jueves, 27 de mayo de 2010

Improbable conversación entre una mujer y un hombre, sentados en un bar nocturno, hablando de viejas pornografías televisivas



EL: ¿Vamos a un hotel?

ELLA: No sé, estoy cansada, conversemos un poco y después vemos.

EL: OK. Estaba pensando en Internet. Creo que acabará con la pornografía.

ELLA: ¿Cómo? ¿No es al revés y la incentiva?

EL: No. ¿A quién puede interesarle hacer un click y que aparezca una catarata de tetas, y encima gratuitas? Cuando era chico iba a un cine que permitía la entrada a menores de edad, camuflados en la parte de arriba. No te daban una entrada común sino un papel que parecía el número de una rifa. Arriba el ambiente era turbio. Parecía más peligroso que una operación de contrabando. Y por eso era hermoso. No había más dinero que para ir una vez al mes. De grande, tenías que juntar coraje el sábado y elegir la porno en el videoclub, y si se acercaba gente al mostrador en el momento de pagar, la tapabas con una de Bergman, que también llevabas y por supuesto luego no veías. Hasta que llegó el maldito sistema Blockbuster que todos los negocios copiaron, ese de verificar en voz alta el título de las películas elegidas. El niño/empleado con cara de Einstein te decía: ¿”Entonces lleva Amarcord y Blancanieves y los siete enanos degenerados?” Esa adrenalina no se compara con nada, odio la pornografía por Internet, segura, gratuita, y a disposición las 24 hs.

(Entra una mujer exuberante y se sienta con tres tipos en la mesa de al lado. Pone cara de comerse a todos los hombres del bar. Ella la mira y él trata también de verla, pero con disimulo)

ELLA: ¿Te acordás del cine erótico de los viernes? Lo daban por el cable. Había una chica que era tan hermosa como estúpida. Hacía de todo con carita de Heidi, aunque en realidad no se veía nada.

EL: Por supuesto. Era en el canal I-SAT. ¿Cómo se llamaba ella? Tenía el nombre de la protagonista de un cuento de Poe. ¿Ligeia?

ELLA : ¡Justine!

EL: ¡Eso! Y luego daban otra de unos extraterrestres que estudiaban el comportamiento sexual de los humanos mediante un aparato que les permitía sentir como ellos. Había uno que se llamaba Teo y se enamoraba de una humana y no quería volver porque se la pasaba dale que te dale. En las escenas calientes pasaban a 3 D y había que ponerse los anteojos especiales. Imagino a miles de televidentes cambiando en ese momento a las gafas bicolores. Televidentes con dinero, claro.

ELLA: Tampoco mostraban nada fuera de lo común, en los momentos en que se podía ver algo explícito, con la cámara filmando en redondo para mejorar el efecto tridimensional, justo se interponía una columna, un mueble o uno de los participantes, de espaldas.

EL: ¿Y las películas que daban en los canales codificados? Si no pagabas se escuchaba bien, pero se veía la imagen completamente distorsionada.

ELLA: Sí, pero de vez en cuando, durante un microsegundo, la imagen se quedaba quieta y se podía ver algo. Además, si ibas de un canal explícito al otro, tenías otro microsegundo de escena sin distorsionar, aunque no siempre funcionaba. Otras veces se podía ver claramente, pero sólo la mitad de la pantalla.

EL: ¿Un microsegundo? jajajajajajaja! había un mito urbano que decía que a veces el empleado del cable, adrede o por accidente, dejaba de distorsionar la imagen y podías verlo todo, y gratis. Yo me he pasado horas esperando eso, y nunca ocurrió. Igual el asunto me excitaba bastante. Todos mis amigos y los padres de mis amigos, incluido el mío, cada uno en su casa, hacían lo mismo todos los viernes. No sé si era la excitación o la distorsión, pero los ojos te quedaban destruidos y la cabeza partida al medio, como la pantalla del microsegundo. No sé si las mujeres harían cosas así.

ELLA: Yo las hacía. Aunque a veces me excitaba pensando que esa mancha era el miembro de él en las tetas de ella, cuando a lo mejor eran un codo, una pierna o una cabeza.

(Aquí ambos se ríen a carcajadas llamando la atención de todo el bar, incluida la pechugona de al lado que se levanta y pasa junto a ellos)

ELLA: ¿La viste? Te pasó por al lado mostrándote las tetas.

EL: No me las mostró a mi. Se las mostró a todo el bar. ¿Habrá escuchado nuestra conversación?

ELLA: No creo. ¿Vamos al hotel?

EL : ¿No es un poco tarde ya?¿Lo dejamos para otro día?

ELLA: ¡Bueno!





