viernes, 17 de febrero de 2012

Un diamante en la basura

Brilla sucio

Entre la mugre

Nadie lo ve

Algunos lo tropiezan

No tiene sentido

Excepto

que pases derrotado

y lo veas

//

Desde ese día

Los ciegos dirán que fuiste

muy afortunado.

11 comentarios:

Sergio dijo...

En ocasiones se convive con uno y son los demás los únicos que lo ven brillar.

Cecy dijo...

Lo esencial...no, no, porque nunca te gusto...mejor ciego que no ve?

Tengo gotas, queres compartirlas conmigo?

SIL dijo...

Hay que dar margen al tiempo.
Tarde o temprano el sol se va a empeñar, le va a dar justo en el medio, y va a hacer que una afortunada no tan ciega, lo descubra y lo rescate.


Un beso, Marcelo.


SIL

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
aina dijo...

Y la de diamantes en basuras que nunca serán encontrados.

Anónimo dijo...

No pasa por estar derrotado (hay "derrotados" que tampoco los descubren).
Pasa por tener una mirada especial y el coraje para meter la mano en la basura, tomarlo y, si fuese necesario, lustrarlo.
Me sentí muy identificada. Gracias.

Malena dijo...

Bienaventurados los que saben mirar en el fango, porque de ellos será el reino de los ciegos.

Reina dijo...

Los que no luchan siempre creen que los que sí, sólo son afortunados... ;)

RosaMaría dijo...

Los diamantes se encuentran en las malas, son los buenos amigos. (Recuperé el fiambrín, qué rico)Saludos.

Índigo dijo...

¿Diamantes en la basura que no vemos? ¿y qué es lo que queremos ver, el diamante, o la basura?¿Diamantes a nuestro lado que no vemos? A veces, cuando ya no brillan, nos miramos las manos vacías, volvemos a revolver en la basura, volvemos a mirar a nuestro lado... y ya sólo hay dedos en forma de sarmientos con basura entre las uñas.

Lena Quimera dijo...

benditos todos los derrotados que encontraron esmeraldas a su paso!