domingo, 5 de enero de 2014

Carta urgente a los Reyes Magos



Queridos Reyes, en primer lugar indulgencia por estos cuarenta y cuatro años de falta de noticias mías, anduve un poco ocupado y supongo que ustedes también, de modo que descuento que me entenderán. No descarto que reciban esta misiva con pesar, ya que de adultos niños deben estar hartos. Pero alguien dijo fatalmente que todos llevamos un niño en el corazón y para ganarse la lotería hay que comprar el billete primero, así que aquí estoy. También les pido perdón si hay algún error en esta carta, es que perdí los anteojos para leer ayer en el cine. No quemaré un deseo pidiéndoles gafas, en un rato volveré al cine a ver si un alma caritativa las dejó en boletería.
Necesito saber si ustedes son autónomos o responden directamente al Jefe y es él quien dice que sí o que no a los pedidos. Estoy enojado con el Jefe. Nos tira en este mundo desnudos y aquí abajo es difícil. Una isla de caníbales a veces me parece más acogedora. No pretendo que nos mande de saco y corbata, pero si por lo menos nos dejara llegar como Terminator, que arribó desnudo pero con potentes poderes especiales (me encanta su mirada scanner) sería otra cosa. Me estoy excediendo en la presentación, ustedes están apurados porque mañana es el día y yo también porque almuerzo con papá, de manera que iré al grano. No les voy a pedir los tres deseos a los tres, no sea cosa que ustedes respondan en cada país según su cultura y en Argentina Melchor me diga que ese pedido lo recogió Gaspar, y éste que en realidad era de Baltasar y me quede sin nada. Tampoco pediré cosas genéricas como paz en el mundo porque de eso seguro que se ocupa el Jefe.

A Melchor le pido que me consiga perdón. Perdón de las personas que lastimé; que como nos pasa a todos son las que suelen estar cerca de uno. No alcanza con decir que no tuve intención, no alcanza con decir que traté de ser leal, lo cierto es que he lastimado. No pretendo no dar las disculpas personalmente, pero sé que si Melchor me acompaña quizás las personas ofendidas se sonrían y no quieran asesinarme como suele sucederme.

A Gaspar le quiero pedir alegría. Que a pesar de todos los males de este mundo siga avanzando sonriente por el camino de la verdad, como decía Voltaire, y me ría con todos los que quieran de las cosas increíbles que se ven por ahí.

Y a Baltasar le pido ilusión. Sin soñar no podemos vivir, nadie puede vivir. Que el pan del cuerpo me lo puedo procurar yo solo gracias al Jefe. Y que mi sueños sean posibles, que los roce con la punta de los dedos y no se me escapen.

Queridos reyes habrán notado que mis pedidos son intangibles. Eso los hará más sencillos o más difíciles? No lo sé. Pero si son muy complicados, les vuelvo a pedir el último gran regalo de reyes que recuerdo de mi vida. Tenía cinco años y al pie de la cama estaba el camioncito Duravit, indestructible y eterno, me podía subir con los dos pies sobre él y aguantaba pese a ser muy chiquitito. Ustedes decidan.
Ahora les dejo la comida y el agua a los camellos.
Saludos al Jefe.
Atentamente

Marcelo



14 comentarios:

Nieves LM dijo...

Pues a ver si hay suerte y te traen tus deseos. Saludos.

SUREANDO dijo...

¡Feliz día de Reyes, Marcelo!
Les pregunté cuando pasaron por acá si se acordaban del camioncito, me dijeron que sí, que ellos nada olvidan.
Que eran otros tiempos, que hoy los niños no piden juguetes como ese, pero que los adultos en que han devenido esos niños, están pidiendo cosas sorprendentes. Dicen que están anonadados con tu carta y que no hay problemas de abastecimiento que tu pedido será concedido. ¿viste? Todo gracias a que les escribiste en forma urgente.
¡Disfruta y haz buen uso de tus regalos!
Beatriz

miguel ángel bruno dijo...

Querido,Marcelo: No es habitual que contestemos las cartas de todos los niños de 44 años que nos escriben pero en su caso haremos una excepción, mimar un poco a los grandulones es parte también de nuestra tarea.
A sus peticiones le decimos: "CONCEDIDO"
En caso de recibir alguno de sus deseos confeccionados en forma defectuosa le rogamos nos lo haga saber a través de nuestra oficina de reclamaciones situada en Belén o en la casa matriz "MELCHOR, GASPAR Y BALTAZAR, INC" todo x 2 pesos.
Sin otro particular aprovechamos la oportunidad para saludarlo muy atte. Los reyes magos.

Jo dijo...

marcelo... un autor Fernando Vallejo que me gusta mucho dice... que hay que creen en algo, en una piedra, o en la fuerza de la gravedad o en algo

sin fe no se puede vivir


sigue soñando
y sigue escribiendo

por favor

SIL dijo...

No tuve fuerza de voluntad para escribir mi carta.

Mujer de poca fe...



Besos, Marce.



SIL

Marcelo dijo...

Me los están trayendo, Nieves! Y a vos?

Marcelo dijo...

Beatriz! Gracias por avisarme! Estaba un poco inquieto, es que ya tengo una edad donde uno empieza a sospechar que los Reyes son lo spadres.
Un beso!!!

Marcelo dijo...

Miguel Angel gracias por el mensaje!!! Vos y Beatriz van por el camino de la verdad, ninguna duda tengo de que esos caballeros cumplirán con mis pedidos.
Un abrazo!

Marcelo dijo...

Tus deseos serán órdenes Jo! Vallejo es un autor que tiene mi estima y lleva razón en esto él, que abomina de la iglesia.
Un abrazo!

Marcelo dijo...

Sil!Ponele agua y pastito que pasan igual! Viste lo que me dejó el Demiurgo en el post anterior!?? capo total!!

MAGAH dijo...

Puede hacer una copia para mi?...no me interesa el camioncito, en su lugar quiero un novio con pileta.

Abrazo jefe!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Yo también recuerdo los duravit eran pesados y duros.
Buenos deseos.

Otra vez, gracias por permitirme conocer a SIL.

Amapola Azzul dijo...

Me gustó tu carta. Besos.

BLUEKITTY dijo...

Yo recuerdo haber visto ese camioncito alguna vez a algún amiguito. Quién no volviese el tiempo atrás!