lunes, 9 de julio de 2012

Estación Central


En todos lados son iguales. Por la Estación Central pasan las personas pero no sus sueños. El tipo con el sobretodo hasta los ojos, ¿dónde los dejó? Un obrero que regresa cuando todos van; el niño que está llegando a la escuela, somnoliento. Todos miran para abajo en la Estación Central, esperando que suceda lo que habrá de suceder.
Salvo que sea un domingo por la mañana. Allí sí, los sueños quieren salir de cualquier modo. De adentro de una canasta con comida para el parque, de una guitarra, o de dos entradas para el cine.
Ya habrá tiempo mañana para archivar un sueño adentro de un sobretodo hasta los ojos.

11 comentarios:

Malvada Bruja del Norte dijo...

Pero hoy ocurre algo diferente, es lunes y una anciana regala una rosa al señor con el sobretodo hasta los ojos, y en el pasillo corre un muchacho, porque otra vez se le escapa la morena de pelo rizado a la que quería pedirle un cigarrillo, excusa como cualquier otra para entablar conversación y atreverse a leerle su poema, a mecerse en sus ojos, acariciar sus labios...

Malvada Bruja del Norte dijo...

Y encima soy la primera :-)))

Si no me despiertas... te debo este sueño (como diría la genial Rosana).

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

El tipo del sobretodo, el niño y el obrero, vos y yo y todos solo hacemos que los sueños se duerman una siestita muchas veces...
De lunes a viernes sobre todo, porque si los dejamos libres, si los sacamos del alma (donde están encerrados) a veces se ponen tan presentes que no nos dejan seguir con el día a día.
Aunque yo aprendí a llevarlos bien despiertos de lunes a lunes, que les de el viento en la cara, que se vean! para que así un día pasen de ser sueños a realidades.

esteban lob dijo...

Esa Estación Central, como la de Santiago o como la de Amsterdam o la de cualquier ciudad, escenifica las mismas penas, alegrías, pasiones o desencantos de miles de corazones, sin importar si es lunes o es domingo.

Lena Quimera dijo...

No dejo de reparar en la ultima oración del relato de la estación central: "Ya habrá tiempo mañana para archivar un sueño adentro de un sobretodo hasta los ojos."
No dejo, de asociarlo con la noche de franco anterior, del pobre Sosa.Y la reflexión es obvia:Y SI EL MAÑANA SE EXTINGUIERA EN UN HOY? Y si los sueños se consumieran en el tiempo de la espera?

Iraide dijo...

Pero es eso ¿no? justamente; los sueños se consumen en el tiempo de la espera.
Habrá que coger ese tren a punto de partir, aunque no sepamos su destino.

SIL dijo...

Ojalá- nunca llegara el día de archivar un sueño.


Y sin embargo...



Beso



SIL

Anónimo dijo...

Todos, todos, tenemos miedos o problemas que hacen que nos escondamos debajo del sobretodo o de la rutina semanal. Pero, por suerte, también tenemos sueños. Entonces no importa si es lunes, jueves o domingo. Ellos siempre están y son los que nos hacen salir al sol.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Loa sueños se defienden

Reina dijo...

Y por qué no podemos soñar entre semana....????