domingo, 16 de enero de 2011

El ladrón de Norah

Yo que soy borgeano, siempre sentí recelo de Oliverio Girondo. Es obvio darse cuenta de que el hombre de posición acomodada, seductor y poeta era demasiado para Georgie y su platónico amor por Norah Lange, ese de libros y caminatas. Oliverio la conoció en una fiesta en que Norah había llegado acompañada por Borges y fue éste quien los presentó, como indicando a los amantes su destino inexorable. Al rato de conocerse y ya estando uno al lado del otro, se derramó vino de una botella y Oliverio le prometió a Norah

- correrá sangre entre nosotros.

Y corrió la sangre. De la fiesta, Norah se marchó con Oliverio y nunca fue de Borges. Años más tarde se casaron y el autor de El Aleph, eterno perdedor con las mujeres, continuó enamorándose perdidamente de otras damas.
Cometí el error de tomar partido en el asunto sin considerar las elecciones de Norah Lange. Y así, respeté y gusté de la poesía de Girondo, pero siempre comentando que es un poeta menor y sin comparación posible con Borges.
Esta noche me crucé con dos hermosas poesías de Oliverio y decidí que llegó el momento de perdonarle su osadía. Al fin y al cabo, creo que Dios fue justo en el reparto: para Oliverio Norah, unos versos eficaces, dinero. Y a Borges le reservó la soledad, la ceguera, la inmortalidad.

Claro que no les preguntó a ellos qué hubieran querido elegir.





Puedes juntar las manos

La gente dice:
Polvo,
Sideral,
Funerario,
y se queda tranquila,
contenta,
satisfecha.
Pero escucha ese grillo,
esa brizna de noche,
de vida enloquecida.
Ahora es cuando canta
Ahora
y no mañana
Precisamente ahora.
Aquí.
A nuestro lado...
como si no pudiera cantar en otra parte.
¿Comprendes?
Yo tampoco.
Yo no comprendo nada.
No tan sólo tus manos son un puro milagro.

Un traspiés,
un olvido,
y acaso fueras mosca,
lechuga,
cocodrilo.
Y después...
esa estrella.
No preguntes.
¡Misterio!
El silencio.
Tu pelo.
Y el fervor,
la aquiescencia
del universo entero,
para lograr tus poros,
esa ortiga,
esa piedra.
Puedes juntar las manos.
Amputarte las trenzas.
Yo daré mientras tanto tres vueltas de carnero.


DICOTOMÍA INCRUENTA

Siempre llega mi mano
más tarde que otra mano que se mezcla a la mía
y forman una mano.

Cuando voy a sentarme
advierto que mi cuerpo
se sienta en otro cuerpo que acaba de sentarse
adonde yo me siento.

Y en el preciso instante
de entrar en una casa,
descubro que ya estaba
antes de haber llegado.

Por eso es muy posible que no asista a mi entierro,
y que mientras me rieguen de lugares comunes,
ya me encuentre en la tumba,
vestido de esqueleto,
bostezando los tópicos y los llantos fingidos.





Agradezco a Incal, del blog Usa el reflejo, este reencuentro con Oliverio

36 comentarios:

SIL dijo...

Yo no sé que hubieran querido ellos.
Sólo sé que la inmortalidad tiene un altísimo precio.

Yo percibo- yo opino-

que hay una marcada influencia borgeana en esa girondeana DICOTOMIA INCRUENTA...

besos Marce

SIL

Iraide dijo...

Bravo!
Aplaudo esa genial "Dicotomía Incruenta".

Mentes, palabras, manos prodigiosas.
Gracias.

SUREANDO dijo...

Y otra vez ese efecto que encadena los blogs de los amigos y esa osadía perdonada...
pasa por casa Marcelo a leer la gratitud de Oliverio.
Un abrazo
Beatriz

miralunas dijo...

como he aprendido con usté a jugar con Borges, me vine a la carrera a ver qué decía usté de Oliverio. ja! de lo bien que ha hecho en perdonarlo!
verá usté, las caminatas y los versos, cuando faltan; y en esa época... sobraban!
en cambio, un aristo atorrante y versero de mirada viciosa..., pues, a las mujeres nos atrae como un imán. y en esa época, había que animarse!

