sábado, 13 de febrero de 2010

50


¡Te doy cincuenta!
Le dijo un tipo
¡Cincuenta besos!
gritó el muchacho
¡Cincuenta vueltas!
Uno en la moto
¡Cincuenta ratos!
Pensó el casado
¡Cincuenta flores!
Habló el romántico
¡Cincuenta francos!
mascó el primero

Y ella dejó la esquina
En cincuenta pasos.

24 comentarios:

Ella dijo...

Cincuenta pasos en busca de infinitos besos, de paseos sin cuentavueltas, de todos los ratos posibles, de incontables flores sueltas, de ninguna moneda. Cincuenta pasos en busca de un hombre con palabras y sin cuentas.

Blackberry dijo...

Preciosa la foto, e ingeniosas las palabras... :D
¿Porqué 50? ¿Porqué tienen que poderse contar los besos, las vueltas, los ratos o las flores?
Estoy completamente de acuerdo con el comentario de Ella :).

Son más de 50 las razones q se me ocurren para visitar este rincón a menudo, y siempre me voy contenta y sorprendida por lo que he encontrado.
Por cierto muy interesante "la increíbe investigación científica" de la izquierda.
Muchos besos Marcelo

Arkantis dijo...

50 pasos hasta llegar a darte besos infinitos...

;-)

SIL dijo...

Cincuenta pasos
hacia qué rumbo...?
En cien segundos
son mil abrazos,
diez mil ¨te quiero¨
y por recato
no continúo
ni agrego ceros !!!!


PRECIOSOS JUEGOS...


Beso gigante,
Poeta Im- perfecto.


SIL

Richard dijo...

La fotografía es magnífica...Una vez la encontré con música del tango gitano "Jalousie",Celos,del danés Jacob Gade
Su poesía acompaña el paso de esa bellísima muchacha y los requiebros
de los galanes urbanos...Maestro...Chapeau!!!
Saludos desde El Esplanade Hotel,Berlín

virginia pinon dijo...

Me quedo con las flores...

miralunas dijo...

deliciosa!

qué lindo poeta es usté,
Cronista y qué bella crónica esa poesía!

quiero de eso, sincuenta.

Merche Pallarés dijo...

Esa foto sacada en Italia en los '50 es ¡genial! La pobre "mina" que mal rato debió de pasar... Se le nota que quiere pasar lo más rápido posible... ¡demasiada testosterona en el ambiente! Excelente el poema. Muchos besotes querido Marcelo, M.

Eva dijo...

Cincuenta veces cincuenta propuestas inconvenientes.
Me sumo a la cruzada por matar a San Valentín :).
Un abrazo

SUREANDO dijo...

Y la chica americana en Italia ni se sonrojó...
Me quedo con el romántico, cincuenta flores y una vuelta en la moto.
¿qué piropo habría lanzado el dueño de este blog?
Verso no le falta.
Un abrazo
Beatriz

Francis Oliverio Recúpero dijo...

¡cincuenta versos!

MartinAngelair dijo...

Cincuenta esquinas en una misma,...nuestra casa.


...Qué ricos,...(y ágiles)




Corazón Marcelo,...sigue por favor, dándonos espacio.



Beso y Buenas Noches.

Magah dijo...

Y usted sabe que esto es lo que me gusta, sus poesías cronista, su arte para dibujarlas en tan pocas líneas.

Abrazo y cariños.

Isabel Estercita Lew dijo...

Y el vago que me gusta sincuento cumple cincuenta
me recontracontra gustó, muy bueno lo suyo

beijos

Estercita

miralunas dijo...

che, y la foto es una re preciosura.

una de esas perlitas que usté sabe encontrar,claro.

ana. dijo...

cincuenta estrellas sin contar y me quedan muchas más todavía!

sin-cuenta es mejor :)

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
Cincuenta saludos de fin de semana!
Luis

Haifa dijo...

Románticos eran los de antes, no hay dudas che!!!

Besotes

Cecy dijo...

Buenísimo!!!!!!!

Me gusto mucho.

Besitos

BLUEKITTY dijo...

Jajajajajajaj, genial!

Mariela Torres dijo...

Y bueno, cada uno da lo que puede y tiene. Hizo bien ella en irse.

Yo también me uno a la cruzada en contra de San Valentín, ¿quién es?

Besos.

Helena dijo...

Las cosas no se dicen, ¡se hacen!. Justo como "hizo" ella harta de solo hablaran y no hicieran. Un besazo Marcelo.

Ana dijo...

Los presentas describiendo su personalidad y haces un retrato psicológico de estos tipos de lengua rápida y ardores públicos.
Excelente forma de contemplar imágenes la tuya, vuelcas en versos la imaginación.

Yo me quedo con cincuenta miradas en silencio o, al menos, bajito el tono, por Dios jaja

ANABEL dijo...

Seguro que de haber podido, lo habría dejado antes. Vaya cara de agobio que tiene la pobre mujer.
Besos