viernes, 17 de abril de 2009

Un cuento (III y final)




El Príncipe Gris estaba en su castillo, y vio pasar al Dragón, volando con la Princesa Guerrera. Los saludó melancólico desde su torre, que era muy parecida a la del Dragón, y se dio cuenta que ambos se paseaban divertidos. Pero no se sintió celoso, solamente estaba triste. Su padre una y mil veces le dijo que podría casarse con cualquier princesa, pero a él eso no le interesaba. El Príncipe de Ceniza no quería ser un Príncipe Azul, mucho menos un Rey, y tampoco un Guerrero, y en el castillo otra cosa para él no había. ¡Era el heredero de Su Majestad! Todo lo que ocurría en el palacio le aburría, pero el problema es que no sabía qué quería ser.
Entonces decidió salir a dar una vuelta por la ciudad, sin caballo ni pajes. La gente del reino era muy pacífica y nadie lo molestaría. Y así fue que en su paseo vio a hombres y mujeres practicando oficios para él desconocidos, y artesanos que hacían maravillas con sus manos. Y todos eran muy, pero muy pobres. Y sin embargo les sobraba algo que en su castillo escaseaba: la alegría.
Se maravilló con las obras de un creador llamado Benvenuto, de risa fuerte y manos milagrosas.
El artista fingió no reconocerlo y le ofreció una copa de vino que le sirvió su hija Iara, y bebieron gustosos mientras le mostraba sus diversos trabajos. Pero el príncipe no estaba interesado en llevarse nada, sólo quería quedarse y aprender. La sencillez del ambiente lo había eclipsado. Desde ese encuentro y para perplejidad de su padre, comenzó a ir todas las mañanas a la casa del humilde Benvenuto, a aprender con el maestro. Y le gustaba retratar, a veces muy bien y otras no tanto, a la gente que veía en la plaza o en el mercado del pueblo. También pintaba las artesanías, frutas o pasteles que ofrecían.
Y un buen día notó que sus ropas estaban completamente manchadas de los colores que tenía en su paleta: rojos, blancos, amarillos, verdes, marrones, celestes, anaranjados y turquesas. Ya no era un príncipe gris, pero tampoco azul. Lanzó una carcajada como no lo había hecho jamás, y salió corriendo con Iara para mostrarle la transformación a su padre. Y mientras atravesaba el pueblo, la gente comenzó a exclamar a su paso: ¡Qué viva el Príncipe! ¡Qué viva el Príncipe!
¡Qué viva el Príncipe Multicolor...!

El era un príncipe muy especial. Por empezar no era azul sino gris, aunque en realidad de niño sí lo era, sólo que después fue cambiando de color sin saber muy bien por qué. Y ahora, que era multicolor y supo la razón, se sintió dichoso.

59 comentarios:

elshowdefusa dijo...

Marcelo, deberías escribir más cuentos así. Se me ocurre que podrían llamarse Cuentos imperfectos. Pero no por la manca de perfección, ya sabes que no, sino por, como en la poesía, porque son sencillos, porque son reales, porque son cercanos. Éste del dragón y el príncipe y la princesa me parece todo eso que te he dicho... y me recuerda a esos poemas en los que hablas de ti y de lo tuyo que son tantas cosas.

Un beso.

Marcelo dijo...

Y así es amigos como termina este cuento, retomando la frase inicial, pero distinto. Dejemos a tan extraños personajes como la Princesa Guerrera, el Dragón cansado y el Príncipe que no quería ser Azul. De verdad que no me inaginé todo lo bueno que me iban a dar ustedes a través de ellos, y se los agradezco mucho.
En breve volverán los personajes alocados de siempre, y quien les dice que no sepamos algo más de los protagonistas de esta semana.
Abrazos para todos.

Marcelo dijo...

Fusa, ya mismo paso a etiquetarlos...La idea es muy buena!
Un beso y gracias

Marcelo dijo...

En la foto de abajo, el Ponte Vecchio de Florencia. Allí, en el medio, hay un busto del escultor Benvenuto Cellini

Viviana dijo...

Me encantó el giro que le diste. Ahora sí que podemos hablar de finales felices. Creo que tu hija va a estar satisfecha. Cuando se lo cuente a la mía te paso más datos. Realmente tenés un talento que no debieras de dejar de cultivar. Sos muy buen cuentista. Un abrazo enooooorme

Cecy dijo...

