martes, 8 de diciembre de 2009

Los Muertos

¿Sabés cómo me di cuenta que estoy muerto? Porque no siento nada. No se siente nada. Incluso ahora, que me doy cuenta que no siento nada y estoy muerto, no siento nada.
No sé donde estoy, pero no huele a tostadas. No hay luz ni oscuridad (la nada no tiene color); no hay risas, ni mucho menos pájaros.
La muerte es no eso. Es nada. Ni siquiera la esperanza del dolor, que nos hace desear su final. Sé que ahora llega uno nuevo y extrañará su cuerpo, pero no llorará. Es que no puede. Y de inmediato lo invadirá nuestra nada. Es raro acá. El tiempo no pasa, no es más que un segundo eternizado. Nadie se explica bien qué eran el mañana o el ayer. Sin embargo hay recuerdos. De una tarde de otoño, por ejemplo. De los padres. Pero es como si fueran las fotos de un extraño. Uno las mira por cortesía o aburrimiento: el tipo con su esposa; el tipo con sus hijos; el tipo en el mar. El tipo es uno pero parece otro. La esencia de la mortalidad y de la inmortalidad es la misma: poder imaginar una mañana postrera o eterna. Aquí nos está vedado imaginar cualquier cosa, entonces no somos mortales ni inmortales. Somos nada, como el hueco de un ascensor, como una concavidad inútil. La otra vez vino una chica y dijo que sentía olor a chocolate. Debe haber estado loca. Ni siquiera huele a tierra húmeda o a madera podrida. Pero no te preocupes. Es que a veces me está permitido hablarte en sueños. Todo esto no será más que una mala noche de visiones confusas, olvidadas al amanecer. Eso sí, tal vez te despiertes con la boca seca, empapado por una extraña fiebre. Pero no te preocupes. No es nada.

29 comentarios:

Magah dijo...

Dijo Borges, "mi carne tiene miedo a morirse, pero yo no"
Huela a lo que huela o no huela, sea o no, no me preocupo, parece que sabés que no es nada.
Me gustó esta entrada.
Beso.

SIL dijo...

Me pueden mirar de arriba hacia abajo
y yo de abajo solo puedo ver el cielo
soy, solo soy un pobre agujero

Hace ya tiempo guardo hojas del invierno
y revivo a veces algún sapo sediento
soy, solo soy un pobre agujero

Ni siquiera soy el de una guitarra
ni vendrán los arqueologos en busca de un hueso
soy, solo soy un pobre agujero

No tengo cuerpo ni me sopla el viento
para el arregla calles quizás no molesto
solo tengo adentro, soy un pobre agujero

Hace ya tiempo soy amigo de un trapo
y de un solo gusano que el sol pone ciego
soy, solo soy un pobre agujero

Después de las lluvias crio renacuajos
pero cuando se van quedo solo en silencio
soy, solo soy un pobre agujero

Vivo tranquilo en mi solo bolsillo
casi siempre vacío o algún bicho pasajero
soy, solo soy un pobre agujero.
L.GIECO.
-------------------------


PERDONAME, SON CASI LAS CINCO DE LA MAÑANA, ME EXCEDÍ.
Tu magnífica publicación me recordó esta letra.

Y me quedó con :
La muerte es no eso¨

Magistral, Loco Divino.
Mil besos.

Merche Pallarés dijo...

¡Qué pesadilla has tenido...! Pero muy buen relato, muy bueno. Besotes vivitos y coleando, M.

Cristina dijo...

"Su alma se había acercado a esa región donde moran las huestes de los muertos. Estaba consciente, pero no podía aprehender sus aviesas y tenues presencias. Su propia identidad se esfumaba en un mundo impalpable y gris: el sólido mundo en que estos muertos se criaron y vivieron se disolvía consumiéndose" James Joyce, Dublineses, "Los Muertos".
" Reposar en la perfección es el anhelo de todo el que se esfuerza por alcanzar lo sublime; y ¿no es acaso la nada una forma de perfección?" Thomas Mann, "La muerte en Venecia".
La muerte como resignificación de la vida.
La muertes propias, las ajenas.
La muerte como fuente de conocimiento.
Qué placer leerlo junto a los grandes, en esta menor idea tan imperfectamente literaria, tan filosóficamente imperfecta. Como la misma muerte.
Ha enriquecido las páginas de mi lectura mortalmente orientada.
Besos

marichuy dijo...

