sábado, 16 de mayo de 2009

Un millón de veces la misma historia

Uno intenta siempre revelar arcanos
De Príncipes Grises, planetas lejanos
De amores que escurren
De nuestra memoria
Pero sin embargo termina contando
Un millón de veces la misma historia.

14 comentarios:

gloria dijo...

Siempre habrá matices que contar en un misma historia, siempre habrá puntos de vista que recordar... y, a veces, es bueno echar la vista atrás.

Echaba de menos tus versos.

Un beso

SUSANA dijo...

Quiénes cuentan historias son una rara especie de demiurgos que revelan y comparten sus mundos mágicos. Parecen –y sólo parecen- territorios similares. De las palabras mensajeras depende la suerte de los secretos arcanos.
A veces, son "Palabras, palabras desplazadas y mutiladas, palabras de otros fue la pobre limosna que le dejaron las horas y los siglos" JLB, otras, son un millón de invitaciones a transitar esos mágicos mundos…todo depende de quien lea.

Un beso Marcelo!

Camille Stein dijo...

siempre la misma historia

... acumulados retazos
que la explican
la complican
la enriquecen

... las palabras
abriéndose y cerrándose
en eternas espirales

un abrazo, Marcelo

SUSANA dijo...

Marcelo:
A propósito de ese interesante "Victoria y sus Amigos" en su side-bar (no lo he leído, pero me lo tengo prometido y ahora con más razón) Victoria Ocampo dice en “Testimonios” de Gabriela Mistral: “…Esta chilena, maestra de escuela en su juventud, es una de las figuras más misteriosas, atractivas, caprichosas y nobles que he conocido. Llegó donde llegó por mérito propio…” Y Gabriela, decía a su vez de nuestra Victoria: “…Usted me ha hecho mucho bien, yo necesitaba saber, saber (repite) que el blanco completo puede ser americano genuino. No puede usted entender cabalmente lo que esto significa para mí. Ha sido descomunal mi sorpresa de hallarla a Usted tan criolla como yo”.

“En la tierra seremos reinas, y de verídico andar” escribió Gabriela en “Saudades”.

“Si se es reina, hay que serlo de un verídico andar” escribió Victoria Ocampo

¡Qué gloria el encuentro de estas damas!

Muchas Gracias por compartir el bocado imperdible de ese libro!

Un beso!

Cecy dijo...

Puede ser Marcel.

Pero no estoy segura que sea exactamente la misma historia.

Algo deben tener que las diferencia, aunque minimo sea.

Besos.

Helena dijo...

Yo tengo la mania de releer algunos libros despues de unos años y siempre lo descubro distinto,ya no es el mismo libro, aunque la historia si lo sea, como nunca es el mismo agua la que discurre por el cauce del rio... Tu no eres el mismo que ayer por lo tanto...nunca contaras la misma historia. Un beso Marcelo.

gabo dijo...

No quedan ya palabras por inventar, todos usamos esas palabras finitas para expresarnos. Pero no todo pasado es historia, allá atrás hay un pasado muerto esperando ser explorado, solo que nos empeñamos en buscar a ese principe con poder y un pueblo obediente, es lo que queremos escuchar.

Laura dijo...

Será que eres un cuentista...
Pero de los buenos. Ya te contaré la experiencia con los nenes y el cuento del príncipe gris, jaja.
Un saludo

ana. dijo...

Es que esa es la historia, Marcelo, uno escribe para contar su historia y repite su historia en todas las historias ¿cuántas veces dije historia? ¿cerca de un millón?

Un beso grande.

Malvada Bruja del Norte dijo...

"El eterno retorno". ¡Que le haremos si la humanidad es así de poco original!

Haifa dijo...

Y si, somos una especie repetitiva, pero tarde o temprano aprendemos

Ana dijo...

Lo que cambian no son las historias, porque las historias de todos siempre se repiten, sino la manera de contarlas.

brujaroja dijo...

Siempre escribimos la misma historia. Será por algo.

Ivette Marie Serrano dijo...

Marcelo, me gusta mucho su blog. Se respira buena vibra. Creo que volveré.

Gracias por sus comentarios. Un abrazo desde el Caribe