jueves, 4 de septiembre de 2014


Llega un día en que  uno encuentra  lo que buscaba y lo toma. En momentos de oscuridad parece imposible, y visto desde afuera suena posesivo, pero cuando ocurre uno se olvida de cualquier observación ajena, simplemente da un paso al frente y toma lo que estaba buscando.
Puede ser un amor, puede ser un lugar, puede ser una vocación, puede ser todo eso a la vez. Uno va y  toma lo que estaba buscando  como si fuera un arma, o se aferra como a un salvavidas pretendido por muchos pero que sólo puede ser para uno, con una  convicción que cinco minutos antes no se tenía. Ese es el momento, no se puede fallar, ni siquiera titubear, aunque haya que pelear con otros o por otros, aunque todo pueda estallar en mil pedazos. Es nuestro destino el que está en el aire como una moneda que anhela ser cara, no cruz. Pero al destino hay que ayudarlo a caer cara.

Lo que querés está frente a tus ojos, la moneda está volando ¿Qué esperás?

11 comentarios:

Cami Love dijo...

Qué esperas? Lo mismo pregunto.

Ferragus dijo...

Esos momentos son de una vitalidad increíble; casi estoy seguro que tomarlos, ni siquiera depende de uno: simplemente la vida te lanza al encuentro. Concuerdo contigo !Vamos¡

palomamzs dijo...

Me has puesto nerviosa pensando en esa moneda que tengo que hacer caer del lado correcto. Pero sí, tienes razón, cuando está tan claro hay que pelearlo.

Marcelo dijo...

Nada Cami!!!La moneda está en el aire

Marcelo dijo...

Y yo concuerdo contigo Ferragus! Por completo

Marcelo dijo...

Ya cayó, Paloma? de qué lado?

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No me ha pasado. O peor, no he visto a esa moneda.

esteban lob dijo...

Mientras no sea una moneda falsa...

Marcelo dijo...

Si no la vieron o era falsa, hay que esperar.

Maria Museo dijo...

Hay veces en que no nos damos cuenta que esa es la moneda y la dejamos pasar. Tal vez buscando "la moneda perfecta" que nunca vendrá

Marcelo dijo...

No hay que dejar pasar ninguna moneda que nos parezca que es esa, ¿no María?
“Licores fuertes/como metal fundido”, que decía Rimbaud, seguramente su escritor preferido." (Dublinesca)
Un gusto verte por aquí!