Marcelo

Sigueitndo con Borges:

"La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene"

Y para algunos, la soledad (la idea de) es más dura que la muerte.

Un beso

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
Hay sueños muy especiales. El tuyo es uno de ellos. Espero que el despertar te haga vivir un presente gozoso..
Un cordial saludo,
Luis

Blackberry dijo...

Tras ver la película "El resultado del amor", he retomado mi curiosidad por las Greguerías de Ramón Gómez de la Serna, y aquí te dejo unas cuantas relacionadas con el tema... (no me gusta hablar de la muerte directamente)


"Aburrirse es besar a la muerte"

"La prisa es lo que nos lleva a la muerte"

"Si el hombre tiene tanto miedo a la muerte, ¿por qué se mata?"

"Nacer es una Muerte que tiene toda la Vida por delante"

"El perfume es la muerte de las flores."
(Friederich Hebbel)

"En el cielo un ángel no debe tener nada de extraordinario." (George Bernard Shaw)


Sigues tan genial como siempre, o más :)
Muchos besos, Marcelo.

SUSANA dijo...

Santo nihilismo!… Tantae ne animis coelestibus irae!: ¡Y para colmo, tener consciencia de la nada! ¡Eso es una crueldad absoluta! Bad dream!

(los tanos al morir vamos a un paraíso con paisaje de la Firenze, pasta asciutta, música de Verdi y Vivaldi, ríos de Chianti y Fernet, biblioteca de Babel y wi-fi) (está escrito)

Blackberry dijo...

Por cierto, me ha encantado el texto que tienes a la izquierda, de la máquina de escribir. A mi también me habría gustado ser "una brillante y veloz Rémington" ;). Seguro que Agustinas de Aragón o Isabeles las Católicas, hubo unas cuantas:)

besos

Cecy dijo...

Este texto me hizo recordar a Nietzche, cuando habla de la nada.

Me gusto.

Besos.

SUSANA dijo...

Mire que regalazo nos dejó en el lateral! Música Beat, de Don Enrique! Muchas Gracias!
PD: Jajajajajajá! "el cantor era un rope que ladraba"

Richard dijo...

En el libro "Sobre héroes y tumbas" hay una poesía sobre la muerte que comienza...
"Tal vez a nuestra muerte
el alma emigra:
a una hormiga,
a un árbol,
a un tigre de Bengala,
mientras nuestro cuerpo
se disgrega
entre gusanos..."
y creo que es así y me gustaría volver transformado en...

Pido permiso carissima Susana me hacés un lugarcito en ese paraíso
cuando tenga que hacer el Gran Tour

Saludos

SUSANA dijo...

Jajajajajajá! Piacere, Richard!
Ci vediamo nel Paradiso Carissimo Amico!!!
Un bacio per te!

BLUEKITTY dijo...

Casualmente el otro día en una fiesta familiar, un comentario que al final no supe si era de verdad o a modo de broma me llamó la atención. Me acordé de esto. Era el cumpleaños del abuelo de mi chico. Cumplía 86 años. Nos contaba, sentados en el patio de la casa, que cuando llega el diario siempre primero lee la página de defunciones, mi chico le pregunta si era para ver a alguien conocido, y él se rie. En parte es así, pero la verdad, lo agarro todas las mañanas y busco mi nombre entre la lista de muertos y si no estoy ahí me doy cuenta que no estoy muerto y que es un día más, nos dice el abuelo jajaj.

miralunas dijo...

venia de leer ese diálogo entre Borges y Rulfo, pasé a aplaudir su relato del Hormiga y llegué a estas letras como vengo siempre hasta sus letras: liviana de equipaje.

qué suerte! porque me voy con esta
revelación de la inmortalidad de la muerte, sin preocuparme.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Muy bueno este post.Empieza con un posible desdoblamiento (cielo/tierra) y acaba con un sueño.