Hola Marcel.
Me gusta como trabajastes estos cuentos, realmente los tres son preciosos, de distintas miradas de cada uno de los personajes, deberias escribir mas cuentos.
Me parecieron geniales, sencillos con untoque especial de magia.

Mas cuentos Marcel. De verdad.
Me gusto mucho.

Besos, de cuento.

Marcelo dijo...

Gracias Viviana! pero dejala descansar a tu nena...Salvo que quieras que se tome toda la sopa!
De verdad, muchas gracias.
Un beso

Marcelo dijo...

Gracias Cecy! Y seguro que sí, cuando aparezca alguna otra idea menor al respecto, la mostraré.
Un beso! (cuak)

Viviana dijo...

Jajaja. Te juro que mi nena está esperando más cuentos tuyos. Le gustaron.
Por si te interesa, te paso las bases de un concurso sacado de www.escritores.org
Besos


30:04:09

Concurso Barco de Vapor 2009

SM Argentina convoca el concurso Barco de Vapor 2009, para obras de narrativa para lectores hasta 14 años de edad. Podrá participar cualquier autor mayor de edad, y el plazo de presentación de trabajos finalizará el 30 de abril de 2009. El premio es de $22.000 pesos argentinos y la publicación del texto en la colección El Barco de Vapor.Bases Convocatoria 8º Concurso 2009

1. Podrán participar todos los autores adultos (mayores de 18 años), con obras literarias pertenecientes al género narrativo, dirigidas a lectores no mayores de 14 años.

Quedan excluidos de esta convocatoria los trabajadores del Grupo Editorial SM.


2. Los autores deberán enviar obras originales, inéditas y escritas en lengua española, y que no hayan participado anteriormente en ningún otro concurso.
Tampoco se recibirán obras que hayan participado en versiones anteriores de este premio.
La extensión de los trabajos, de acuerdo con las series en las cuales deseen participar, deberá ser la siguiente:

* Serie Blanca (primeros lectores), entre 5 y 10 páginas, aproximadamente.
* Serie Azul (para lectores de 7 a 9 años), entre 20 y 50 páginas, aproximadamente.
* Serie Naranja (para lectores de 9 a 12 años), entre 60 y 110 páginas, aproximadamente.
* Serie Roja (para lectores entre 12 y 14 años), entre 80 y 150 páginas, aproximadamente.

Cada página deberá tener alrededor de 1.200 caracteres (contados con espacios); el interlineado debe ser doble. La cantidad de páginas consignada en cada serie se indica como orientación, pero no constituye un límite excluyente.


3. Los concursantes deberán presentar 3 (tres) copias de la obra (de ser posible anilladas), escritas a máquina o en computadora, en cuerpo 12, a doble espacio, por una sola cara, en papel tamaño A4.

Cada copia deberá llevar, en la primera página, el título de la obra y el seudónimo que decida utilizar el autor. En sobre aparte, cerrado y rotulado con el título de la obra y el seudónimo, el concursante enviará sus datos personales (nombre y apellido, edad, documento de identidad, dirección, teléfono, correo electrónico y ocupación) y declarará por escrito que la obra es original, inédita y no premiada en anteriores concursos, y que no está pendiente de fallo en otros premios ni tiene comprometidos sus derechos con editorial alguna. Debe enviarse un único sobre dirigido a nuestra dirección, en el que se incluyan las tres copias de la obra más el sobre cerrado con los datos personales.

4. Cada concursante podrá presentar cuantas obras desee, pero para todas ellas deberá utilizar el mismo seudónimo. En este caso, deberá remitir igualmente un único sobre cerrado con sus datos personales, el cual deberá estar rotulado con los títulos de todas las obras presentadas. Los concursantes que hayan participado en versiones anteriores del premio no deberán repetir el seudónimo empleado entonces.

5. Todo trabajo que no cumpla con lo dispuesto en estas bases quedará excluido del concurso.

6. Las obras deberán ser dirigidas a:

Premio de Literatura Infantil "El Barco de Vapor 2009"
Ediciones SM, Av. Belgrano 552, C1092AAS, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los trabajos se recibirán de 8.30 a 17.30, de lunes a viernes.

