domingo, 21 de febrero de 2010

Historia urgente de El Hombre Corcho y La Cucaracha Agonizante


-Esta vez sí que estoy listo- pensó El Hombre Corcho mientras corría hacia Plaza Alemania. En realidad, siempre que recibe un misil por debajo de la línea de flotación y empieza su enloquecido rulo descendente hacia el fondo del mar, piensa lo mismo. Pero luego su esencia corchil lo devuelve a la superficie. Aunque no quiera. Encima esta vez quedó abierta la escotilla y hay agua en todo su interior.
Mientras piensa esto El Hombre Corcho ve una chica. Ya está cerca de la plaza, es domingo a las 9 de la mañana y ella sigue montada en unos tacos negros como de mil centímetros, pollera ajustada y corta, tatuaje, lentes negros inmensos, y no para de mandar sms por su teléfono. Parece loca, en problemas o ambas cosas y El Hombre Corcho le pregunta si necesita algo. La chica detrás de sus hermosos labios tiene una letrina y lo manda a la mierda a él y también a su mamá.
-Chica Corcho- sonrió El Hombre Corcho. Es que la gente corcho se reconoce inmediatamente por el insulto y se evita entre sí. Siguió corriendo El Hombre Corcho y se topó con un hostel lleno de turistas que verán una Buenos Aires que no existe, como él.
Ya está pasando por la puerta del hospital y la ve. Está boca arriba e inmóvil. No hay viento, ha pasado toda la noche así. El Hombre Corcho la empuja un poquito con el dedo y la da vuelta. Continúa totalmente inmóvil. El Hombre Corcho también. En lo que en la vida de una cucaracha deben ser días, La Cucaracha Agonizante comienza a moverse. Muy lentamente y no con todas las patas, la trasera izquierda está muerta. Ya se iba El Hombre Corcho y vuelve sobre sus pasos. La Cucaracha Agonizante quería entrar al hospital por la puerta abandonada, pero no parecía que pudiera lograrlo. La levantó con su mano y la empujó un poco por debajo de la hendija. No fuera cosa que al irse él llegara El Hombre de Concreto, su mortal enemigo, y porque lo vio amigo de La Cucaracha Agonizante la matara de un pisotón, sólo para ver si con ese último golpe se hunde de una buena vez y para siempre.

15 comentarios:

miralunas dijo...

su capacidad imaginativa y de loca creación en mañanas de domingo me ha dejado, por lo menos, atónita!

me hizo entenecer por una cucaracha? hasta puse a aimee mann para leerlo! mecachendié!

(pero que suerte saber de usté, igual)

BLUEKITTY dijo...

Bizarro. Me recordó al libro de Kafka e imaginarme el asqueroso bicho, aunque tmb sienta pena por él.
Lo que sí me pregunto es cómo se ve un hombre corcho.

Merche Pallarés dijo...

¿Tenemos un nuevo personaje? ¿El hombre corcho? Muchacho, ¡no voy a poder seguirte! Creo que me estoy perdiendo en tu jungla personajística... je,je, Besotes, M.

Mariela Torres dijo...

El Hombre Corcho me cae simpático. Si es capaz de ayudar a una cucaracha...

Saludos.

Eva dijo...

Estoy gratamente sorprendida! A mí también me cae simpático el Hombre Corcho.
Un abrazo

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
Saludos al hombre corcho!
Feliz domingo, cordiales saludos,
Luis

Adrianina dijo...

Todos los hombes tienen algo de Hombre Corcho, es querible te voy a decir.

Bsos

SUSANA dijo...

Respecto de su lateral: Sí, hay incomodidad. Creo que en el fondo evitamos las explicaciones al mozo-dueño y las miradas interrogantes de los comensales. Finalmente nuestro objetivo es comer, no dar reportajes.

SIL dijo...

Me pregunto que opinaría don Gregorio del Hombre Corcho.
Capaz lo mandaba al mismo lugar que la de los tacones ...

Tu imaginación no tiene límites.
Y tu mordacidad es deliciosa.

Cuando empieces a escribir sobre el Hombre de Concreto ésto se va a poner pesado y duríiiiiiisimo, en serio.

Besos, Loco divino.

SIL

Cat Barney Gorl dijo...

Deshacer nudos.

Volar hacia ti.

Te miro.

Magah dijo...

jajaja

Don Corcho genial, por sobre todo en su enloquecido rulo descendente.
Y ni hablar del parecido que le encuentro con muchos, en esa cuestión de la escencia corchil!

Pero una cucaracha?? Me mató!

Un abrazo Cronista!

PD: Mire hace rato que no veo al Zurdo y con la REINA MIRALUNAS henos coincidido de que puede dar una mano en un asunto donde hay biletes gordos. STOP.

mmm...¿El hombre corcho tiene cabeza?

PERRETI dijo...

Tenga ojo donde se anda metiendo!

Común dijo...

Hola!!!!
La cosecha de trigo y mis días de descanso me han tenido un poco distraída y veo que esto mejora día a día ………te felicito!!!! Me gusta tu claridad para narrar.
Un abrazo de oso

Cucaracha Troska dijo...

Acá van a encontrar la verdad de lo que le pasó a la correligionaria que el Hombre Corcho ayudó.
El capitalismo del Hombre de Concreto lo está jodiendo todo.

http://www.youtube.com/watch?v=sA-L4xo_gyo

Isabel Estercita Lew dijo...

Por ahora viene bien la historia,

Su "esencia corchil" es flotantemente genial...

Sigo arriba