgüell S.A.” incorpora a su Manual de Procedimientos una nueva prohibición. En efecto nuestra firma, siempre un paso adelante, no sólo que prohibirá los vínculos amorosos entre sus empleados y empleadas, empleadas y empleadas, y empleados y empleados (porque somos autoritarios pero no discriminadores) sino que también penará el delito de sensación, el cual pasamos a describir.

Además de mantenerse como causal de despido el frotamiento sexual entre empleados dentro o fuera de la empresa, con fines serios o no, más no sea un romántico beso o un paseo de la mano, también la mera aparición del deseo amoroso será causal de expulsión inmediata. Con ese fin hemos contratado a un empleado (felizmente casado y satisfecho sexualmente con su esposa) quien detectará tempranamente todo deseo intrapersonal mediante el uso de cámaras ubicadas estratégicamente (incluso en los baños): ojos en blanco, pestañas que suben y bajan velozmente, cambios de anatomía repentinos, sonrisas exageradas, arrumacos, cambios de voz y uso de diminutivos (“cosita” “gordi” “bicho” etc.) en síntesis, cualquier manifestación de amor que se les ocurra y, señoras y señores…¡de patitas a la calle!

A no quejarse. Que el amor, como el esfínter, es controlable. Al menos por un tiempo.

ME NOTIFICO CONFORME:

FIRMA:

ACLARACION:

15 comentarios:

aina dijo...

Nos echan a todos en mi empresa si nos pasan ese orden. A mí, la primera. Hay cosas que no se pueden evitar y es más fácil aguantar las ganas de orinar que la sonrisa.

SIL dijo...

Un ¨felizmente casado y satisfecho sexualmente con su esposa¨existe ¿?


Ta bien... que lo nombren fiscalizador. El matrimonio suele parar un camión de frente.

Firme, y aclare,canejo, que donde se come no se...
¡debe hacer otra cosa!


Beso, Marcelo.


SIL

Alelí dijo...

jajjaajaj qué risa! lo más cómico es que conozco muchas empresas que adhieren a esta norma!

meu deus

Mariela Torres dijo...

Oh, qué prohibición más cruel, no sé el amor, pero la simpatía es bastante incontrolable y tiene sonrisas, y a veces, exageradas.

Anónimo dijo...

Siempre hay algún empleado buchón, enamorado DE la empresa.

MAGAH dijo...

¿Y quien serà el encargado de denunciar al señor Tijeras, cuando ande frotàndose sexualmente con su propia mano mientras a travès de la camarita espie a quienes anden tratando de disimular, aunque sea por un tiempo, cualquier manifestaciòn de amor???

Este Sr, el fiscalizador, serà el mismo que antes se ocupaba del trabajo de censura?

Todo me huele igual...

Merche Pallarés dijo...

Ja,ja... ¡Cómo eres Marcelito! Besotes, M.

Reina dijo...

Cada uno puede poner las normas que quiera en su empresa... pero decir que "el amor es controlable" es de una persona que nunca ha sentido verdaderamente amor...!

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Haifa dijo...

Hay muchos fanaticos, psicos y objetofilos en la sociedad, me parece barbaro que se cubran!

Tamos todos locos!

Malena dijo...

Pero, por favor, quién está asesorando a esta gente. El amor es un informal descontrolado. Ya mismo renuncio y antes de irme le toco la cola al gerente y le meto un beso de prepo al felizmente casado. Brasevisto.

Cristina dijo...

Es que Palermo se ha vuelto demasiado sofisticado, y los porteños se han convertido en indignados por causas inútiles. Tómese el Plaza, que en La Plata se consigue fiambrín rico y barato, dulce de batata con chocolate en latas de 5 kg, y mielcitas (o sachecitos) de todos los colores y/o sabores. Eso sí, venga a partir del 15 porque San Valentín también prendió por acá y capaz que le envuelven el fiambrín dentro de un globo con forma de corazón.

Índigo dijo...

Como con la ley seca, se les secarán los dedos y la tinta prohibiendo pero...

Rossina dijo...

quisiera saber si la cláusula ampara a jefes acosadores...

RosaMaría dijo...

Me notifico conforme: En disconformidad.
Firma: Prohibido prohibir. Aclaración:Ingenioso decreto aunque incumplible.
Saludos.