7. La presente convocatoria estará vigente desde el momento de su publicación hasta el 30 de abril de 2009. En el caso de los trabajos enviados por correo, se tomará en cuenta la fecha del matasellos postal. Después de la fecha de cierre, no se aceptará ningún trabajo.

8. El jurado será nombrado por Ediciones SM. Estará formado por especialistas en literatura infantil y en pedagogía de reconocido prestigio y por un/a representante de la entidad organizadora. Su composición permanecerá en secreto hasta la publicación del fallo.

9. El fallo del jurado será inapelable y se dará a conocer por medio de la prensa nacional en octubre de 2009. El concursante que resulte ganador será notificado directamente. El jurado tendrá la facultad de declarar desierto el premio.

10. Se concederá un solo premio, que consistirá en la publicación de la obra en la colección El Barco de Vapor, de Ediciones SM. El autor premiado cederá los derechos de edición en el contrato que de común acuerdo firmará con Ediciones SM.

A la firma del contrato, el autor premiado recibirá la cantidad de $22.000 (veintidós mil pesos argentinos), a cuenta de los derechos de autor estipulados en aquel. Si la obra ganadora tuviera varios autores, el contrato será firmado por todos ellos y el monto de dinero se distribuirá proporcionalmente.

11. Ediciones SM tendrá, durante los seis meses siguientes a la premiación, opción preferencial para adquirir los derechos de publicación de las obras presentadas que el jurado recomiende.

12. Las copias de las obras no serán devueltas.

13. El simple hecho de presentar trabajos en este concurso supone la expresa conformidad de los autores con estas bases. Cualquier caso no previsto en ellas será resuelto según el criterio de Ediciones SM.

SUSANA dijo...

Bien, bien, muy bien! Para el Príncipe y esos colores pintados por su gusto y esfuerzo, por el aristocrático azul que no fue, por el triste gris que dejó atrás y por la alegría, que conoce tantos colores e ignora la pobreza.

Cromático beso, Escritor. Buen trabajo!

SUSANA dijo...

Gran foto de Ponte Vecchio en la Firenze, un gran lugar para atar los candados!

Marcelo dijo...

Muchas gracias por el dato Viviana! Y por el trabajo que te tomaste. De veras...
Un beso

Marcelo dijo...

Preciosas palabras Susana! Y que encierran una gran enseñanza. Muchas gracias.
Y el puente, qué te puedo decir! Es precioso, con Benvenuto y sus candados...
Un beso

Fero dijo...

Es el cuento más extraño jamás leído. (Vaya, parece un título).

En la vida real, tal como en los cuentos, existen príncipes y princesas. Príncipes desteñidos, con azules gastados de tanta realidad; y princesas que los aman a pesar de esos insignificantes detalles.

Enhorabuena por el cuento.
Muy bueno.

* HADA ISOL dijo...

Marcelo tu final de cuento me encantó porque me quedaba en el tintero el pobre principe gris!que bueno que ahora sea multicolor otra enseñanza más "en las cosas simples de la vida es que podemos encontrar nuestros verdaderos colores y ser felices"!
Ahora bien,leí lo del concurso,sería bueno que participes,tenés 22.000 buenas razones para hacerlo además de que es muy interesante hacerlo,y de que tus escritos son geniales!
pensalo,un abrazo y buen finde!

Marcelo dijo...

Gracias Fero! y gracias por tu reflexión.
Un abrazo

Marcelo dijo...

Es que soy medio jetón, o mejor dicho vago, para los concursos...Pero quien te dice si no mando algo. Gracias Isol!
Un beso

Cecy dijo...

Dejalo a vago en la puerta y adelante con el cuento.
(Cuak)

Haifa dijo...

Uffff, me perdí de muchísimo, dame tiempo para ponerme al día.
Tus cosas bien nene? las mias maso.
Besotes

Merche Pallarés dijo...

¡MARCELO! Ya te estás apuntando a ese concurso que te dice VIVIANA... Rápido. Y con esos $22.000 ¡os venís a España!

Este final tambien me ha gustado mucho. El príncipe multicolor... muy cuco. Muchos besotes, M.

begoyrafa dijo...

Al final no nos podemos resistir y tenemos que llegar al final feliz. Comieron perdices aunque no todos juntos. Pintas de gris a un prícncipe azul y pintas de azul el gris de los días con cuentos como estos.
Un abrazo
Rafa

Marilyn dijo...