17 comentarios:

Viviana dijo...

Jaja. ¡Qué épocas! ¿Y si te digo que con mis amigas del secundario acompañábamos esas veladas con ginebra y seven-up?
Hasta me hiciste dar nostalgia.
Un abrazo

Mariela Torres dijo...

Y, ¿quién sabe qué cosas habrá desterrado Internet de verdad y nosotros aquí, tan tranquilos?

Lena dijo...

¿¿¿¿Él lo dejó para otro día????

Absolutamente de acuerdo con el título: improbable....

jajajajajajajajajaja!

Un beso con mantel!

Isabel Estercita Lew dijo...

Justine es un pelotazo, la de los extraterrestres calentones fue divertida, pero no hay como las porno brasucas, son desopilantes


Tratándose de mí, más que probable

Estercita

Merche Pallarés dijo...

Reconozco que soy de otra generación... Nunca me han gustado las peliculas porno, de hecho la única que vi es "L'histoire d'O" que no era porno sino "erótica" pero recuerdo que a O le hacían de todo pero a ellos no se les veía absolutamente nada y ella desnuda durante toda la peli. Al final llegó la guinda: la marcaron con un hierro candente en el trasero ¡como si fuera una vaca! Salí asqueada y ¡nunca mas!
Me he reido con tu post y también me sorprende que al final lo dejan para otro día... Besotes, M.

Magah dijo...

Debo reconocer mi error, su erotismo es de ostias! Implicito y escondido como nos sigue gustando a quienes mirabamos como podiamos esos bultos que permitian que uno viera lo que quisiera!

Ya me imaginaba que usted lo tenia escondido!

Abrazo!

Laura dijo...

Esta claro que el porno no es sólo cosa de hombres. LA conversación consiguió excitarla a ella. ¿Será sexo oral? Ay, la tele, la tele...

Un saludo

untitle dijo...

Retomando lo primero, de la cuestion que en internet ya no tiene tanta gracia la pornografia, ya lo decia Nietzche (q a pesar de ser bastante machista le doy un poco la razon en esto):
" Dos cosas quiere el varon autentico: peligro y juego. Por ello quiere a la mujer, que es el mas peligroso de los juguetes."

Las dos ultimas partes de la conversacion no son muy creibles, el resto seguro si!


Sigo escuchando Pubis Angelical, disco queno necesita muchas palabras.


=)


...

Mari Carmen dijo...

¡Madre mía! ¡Un hombre diciendo que no! jajaja, me encanta. Me ha encantado esta conversación. Yo creo que es un hombre atípico. Conozco montones que su vida gira en torno a la pornografía de Internet. Nunca lograrían tener otra, a menos que la paguen.

Un abrazo

Cristina dijo...

Según Wikipedia, el doctor Claudio Violato de la Universidad de Calgary, efectuó una serie de estudios exponiendo repetidamente a la pornografía (es decir, seis sesiones semanales de 1 hora) aun grupo de voluntarios. Después se observaron numerosos cambios en las percepciones con respecto a la sexualidad y la conducta sexual, especialmente la trivialización de la violación como una ofensa criminal.

Wikipedia no lo dice, pero se comenta que antes de los estudios el Dr. Violato se apellidaba Pérez.

BLUEKITTY dijo...

Dicen que cuando uno se va poniendo viejo, comienza a añorar el pasado y pensar que todo era mejor. Pasa incluso con la pornografía? Jajajaja, ya me veo diciendo pornografía era la de antes, carajo!

Igual, que triste final che!

El salmón gombrowicziano dijo...

Habrá que desenvainar las espadas del texto,
Y escribir una canción aunque no haya algún pretexto,
y dedicársela al primero que pase caminando,
al que se quedó pensando, al que no quiere pensar,
al olvido selectivo, a la memoria perdida,
a los de los pedazos de vida que no vamos a perder... jamás.

Carnaval de Brasil

América dijo...

Buenas noches Marcelo.

Así es,se va perdiendo el misterio,la curiosidad,se descubre todo de sopetón!,lo aprendes todo muy rápido.

Un fuerte abrazo.

SIL dijo...

Comentario improbable:

No recuerdo haber
visto y/u oído y/o adivinado y/o querido y/o sido forzada

a / algo de todo lo aquí descripto...

:)

Besos miles, Marce.

Gracias por las sonrisas,
se andan necesitando mucho por este pago...

SIL

TORO SALVAJE dijo...

Él va a apostar por la pechugona.
Se lo juega a todo o nada.

Hace bien.

Saludos.

Patty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Patty dijo...

Naaa. Yo apuesto a que en algun lugar, esa conversación sea probable. Idealista? Siiiiiiii.

Besos!