miércoles, 20 de julio de 2011

Una historia de sexo

La fálica llave traicionó a su cerradura de toda la vida con otra. Intentó explicarle a la amada que el desliz fue provocado por un brazo irresistible (no sabemos si real o imaginario) quien la introdujo en el conducto equivocado. Vana justificación, la cerradura no entró en razones porque es muy tradicional. Los delatores fueron el chismoso del candado y la microllave que lo penetra, quienes frígidos por vivir en perpetuo acoplamiento, viven mirando lo que pasa en el llavero.

26 comentarios:

aina dijo...

Me alegra comprobar que el Camembert no estaba en mal estado.
Una situación complicada, malditos microllave y candado chivatos. esperemos que la cerradusa sepa perdonar a la llave, un desliz lo tiene cualquiera.

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura dijo...

La canción de fondo, Marcelo. La canción de fondo...abre puertas por sí sola.

;-)

LA NOVIA dijo...

Que más decir... Pura envidia...

Lo más lamentable es que la cerradura sin "esa" llave se queda sin sentido de ser, o en todo caso la sustituta será una copia exactamente igual...

Bella música Marcelo...

Beso

Merche Pallarés dijo...

No he oido la música, lo cual es raro, raro... Mira, querido Marce, lo de las llaves, el llavero y la cerradura ya me pillan muy lejos del juego erótico. Una lástima pero es así. Al único que espero, por ahora, es a San Pedro con sus llavenonas que prometen... ¡y mucho! Besotes, M.

Iraide dijo...

Pues la llave se perdió. O la robaron quizá.
El seguro cubre el cambio de cerradura.
200 €.
La llave está conmocionada, no entiende nada, pero ¿y la cerradura? ¿cómo explicarle que la llave no huyó sino que la robaron?
No se lo creerá. Pensará que la última vez algo hizo mal, que metió la pata ( y no la llave)

Esto del amor, digo del sexo, es muy complicado. Donde esté un dispositivo a distancia que se quite todo lo demás.

jaja... qué locura, no sé qué digo Marcelo, "usté" perdone. Debe ser el sopor de una tarde de verano.

Buena música también la de Vangelis.
Y ya me voy, ya me voy...
Qué pesada estoy hoy.

Cristina dijo...

Las ganzúas no tienen esos problemas. Con desparpajo anuncian que son polígamas por naturaleza, y por eso no hay traición. Con idéntica amplitud, pero más calladas, las cerraduras universales se dejan abrir por todas las llaves, sin conflictos.
Delicias de la diversidad.

Ana dijo...

Tú sabes que si es forzado es delito.
Un brazo que obliga a las llaves, que las fuerza...mas nunca tuve en cuenta a las cerraduras.
Ya me está dando pena. Ufff...
No soporto las llaves blanduchas, de poca firmeza, de papel de fumar; ni las pretenciosas y obstinadas, llaves mal hechas para cualquier cerradura. Soporto bien a las llaves leales que siempre entran por derecho, certeras, y que no dan problemas. Una llave y punto, sin molestias añadidas.
Pero forzarlas...Pobres cerraduras y llaves ¡Tan cruel es su sino!
Voy a fijarme en los llaveros, si encuentro alguno feliz ya te contaré.

Daniel Os dijo...

La rigidez y sequedad con que la llave abandona la cerradura me deja la sensación de que la apertura no la ha dejado satisfecha.

Bastante perturbadita esta tarde de cerrajería…
Un abrazo,
D.

Manuel Sánchez Acero dijo...

Una forma muy sutil y literaria de hablar de sexo, sin duda.

Tu relato me ha recordado a los años 60 estadounidenses, donde las mujeres se sujetaban a sinuosas formas marcadas por la tradición mientras los hombres frustaban sus represiones sexuales en cerraduras ajenas.

Buen relato!

Manu UC.

Marcela dijo...

Que necesidad había de andar contando un único desliz. Espero que se reconcilien, o una puerta se cerrará para siempre.
Besos.

Reina dijo...

Esto es total creatividad....!!!!
Y qué música...!!!!!
La recuerdo de mi juventud... jaja

Malvada Bruja del Norte dijo...

Jajajaja... real como la vida misma.

Rezumas creatividad, Marcelo.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Jajajaja... real como la vida misma.

Rezumas creatividad, Marcelo.

brujaroja dijo...

Cuestión de complejo. La microllave es lo que tiene, qué se le va a hacer... :)
Besos, Marcelo.

SIL dijo...

Esta analogía cerrajera-hot chapeau.

Beso grande, Marce.

SIL

esteban lob dijo...

No sabía que las cerraduras copiaban muchos comportamientos humanos.

Saludos...para colegas tan eliminados futbolísticamente como nosotros.

Gatadeangora dijo...

Seguro que es una llave maestra....¿eh, que pasó?...con esta musiquita no me concentro, me largo chao.
Un ayyyyy!!!!!!!!!....digo un beso.

untitle dijo...

ja!volver a su blog fue como...cómo decirlo...una explocion de hormonas?ja!

ni la menor idea de que fué.-


Saludos,


...

h.j. dijo...

ingenio... me provoca ser un poco llave.
abrazo

Hada Isol ♥ dijo...

La puerta corre el riesgo de no abrirse más si no se reconcilian,a menos que venga una llave maestra y la cerradura olvide esa llave que la traicionó! si no llega el perdón,que llegue el cerrajero!
Me encanta la musica de fondo!
Un abrazo Marcelo siempre ,siempre leerte es genial,ya casi no ando por los blogs pero cuando vengo uno de los primeros blogs que veo es este! siempre original!

Claudia Sánchez dijo...

Peeerooo.... estas cerraduras tan estrechas de mente! ¿No saben acaso que con entrar y salir en cualquier otra cerradura no sirve de nada? ¿Que el acople perfecto solo será con ella? Hay que dejar el tradicionalismo de lado y modernizarse un poco ché, que un error lo comete cualquiera. En cualquier momento le mando una llave de cerrojo y vas a ver cómo se ilusiona... y ahí la quiero ver!
Es un buen micro éste, maestro. lo felicito!
Buena semana!
Abrazo,

Camino del sur dijo...

Ultimamente hasta ese placer se les esta quitando a las cerraduras con los dispositivos en clave y comandos a distancia, osea ha debutado el mundo virtual para estar en onda con los tiempos, restándole todo romanticismo al sistema de contacto perfecto entre una llave y su cerradura.


Abrazos

María Pilar

gaia56 dijo...

Y las puertas sin llaves?
Me gusta el relato.
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Esos frígidos cotidianos que no toleran la felicidad en los demás...

No se libra nadie.

Saludos.

soylauraO dijo...

Ay que habrá deseado ser cerradura ciega...y, además SORDA.

¿Qué pasa con los del llavero????
http://enfugayremolino.blogspot.com