Buena suerte la del príncipe, finalmente llegaste a no uno, sino muchos finales felices... muy buenos los tres, felicidades.

Camille Stein dijo...

Marcelo, yo seguiría la saga, como hacían los escritores ingleses del XIX...

mi enhorabuena

un abrazo

Parsimonia dijo...

El príncipe que se convirtió en artista. Muy bonito.
Besos.

Helena dijo...

Y colorin colorado este cuento se ha acabado...
Gracias Marcelo, estoy malita con un resfriado muy gordo, en la cama con una taza de té caliente y tu cuento, no te imaginas lo bien que me ha sentado. Me gustan los cuentos que no son los de siempre. No me gustan las princesas solo de fresas, ni los dragones malos malones, ni los principes encantadores...Me gustan tus cuentos porque tus principes y tus princesas y tambien los dragones "son de verdad". Haz caso a tu amiga y prticipa en el concurso. Un beso Marcelo.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Qué bien se te dan estos cuentos para chicos. Estoy de acuerdo con quien te aconseja que sigas inventando. Hay muchos mitos que deberíamos ir poniendo en tela de juicio. Muchos prejuicios que pueden confundir a los niños. con este tipo de historias se les puede ayudar a pensar que el mundo no es tan plano ni tan gris como se describe en ciertas historias tradicionales.

AlmA :) dijo...

Me ha encantado... me fascinana los cuentos... los leo con ojos de naranja gigante... no parpadéo... no respiro... y los engullos glotona... como si de la mejor "chuche" se tratara...

ánimo para la saga
ánimo para el concurso
ánimo
ánimo

simplemente me encanta y me llevo una sonrisa
puesta para todo el día

un beso :*

brujaroja dijo...

Al fin y al cabo, que vivan los finales felices, hombre, qué menos...
Me alegro, porque la vida es multicolor. Siempre.

Malvada Bruja del Norte dijo...

¿y tu decías que no sabías escribir finales felices? Como ves mi niño, todo es ponerse...

Muaks!

marichuy dijo...

Marcelo

Los príncipes eran azules por algún problema sanguíneo o de falta de oxigenación ¿no?

Gracias Marcelo, porque tu cuento me hizo recordar un peliculón que adoro: "La princesa y el guerrero" (ambos en un hospital psiquiátrico; ella como enfermera y él porque está un poco confundido). Una belleza, plena de imaginación y sensibilidad. Y en esa historia, ambos se salvan, uno al otro... huyendo. Auch, casi lloro, así que ya me voy para no hacer el ridículo aquí.

Un beso

feli dijo...

Hola,

Bueno me gustaria que tu mi puedera mi descir como encontra esta musica he estado como loca buscando la .jajja soy muy torpe mejor tonta perdona mi iguinorancia...De paso te dejo en compañia deste

He pasado a dejar......
......{\......._____.....,
.....{*.\.....(*~*~*).../}
....{.~.*\....////^^\../~}UM ANGEL
....{*....\..(((/.6.6./.*} PARA
....{..*.~.\.)))c..=.)*..} PROTEGE
.....{*...*.////'_/~`.~.} E ILUMINA
......{~.*.((((.`.`\.*}' SIEMPRE!!!
.......`{.~.)))`\.\))_.-:<*>
..........`{.(()..`\_.-'`.`:'
............`)/.`..|
.............(....\' \
..............\....\ .\
........_ .__\...| /
........|` `'...``Y;
........|./``-../../

Que tengas un buem fim de semana

Selma dijo...

¡No sabes hasta que punto este Cuento me ha maravillado, Marcelo!
Sinceramente se merece una publicación, un Premio, un reconocimiento...¿que sé yo?...No tengo palabras...
Haz lo que te aconseja Viviana.. ¡Hazlo ya!
Qué mejor final para este Principe llevar todos los colores y haber tenido a Cellini de profesor...

En cuanto al Ponte Vecchio.. Souvenirs, souvenirs...

Un beso admirativo, Marcelo.

Arkantis dijo...

Precioso Marcelo y la canción de fondo divina...

Un besito

gabo dijo...

exelente trilogía, me quedo con este principe y no con el señor de los anillos,siempre saludable es pasar a leer tus obras abrazo.

Mariela Torres dijo...

