martes, 25 de diciembre de 2012

Fantasmas de Navidad


Quizás los fantasmas también se juntan esta noche, y celebran Navidad en alguna casa vieja. Quizás encienden cohetes y se ríen recordando viejos tiempos. Quizás haya niños espectro esperando que se hagan las doce para abrir regalos. Quizás brinden y algún espíritu borracho desafíe a pelear a un cuñado detestable. Quizás sean todos pacíficos. O tal vez malvados y crueles con los humanos. El quizá que más me preocupa es que estos fantasmas estén reunidos en mi casa y, ahora que me voy a dormir y escucho una especie de silbido que suena a risa apagada, me estremezco. Quizás esa pequeña luz que entra por la ventana y se marca en la pared, es el ojo de un pérfido fantasma que espera a que me duerma, para hacerme no sé qué maldades de ultratumba.


6 comentarios:

SUREANDO dijo...

jajaja yo también lo he pensado y cuando dejo colgando una mano, ràpidamente la guardo dentro de las sábanas, no vaya a ser que algún fantasma me la tome...y así muchas cosas más, sombras, ruídos, pasos...uyuyui
Eres un genio, Marcelo.

Cristina dijo...

Ahora que lo pienso, quizás en mi casa los fantasmas navideños se junten antes, y conspiren siniestros planes para jodernos la fiesta.
Quizá se repartan los rubros, y a algunos les toque soplarles el menú a las tías, de modo que todas las nochebuenas de los últimos veinte años preparen la misma receta de torre de panqueques, huevos rellenos de inmutable sabor, y el inefable vitel toné.
Quizás a otros les toque sabotear la heladera, y hasta lleguen a cortar la energía eléctrica dos horas antes de la cena, de modo tal que a los postres y al champagne siempre les falte algo un toque de frío.
Pero los peores son los que manejan los títulos de los diarios y de los noticieros del día después, difundiendo el porcentaje de damnificados por el pelotudo tic festivo de tirar cuetes y rompeportones, o de apuntar ojos con corchos de sidra.
Algo hay que hacer para combatirlos. Crear una Comisión no parece una buena idea, ¿cierto?

Feliz Navidad para usted y sus fantasmas.

BLAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SIL dijo...

Quizás...


En el caso de mi casa, vienen mis viejos fantasmas, y se ponen tremendamente más sensibles en estas noches, ocupando los lugares privilegiados de la mesa.


Un beso, Marcelo.



SIL

Marcelo dijo...

Y yo que pensaba que sólo me visitaban a mi. Quizás los fantasmas no habiten nuestras casas sino a nosotros!

BLUEKITTY dijo...

Me diste miedo....