lunes, 28 de abril de 2008

El Pasado

Siempre escucho a la gente decir que hay que vivir el presente, que lo que pasó pasó, y que hay que mirar al futuro. Que no hay que abrir el arcón de los recuerdos. Que no hay que vivir en el pasado. Y me parece bien, no hay que vivir en el pasado, si eso significa estar todo el día recordándolo como un tango que no termina nunca.
Pero eso no quiere decir que el pasado no exista. Y si fueron buenos, “revivir” esos momentos te hace feliz de nuevo, aunque sea un rato; si es posible compartirlos ahora con quienes estuvimos allí, mejor.
Además no hace falta ponerse melancólico para recordarlo, yo lo hago con una sonrisa. Pero si pinta la melancolía, adelante con ella.
Puede ser una foto, una anécdota, o una carta. Supongo que los que dicen “vivir en el pasado”, se refieren a que no te permite disfrutar el presente.
Pero yo no creo eso. Si hay historias de“vivir para contarla” porque se corrió riesgo de vida, significa que el relato de lo vivido vale la pena. Yo creo que siempre vale la pena contarla cuando fuiste feliz. Y disfruto mucho del presente, eh!
Entonces de vez en cuando, si aparece alguna vieja canción no le escapo. A partir de esa música escarbo historias antiguas, ocultas detrás de los años, que justifiquen el recuerdo de esa canción. Y es increíble que al cabo de un rato aparezcan nítidos personajes que hicieron hermosa una etapa de mi vida… ¿No hacemos todos eso?
No hace falta querer volver a tiempos pasados para disfrutarlos, o renegar del presente.

Somos porque fuimos. Salvo que nazcamos ahora. Yo no tengo la fórmula de la felicidad pero sí el envase donde va la felicidad. El frasquito que te permite tenerla, si eso es posible, es tu pasado, con lo bueno y lo malo, porque te da la medida de todas las cosas por venir, la brújula de lo que querés que sea tu vida, tu carné de identidad.

11 comentarios:

angela dijo...

Estoy de acuerdo de que tu vida pasada forma parte de tu historia, y en toda biografía hay cosas buenas y malas que van a permanecer en tus recuerdos y que volverán a tí, siempre que tú les des permiso. Siempre me han parecido muy simpáticos los vocablos que usaís en Argentina.Un saludo desde España.Angela

Marcelo dijo...

Gracias Angela! Me dejaste intrigado con los vocablos simpáticos...Por ejemplo cuales? Tambien aquí llama la atención algunos giros de uds., pero yo estoy más acostumbrado por mi familia. Un clásico que produce equívocos desde hace más o menos 50 años (mi madre lo sufrió a los 10 minutos de llegar a Buenos Aires en la dácada del 50) es el uso del verbo "coger", no quieras saber lo distinto que es en cada país! Un saludo Marcelo

Terly dijo...

Nunca se puede renunciar al pasado.
El pasado forma parte de nuestras vidas. El pasado fueron nuestros padres, nuestros abuelos, ¿Quién puede renunciar a los recuerdos vividos con ellos? No, yo no renuncio en absoluto al pasado, ni al presente, ni al futuro. Es la vida misma y sería como renunciar a ella.
Un abrazo desde España ¡vivan los tangos!

Marcelo dijo...

Excelente Terly! Un abrazo y claro que sí, que vivan los tangos!

Shikilla dijo...

Marcelo, recordar es vivir dos veces, dicen, y yo lo creo, será que tengo una memoria selectiva y recuerdo lo bueno, lo que me hizo y me sigue haciendo bien a mi espíritu. Me gusta paladear esos momentos de nuevo.

Tienes razón, si somos lo que somos hoy es porque un día fuímos lo que fuímos, así que el pasado nos ha traído al momento que vivimos ahora. Si hemos mejorado, bendito sea, y si empeoramos, nunca es tarde para rectificar.

Pero yo no quiero perder ese bagaje de recuerdos que son parte de mi vida.

Un saludo

Anónimo dijo...

Se de mucha gente que le tiene miedo al pasado, es un miedo paralizante, de negación total, de miedo a que ese pasado te engulla...
Gente muy cercana que vos tambien conocés... Y es verdad, este relato te cuenta de cuerpo entero, parte de la gente con miedo pertenece a nuestras familias y sin embargo no han teñido tu pensamiento.
En general me parece que el que le tiene miedo al pasado es porque no puede o no quiere reconocer lo que hizo mal en ese momento, para ellos es mas facil negar, escapar, hacer que el pasado solo sea un fantasma...
Hemos aprendido juntos cuanto nos enseña nuestro pasado, cuanto el ayer se presenta hoy... con otra cara...enfrentandonos nuevamente a aquello no resuelto... dándonos la posibilidad de hacerlo ahora, en el presente o... quizás mas adelante en el futuro.
El pasado no es un fantasma, es un tesoro al que podemos recurrir cuando algo no funciona en el aquí y el ahora...quizás alli encontraremos respuestas que en el hoy no encontramos.
Celebremos el pasado, el presente y el futuro...celebremos la vida!!!
Miriam

Marcelo dijo...

Gracias por las reflexiones!

Mari Carmen dijo...

Yo vivo en el pasado, si por vivir en el pasado entendemos experimentar en mis sueños los buenos momentos que he vivido. Y me gusta escribir sobre ello. Ese pasado une a mis parientes, a su vida, a su legado. Yo soy el resultado de todo eso y de mi historia pasada.

Hay que tener presente el pasado, pero no hay que ahondar en lo desagradable. Ya sabemos que está ahí y seguro que hemos sacado buena experiencia de todo ello.

Un abrazo,

Marcelo dijo...

Coincido contigo Mari Carmen!

Cigarra dijo...

Si nos volvemos al pasado para sentir remordimientos, o entristecernos por lo que se fué, es que no sabemos "vivir el pasado". Que tiene su arte, como "vivir el presente". Si del pasado sacamos recuerdos bonitos, sensación de continuidad con lo que somos ahora, raíces para crecer, entonces el pasado no es un lastre. Pero poder mirar hacia atrás de esa manera es un privilegio que no todos pueden disfrutar. Los que tenemos la suerte de poder recordar momentos felices, amigos queridos, viajea agradables... somos muy afortunados.

Marcelo dijo...

Es verdad Cigarra...Gracias por tus comentarios!