sábado, 3 de abril de 2010

Ases en la manga

Me gustan las personas
que sorprenden

La naif que encubre una perra

El cantante de las teen
que se asume gay

El obrero culto y silencioso

El muchacho millonario de izquierda

El ogro que llora en el cine


Los abducidos que no advertimos por la calle

Los escondedores en general

que no son traidores, tramposos

o delincuentes

Me encanta mi tía (la monja retirada)
yendo al bingo

Le pregunto falsamente preocupado
-Le gustará a Dios que vayas al bingo, tía?
-No sobrino, no debe gustarle


Me gusta que me digas semejante barbaridad
con tu cara de Princesa


Quienes ven hipocresía en estos actos
Son hipócritas

Yo veo simplemente
ases escondidos en la manga

O para decirlo más simple
Pura humanidad.

21 comentarios:

Patty dijo...

¡Alabada sean los seres humanos!

Un beso para vos y otro para tu tía ^^

miralunas dijo...

escuche: me ha encantado su tía!

le regalo un as de mi manga: mi sombra esconde una flaca re glam!
y me quedo con un as de su manga, que bien me sé.

besos, bonito Poeta

Viviana dijo...

¡Qué lindo!
A mí también me gusta.
Besos

h.j. dijo...

:)....
un as en la manga

Merche Pallarés dijo...

Lo de tu tia y el bingo me ha hecho mucha gracia... Creo que todos llevamos ases en la manga. Precioso poema. Besotes, M.

Richard dijo...

me gusta lo que a pocos y no me gusta lo que a muchos
Un abrazo

Marcela dijo...

Estoy muy de acuerdo.
A mí también me gustan, y creo que todos tenemos ases escondidos en la manga.
Beso.

BLUEKITTY dijo...

Me mató imaginar a la monja, ex monja... genial!

Anónimo dijo...

Eso mismo: simplemente humanidad.
Porque, en un mundo donde se tiende a encasillar y ver lo que queremos ver, en realidad, cada uno de nosotros tenemos y somos un poco de todo.

Anónimo dijo...

Eso mismo: simplemente humanidad.
Porque, en un mundo donde se tiende a encasillar y ver lo que queremos ver, en realidad, cada uno de nosotros tenemos y somos un poco de todo.

Daniel Os dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo leído por acá pero ya se presenta la necesidad de discernir entre la capacidad de mantener el contenido sorprendente y mantenerse vigente en sociedad por sólo desenvolver una virtud que se tenía reservada para cuando las anteriores ya no causaran efecto (o para cuando a pesar de no haber sido descubiertas ya habíamos sido aceptados); y propiciar desencantos cuando se esperaba otra cosa de uno... ojo con los ases en la manga, a veces del diablo asustan los cuernos pero peor es lo que guarda bajo el poncho.

D.

SUREANDO dijo...

El obrero culto y silencioso...
Todos tenemos un as bajo la manga y a veces ni siquiera nos damos cuenta.
Aquí está lo que andabas buscando:
anarosarioparente@yahoo.com

Silvia_D dijo...

Me gusta el rocío en mi cara, papito :)
Besos y felices días!

Mariela Torres dijo...

¡Qué bonito! Cada día escribís mejor.

Saludos.

Antón de Muros dijo...

A veces parecemos seres humanos ;-)

¡Felices Pascuas! la casa... ¿está en orden? ;-)


Un abrazo, Marcelo.

Magah dijo...

Me gustan los ases en la manga, los de la buena gente, uno ya es grande y tremendo hijo de puta no va a cosechar, salvo que uno también lo sea.
Me gustan ir descosiendo y viendo como asoma la punta y en el momento exacto, le pasa la lengua se la pega en la frente y wow! No me lo imaginaba...! Me gusta lo sorpresivo, las miradas pícaras!
Me gusta su tía, sabe lo que le gusta y lo blanquea, estoy segura que dios la prefiere a ella por honesta. Con Dios se puede hablar, entiende más allá de las palabras.

Salute cronista!

maracuyá dijo...

Pura humanidad lo suyo, amigo.

Y digamé, Dios ¿la ayuda a la tía con el bolillero?. Bueno, pero no se guíe por eso, la hipocresía alcanza a todos los niveles. Tal vez le gusta y no se lo va a reconocer.

SIL dijo...

Celebro esos ases en la manga que todos tenemos, y nos vuelve puramente humanos.

(su tía afanó cámara a lo loco, poeta imperfecto, quéselevahacerle)

Un gran abrazo.

SIL

Pamela dijo...

Perdón, no había comentado por que se me enredó la manga en el teclado, debo usarla ancha para guardar todos mis ases.

América dijo...

Estimado Marcelo.

La naturaleza humana,afortunadamente con sus luces y sus sombras,asumiendo sus debilidades,la perfección es un camino muy largo.Muy bien.

Un abrazo.

soylauraO dijo...

Qué maravilla encontrar a esa gente que sorprende con sus ases en la manga, ¡Picardías!inocentes, esa pura humanidad bonita.Tá Güeno.

Atenti con los hipócritas fachada de punta en blanco que, si llueve, salen techados con un diario para agarrar el taxi. Ah Ah Ah, el detalle es la consecuencia; antes de subir, hacen un bollo y tapan la alcantarilla del barrio con su deshecho.
Bien por la tía que ve por sus propios ojos, a esos lugares es necesario llevar el alivio de Dios, y salir indemne. También es un trabajo social para un misionero.
http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/