Me encantó!

TORO SALVAJE dijo...

Jo.
Mira que si es así.
Creo que de momento voy a intentar aguantar.

Saludos.

América dijo...

Marcelo muy buen texto,la muerte es una vuelta sin regreso,donde cabe la palabra jamas perfectamente la ausencia total física,y todo aquello que se desliza en tus frases son la vida misma aquello que nos recuerda que estamos vivos.

Mariela Torres dijo...

Ya lo dijo Michael Ende en la Historia sin fin: "No hay nada peor que la nada", mientras la nada avanzaba, ayyyyyy.

Besos.

Miriam dijo...

No creo que sea asì... me niego a que sea así...
La no nada, es solo el paso hacia... no se donde pero un paso mas... soy así hasta con la muerte, positiva, irreflexivamente positiva...
Mi muerte "es" no se como pero "es algo"

Claudia Sánchez dijo...

Cuánto hace que no pasaba por acá! y me encuentro con esta comparación entre la muerte y la nada... cuando ninguna de las dos existen en sí mismas, o sea, nada!
Gracias por pasar por mi rinconcito!
Saludos!

Isabel Estercita Lew dijo...

Creo que ni vos ni yo tenemos más miedo, aunque nuestras bocas confusas, cada una con sus pecados concebidos y esta música que enloquece mi cordura que nada en la nada de nuestro todo.


Besos y más Marce

Estercita

Lena dijo...

Pensar en ese tipo de cosas me dispara la ansiedad...
No sé qué sería sin el olor de las tostadas.

Me has matao.

Beso, Divi

Helena dijo...

Ya estuvimos allí, yo añoraba el olor de la vainilla, el amor,la lluvia,el fuego... y volví. ¿Que añoraste tu para volver aquí?.
Un beso.

Viviana dijo...

Marce: me encanta el estilo de tus escritos. En particular este, de un estilo exquisito que solamente vos podés lograr (ya voy a poder conseguir describirlo).
Yo sé de tu enamoramiento intelectual hacia Borges pero, por suerte, tu escritura tiene una gracia y un espíritu particularmente tuyos.
Por otro lado, me hiciste acordar a este texto de Girondo
http://www.poesi.as/og32011.htm

Tengo que confesarlo, si de amores se trata, lo prefiero mil veces a Girondo antes que a Borges.

Un beso. Un placer leerte, como siempre

marichu dijo...

La canción que quedó primera es preciosa, tiene una mezcla entre tétrico y dulce.

Será en realidad "La nada"? espero que no, de verdad, espero algo más que nada.

tenés facebook? bueno, no importa, te invito igual

http://www.facebook.com/pages/RELACIONES-EMPIRICAS/201462881782?ref=mf

maracuyá dijo...

Y si, no hay nada peor que la nada...pero la muerte es una nada tan auténtica que no creo que nos demos cuenta de nada...hay muertes peores que la definitiva nada...es cuando, a veces, nos sentimos muertos.

Yo quiero ser tana...en mi próxima vida me reencarnaré en una tana...aunque tenga que atender un boliche en Buenos Aires, bajo las órdenes de dos sátiros. Todo soportaré con la promesa de muerte de la tana-cordobesa-cuyana.
¿Habrá también tango y tarzanes, Susi?

María W. dijo...

Entiendo el recuerdo. Van por el mismo camino. Un beso.

Adrianina dijo...

La muerte siempre produce curiosidad.
En lo que a mi respecta no me preocupa demasiado lo que hagan con mi cuerpo, moriré en paz porque estoy en paz conmigo misma. Claro que no tengo ningún apuro...

Un beso.!