(ahora, entre nosotros, a la dicotomía esa..., no la escribió usté?)

y deberíamos discutir si Oliverio no es un poco inmortal.

abrazos!

incal dijo...

que interesante!!!
Antes de publicar los poemas de Girondo ,casi estuve a punto de publicar en su lugar unos poemas de Borges (mas afín a mi espíritu)pero me decidí por Girondo por una cuestión meramente intuitiva...

Sentí que debería haber escrito algo biográfico o anecdotico sobre el el poeta,pero la pereza pudo más y simplemente coloque los dos poemas y nada mas.

Obviamente que mi post fue un pase para que vos hicieras el gol.

Saludos desde Montevideo.
LUIS

Ana dijo...

Como cierto poema al "Borde" de abril de 2009, donde a otro poeta se le escapaba el amor. Me desperté leyéndolo.
A mi no me cae bien. Me gustan los perdedores, claro que no sabemos si fue pérdida. Y que Dios nos libre de lo bueno, que de lo malo me libro sola.

Malena dijo...

No se puede discutir la grandeza de Borges como escritor. Pero la entiendo a Norah. Esa cosa circunspecta de Borges debe haber terminado por aburrirla, pobre.
La imagino diciendo "parece que va a llover" y a Jorge replicando "la lluvia es una cosa que sin duda sucede en el pasado". En cambio Oliverio no hubiera dudado en largar un "se largo ya".



A mi siempre me gustó éste:
Me parece que vivo
que estoy entre los ruidos
que miro las paredes,
que estas manos son mías,
pero quizás me engañe
y paredes y manos
sólo sean recuerdos
de una vida pasada.
He dicho "me parece"
yo no aseguro nada.

MaLena Ezcurra dijo...

La primera vez que me enteré de Norah fue por un libro de María Esther de Miguel y quedé enamorada de esa pelirroja con caminar de pájaro.

No tengo duda si yo fuera ella me enamoraría perdidamente del hombre que me dice:

"correrá sangre entre nosotros"


Borges era aséptico en cosas de mujeres , a él lo desvelaban los laberintos, el tiempo, las bibliotecas, a contraposición de Oliverio que no podía amar a una mujer si no tenía alas para volar.


Sobe girondiano va por tu calle.




M.

carmensabes dijo...

¿Un poeta menor?...

Te puede gustar más Borges por supuesto, grandísimo, pero Girondo será siempre "una perdiz a la crema".
Y es que yo me considero una mujer a lo Girondo, faltaría más...

Un abrazo, te leo siempre pero hoy además escribí, no me quedó otro remedio.

Marcelo dijo...

Dios tampoco lo sabría Sil! Y la dicotomía es girondeana, borgeana, perfecta!

Totalmente de acuerdo Iraide!
Un abrazo

Marcelo dijo...

Es hermoso lo que has puesto Beatriz! Recomiendo verlo en Sureando...

Claro que es un un poco inmortal Oliverio! Y mil años después, como verás, le sigue ganando la lánguido Georgie...
Un beso

Marcelo dijo...

Incal: hay asistencias que son más valiosas que el gol!
Un abrazo y gracias

Ay Malena!
Lo seguimos torturando a Borges...qué culpa tenía si vivía en la biblioteca? Oliverio era un pícaro y además escribía...Por eso mi ojeriza!

Marcelo dijo...

Malena E: No vaya dando fórmulas secretas, no sea cosa que le susurren alguna en un bar de Buenos Aires!
Un beso palermitano

Marcelo dijo...

Ana: qué sería de la poesía sin los perdedores? Ese es el problema de Oliverio, ganaba siempre! Pero no podemos más que perdonarle su éxito literario, con las mujeres, con la economía...

Marcelo dijo...

