martes, 14 de enero de 2014

ORVUAMERCÍ


Oliveira no la busca por el puente
No brindan Zelda ni Scottie por el Ritz
No se ve la calva de Henry en bicicleta
Pensando en June
Pensando en Annais
¿Para qué ir?
Sin sus fantasmas
No puedo enamorarme de París






5 comentarios:

MAGAH dijo...

¿Quien dijo que no están? Simplemente se han hecho invisibles. Sino Paris no sería Paris.

Beso

BLUEKITTY dijo...

¿Con ganas de conocer París?

Ferragus dijo...

¡Ah! qué hermoso viaje. Saludos, Marcelo.

SIL dijo...

El comentario de Magah es insuperable.


PD: nadie logra no enamorarse de París.


Le mando un beso, Marcelo.

Marcelo dijo...

me gusta provocar a los fantasmas