¡Qué hermoso! Sos bueno en los cuentos infantiles modernos, y se están necesitando escritores como vos. Escribí más.

Besos.

Shandy dijo...

Me gustó la trilogía. Es triste y catrante que te asignen un papel. Tenemos suerte cuando somos capaces de rebelarnos y descubrirnos.
Un saludo Atlántico

Laura dijo...

Ya sabes que lo voy a probar en mis calses. Te contaré lo que ocurre. Veo que no soy la únca d¡que le ve proyección al cuento.
No estoy tan loca después de todo... ¿o sí?
Un saludo

Marcelo dijo...

OK Cecy! Pero vago es un tipo constante, para ser vago (cuak)
Un beso

Marcelo dijo...

Haifa: es que en este ispa...
ya sabés! Y si nos vamos a comer al restaurante de Capusotto? (con show, eh)
Un beso

Marcelo dijo...

Gracias Merche!
Un beso

Marcelo dijo...

Gracias Rafa. Y espero que el domingo continúe azul, como mi sábado futbolístico.
Un abrazo

Marcelo dijo...

Gracias Marilyn! Al final uno dice una cosa y hace otra. Siempre...
Unbeso

Marcelo dijo...

Camille, te haré caso. Si me sale, claro está. Espero que sí!
Un abrazo

Marcelo dijo...

Parsimonia: no está mal verdad? En general, todo el mundo desea el camino inverso.
Un beso

Marcelo dijo...

Hola Helena! Y recuperate porque si no hago la parte cuatro y me va a quedar como las pelis de Rocky, que con el tiempo pierden cada vez más aceite...
Un beso

Marcelo dijo...

Cecilia: ya sabes quien me alertó sobre los finales convencionales de los cuentos de princesas: vos
Un beso

Marcelo dijo...

Alma: muchas gracias! y sé que tus comentarios, tus deseos y tus poesías,viienen de lo profundo de tu alma.
Un beso

Marcelo dijo...

Brujaroja: la vida es multicolor, sólo que a veces no tenemos la tele adecuada...
Un beso!

Marcelo dijo...

Tenés razón Malvada Bruja! Y encima, me puse, pero no me lo propuse.
Un beso

Marcelo dijo...

Por qué son azules los príncipes azules? excelente pregunta Marichuy! Y si me cruzo la peli, la veré. Y si me cruzo con el Fragón, beberé un té con él. Si me invita, claro.
Un beso

Marcelo dijo...

Feli: en realidad la música me encuentra a mi, porque radioblog es un poco mañoso...
Y muchas gracias por el angel! En el fin de semana, no me abandonó.
Buen comienzo para vos!

Marcelo dijo...

Selma: por lo pronto tengo el reconocimiento de mis amigos del blog, que me han demostrado lo que les gustó. Y a vos también...
Te gustó la referencia a Cellini?
Me encanta su trabajo! Y el puente, quien pudiera conocerlo!
Un beso

Marcelo dijo...

Gracias por pasar Arkantis!
Un beso

Marcelo dijo...

Guau Gabo! Mirá que me agrando eh!
Un abrazo

Marcelo dijo...

Hecho Mariela! Al menos, lo intentaré.
Un beso

Marcelo dijo...

Shandy: la reflexión es muy buena. En el blog de Viviana, que la verás por aquí, dice "Un lugar donde lo invitamos a dejar de ser lo que le hicieron creer y empezar a ser ud. mismo de una vez por todas"
No está nada mal...
Un abrazo

Marcelo dijo...

Laura: no, no estás tan loca (creo)
pero avisame qué suceda, ok?
Un beso

alfaro dijo...

El final es eso, la transformación del niño que deja de ser niño, como el patito que se convierte en cisne,
me gusta tu príncipe multicolor.

gloria dijo...

Gracias por este "cuento imperfecto", tengo un material excelente para mi Eme, y aunque aún tiene días me gusta pensar que cuando hace muecas escuchándolo es porque le gusta tanto como a mí (se lo he leído un poquito por teléfono con el manos libres y su padre me decía que hacía muecas muy graciosas. Ya sé que es raro, pero lo realmente raro, me parece, es vivir, soñar es más fácil).
Al pintar de colores este príncipe, has devuelto los colores a muchos sueños grises, estoy segura.
Un beso, Marcelo.