Carmensabes
No era Oliverio un poeta menor sino yo un lector menor, no le carguemos al poeta pecados que no cometió, ya que tuvo unos cuantos pero no el de la literatura menor.
Claramente es "una perdiz a la crema".
Pero mi estupidez ha tenido un momento tan gratificante como inesperado: que me dejaras un comentario!
Un abrazo

miralunas dijo...

barajo! este embrujo de respuesta personalizada se lo debemos a la pelirroja con caminar de pájaro y esa mirada de "yo no fui". me parece.

salute, Norah!

SUSANA dijo...

¿Y fue justo Dios con Norah? (con “h” final, como le gusta a Usted) Difícil saber. La Musa del Ultraísmo, esa sirena y única presencia femenina en la nómina de los cuarenta y cinco masculinos de la Generación del 22, escribió estas líneas que encabezaron mi artículo alguna vez y cada vez que las leo, me gustan más.
“No me dejes sola frente a los ceniceros, a la mesa, a los libros abiertos, al ajedrez en su estuche, porque todo está allí esperando tu ausencia para vigilar mi asombro”
Conoce mi opinión, alguna vez tratamos el tema a propósito del chismetero Williamson. Quizás fuera la Mujer “que le dolía en todo el cuerpo” a mi Maestro, quizás no. En todo caso no gravitó en Borges como afirma el británico. Me parece importante mencionar que Norah Lange era narradora y poetisa y tuvo voz propia cuando no estaba bien visto que las féminas escribieran prosa. Y escribió uno de los más bellos libros de memorias infantiles de la literatura latinoamericana: “Recuerdos de Infancia” (1937).
¿Oliverio? Un tipo simpático! Con la excusa de probar su punto con la poesía…levantó varias polleras! He leído algunos trabajos de él que me han gustado, incluyendo los de su artículo.
La guapa Norah se dejó robar por el hombre que no titubeó, finalmente era Mujer a las cosas.
Un beso.

Marcelo dijo...

Estimada Miralunas
No son buenos los embrujos porque tienen ese no se qué de obligarnos a hacer lo que sin ellos no haríamos, y menos cuando se hace a distancia. Sin embargo, en caso de verla le hago llegar su salute. Me refiero a Norah y ojalá que eso tarde en suceder, porque de lo contrario querría decir que he ido a donde ella se encuentra y por ahora no quisiera!
Un beso

Marcelo dijo...

Ahí llegó la defensora del pueblo femenino! Buenos días Susana! No me diga que se le va a quejar también al Altísimo en su defensa de Norah!! Porque como todos sabemos el sujeto lleva barba blanca y todavía no conozco a ninguna de sus féminas portar una así, consecuentemente Dios es hombre...
Nuestra querida Norah (efectivamente me gusta esa hache que la acerca a Norah Borges, la mujer que seguramente menos se le parecía en el mundo)hizo esta dedicatoria de sus Cuadernos de infancia (según la cátedra, su mejor trabajo)
"A Oliverio Girondo -cuyo elogio siempre resultaría mezquino- por su severa,generosa y paciente culpabilidad en este libro"

Coincido con Usted, Norah no gravitó tanto en la vida de Georgie, quien era persistente en sus fracasos amorosos pero no obsesivo, porque cambiaba de musa inspiradora con cierta asiduidad. Con sólo pensar que en cada trabajo clave le aparecen dos o tres candidatas es suficiente, le sumo el caso de "Ulrica", que a nuestra inefable María K. autocandidateándose podemos agregarle una auténtica y nórdica Ulrica (creo que se llamaba Ulrique)

El valor de la Lange en nuestra literatura sigue sin ser debidamente reconocido y detrás de su "un tipo simpático" olfateo otra vindicadora del balbuceante Geogie en su lucha desigual con el incomparable Oliverio, ese que mezcla el vino con la sangre.
Muchas gracias!

SUSANA dijo...

Buen olfato. Efectivamente, lo vindico. Gracias a Usted por su respuesta. Un beso.

