martes, 25 de mayo de 2010

La rata nocturna y los sobrevivientes

Deambulo por la casa como una rata nocturna que olfatea medrosa y hambrienta buscando comida. Entre tanto, a diferencia del roedor (o no, quien puede saberlo) pienso. Pienso que en cada hombre o mujer hay un sobreviviente. Incluso –tal vez especialmente- en aquellos que no saben que lo son. Debemos sobreponernos a la tragedia de la vida aunque ignoremos para qué, o dejarnos morir. Y no estoy pensando en tipos con problemas terribles. Me refiero, por ejemplo, al monótono comerciante con su vida pequeña. Él también es un sobreviviente que milagrosamente se despierta cada día, en un mundo que es hostil hasta en sus paraísos privados. Pero además, mientras estamos aferrados al pedazo de madera que evita que nos hundamos (familia, trabajo, dinero, pasatiempo favorito o cualquier otra adicción) ni siquiera podemos esperar que al final de la aventura exista un lugar seco y cálido donde podamos descansar, porque la única certeza que tenemos es fría y húmeda como la tumba que espera por nosotros.
Encontré un chocolate mordisqueado sin quitar el papel. Hay otra rata en la casa. Tal vez ella tenga las respuestas que no encuentro. O tal vez no tenga ninguna, empeñada como está en sobrevivir. De un modo u otro, ella y yo nos parecemos.







La "rata de Venecia" es de Sergik

22 comentarios:

marichuy dijo...

Marcelo

Todos somos sobrevivientes. Sabiéndolo o no, todos hemos sobrevivido a un algo o a un alguien. Y a veces también, para sobrevivir, hemos mordisqueado un chocolate (amargo, bien amargo)... a escondidas.

Saludos

SIL dijo...

En virtud, mi querido Marce, de que la única certeza que tenemos es fría y húmeda como la tumba que espera por nosotros, no queda otra que disfrutar del chocolate y no perder de vista a la otra rata que anda por la casa !

Y deje de desafiar a ese gato...
¨esa pantera que nos es dado divisar de lejos¨ ;))

Beso.

SIL

Lena dijo...

Hay algo que diferencia a la rata del hombre.

La rata come chocolate: se alimenta para sobrevivir.

El hombre come chocolate: se alimenta para sobrevivir y goza, paladea, relame.

La rata copula para perpetuar la especie. Ley de vida.

El hombre copula para perpetuar la especie. Folla, fornica, hace el amor. Y goza, paladea, relame. Ama.

Los únicos instintos que existen son el instinto de la vida y de la muerte.

El hombre los solventa con placer.
Las ratas no.

Un beso con mantel!

Mariela Torres dijo...

Yo soy rata en el horóscopo chino, y también me siento así a veces.

Saludos.

Pamela dijo...

Sin duda sobrevivientes! me hiciste pensar en mi. Los gatos son muy sabios, no trates de engañarla. Abrazotes

Marcelo dijo...

Me preguntaba de donde habría salido esta ratita. Me parece saberlo: de la biblioteca junto a la computadora sobresale el lomo de un libro de José Bianco que se llama, ahora caigo, "Las ratas"

Antón de Muros dijo...

Te dejo mi abrazo de 25 de mayo ;-)

Antón.

Isabel Estercita Lew dijo...

Las noches deambuladas por tu casa parecen interesantes, pues aunque no haya rata hay roedores de bibliotecas

Beijos

Estercita

esteban lob dijo...

¿Y, para los que creen en la reencarnación, no habrá una rata evolucionada, que-como dice Lena más arriba- pudiera solventar también placeres como gozar, paladear y relamer?.

virginia pinon dijo...

Despues del final de Lost, leo esto y me haces llorar Marcelo... claro que si, somos sobrevivientes, y ojalá pudieramos ser conscientes de ello cada instante que pasa... pero la vida misma nos come dia a dia.

Marcelo dijo...

Nota
En mi casa no hay ratas, aunque no recuerdo bien los signos del horóscopo chino. Y además tengo un gato. Lo que no sé es por qué a veces me parece que el gato me mira con cierta dosis de odio, sospechando saber quien soy en verdad. Yo devuelvo su mirada con una mezcla de sorna y temor porque es imposible que sepa quien soy: hace cuarenta y pico de años que intento lo mismo sin ningún éxito.

miralunas dijo...

sobrevivir sin saber para qué y sobrevivirnos sin saber a quién. puto dilema que no nos deja morir sin dolernos, dice usté?
lo parió qué martes!

perfecta imperfección. otra más.

miralunas dijo...

escuche: no se acostumbre a mis ponderaciones, eh?
porque me gusta cuando anda como ese perro viejo; no sé, lo quiero así, vió?

Θαλῆς ὁ Μιλήσιος dijo...

Teorema de Lates de Mitelo: El agua es la sustancia universal primaria, el mundo está animado y lleno de divinidades. Parar es humano, llover es divino. O sea: siempre que paró llovió

Anónimo dijo...

"El Penetrador de Barracas" :
¿Tiene acciones en Látex Prensa?

ANABEL dijo...

Te encuentro trascendente, ¿qué te pasó? ¿el doscientos aniversario de independencia te bloqueó? ¿te han puesto a dieta? Sincérate.
Por cierto, tengo un hamster ruso llamado "Queso" que está deseando conocerte.
Besos

Cristina dijo...

Las elecciones marcan la diferencia mientras se sobrevive entre el nacimiento y la única certeza. Hay ratas que buscan chocolate. Hay hombres que tienen bibliotecas.

Magah dijo...

Me gusta este Cronista que deambula los dobleces mas oscuros. Las propias miserias.
Abrazo y aplauso.

Cigarra dijo...

Saludos a la rata de una "gata" (¿sabías que a los madrileños nos llaman gatos?) Mentras haya chocolate, merece la pena ir sobreviviendo. Y oomo dice otro comentarista, busca a la otra rata, que lo mismo congeniais.

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
Tu metáfora roedora nos lleva por el camino hasta el queso...
Mientras perduren los incisivos y encontremos chocolate por el camino...
Un cordial saludo de otro roedor,
Luis

ALE. dijo...

Después de haber experimentado la imagen de la única certeza (si bien la mía no será húmeda,más bien humeante)decido dejar dudas, planteos y reflexiones y me voy ya a comprar todos los Shot que crea necesarios para sobrevivir a un insomnio insolente.
Porque la doble I,puede ser peor que la triple A.

Besos.

Pescadora de Perlas dijo...

La soledad y el silencio, la mirada entreabriendo puertas. Y así vamos por la vida, una puerta se cierra y otra se abre, al menos es lo que esperamos.
Conozco muy bien la sensación de esta ratita.

Bsos, interesante y profunda metáfora.