Pamela dijo...

Mi querido Marcelo, Olvida usted que a Dios lo inventaron los hombres precisamente. NO es bueno tomar partido por los que amamos, ya sabemos.

A la lectura de tu texto no pude no recordar el estado de lamentable abandono en que está la tumba de Norah y Oliverio en La Recoleta ¡Dónde más!. Deberíamos ir a llevarles flores algún día

Luis dijo...

Hola Marcelo:
No puedo opinar por desconocer a los autores que mencionas.
Cordiales saludos,
Luis

http://museodelaeterna7.blogspot.com dijo...

Querido Marcelo,como el mismo Borges, lo pensó de shakespeare: "A veces dejó en algún recodo de la obra una confesión,seguro de que no lo descifrarían".Acuérdate que en el poema "Browning resuelve ser poeta", nos dice:
"Si una mujer comparte mi amor/mi verso rozará la décima esfera de los cielos concéntricos/ Si una mujer desdeña mi amor/ haré de mi tristeza una música /un alto rio que siga resonando en el tiempo..."
Ahora, ya sabemos que los dioses nos proveen de avatares y contingencias, para que tengamos luego algo que cantar, y contar.
Por otro lado, Kerouac, nos conmina a "escribir en celo".
Te envío un beso, amigo hermoso, y "Gracias quiero dar al divino laberinto de los efectos y de las causas...por el juicioso oficio de tu escritura.

Alelí dijo...

marcelo, sólo te puedo decir que me enamoré de este post.

la historia de los enoamorados, la frase que soltó el poeta y los poemas son especialmente sabrosos.

besos

Marcelo dijo...

Dale Pame! Fui varias veces a la Recoleta y sin embargo no recuerdo haber pasado por esa tumba...
Pichi Huasi!

Marcelo dijo...

Un abrazo Luis!

Marcelo dijo...

Querida Ana María! Qué sería de nosotros con un Borges feliz? Es cruel plantearlo de este modo, pero es así.
Un beso enorme y muchas gracias por darte una vuelta por aquí.

A todos los que aman a Borges les recomiendo darse una vuelta por este blog:
www.museodelaeterna7.blogspot.com

Jazmin dijo...

No sé si amo a Borges.

Sé que lo admiro. Como se admira lo que se sabe grande aunque se desconozca.


Quizás, haya pasado justo hoy por acá, en el comienzo de un año que será un tiempo de encarar todos los pendientes. Uno de ellos, Borges.
Y quizás, otro quizás, vaya empezando por su casa, que parece oler a él por todos los rincones!


Qué cosa. Quizás Borges habría podido enamorarse de cualquiera de nosotras, pero nosotras... creo que todas nos habríamos enamorado de Oliverio.
Ante la oferta de desangrarse juntos la vida mortal... o acompañar la inmortalidad de otro, ud, qué habría elegido?

Malvada Bruja del Norte dijo...

Opino como Sil, la inmortalidad tiene un alto precio.

Merche Pallarés dijo...

Me he perdido... Besotes, M.

Mariela Torres dijo...

A mí no se me hubiera ocurrido tomar partido. Las elecciones amorosas de una mujer no tienen importancia. Ah, claro, hablamos de poetas. En fin.

Besos.

Marcelo dijo...

Hola Jazmín!
Los libros nos buscan a nosotros, no nosotros a ellos. Cuando Borges te busque dejate encontrar. Y cuando Oliverio te enamore, vos sabrás.
Un saludo!

Marcelo dijo...

Malvada bruja
Vos lo pagaste, puesto que las brujas suelen ser inmortales!

Marcelo dijo...

Busca Merche...busca (y también puedo ayudarte si me dices dónde te perdiste)

Marcelo dijo...

Los poetas lo embrollan todo. Mariela. Debemos recordarlo!
Un beso

Marcelo dijo...

Alelí: No te enamoraste de este post, seguro que te enamoraste de los poetas!
Igualmente muchas gracias!