viernes, 30 de septiembre de 2011

Para saber si estás vivo

Quien desee saber si está vivo
tiene varias operaciones
A elección
Pincharse una aguja en un dedo
Caminar en la noche
Buscarse en un espejo
(aunque ya he visto a algún muerto
merodeando por ahí)

Para saber si estás vivo
puedes probar a enamorarte
A desengañarte
A olvidar
(pero también he visto
a algún dios enamorado y
furioso)

Para saber si estás vivo
no recomiendo
una bala en la sien
La comprobación será fugaz
e inútil
Además no son amables
los ángeles suicidados.

La mejor manera
de saber si estás vivo es
dejar lo que hiciste hasta hoy
y ver qué pasa luego de cambiarlo todo

Swedenborg dice que los muertos
no saben que lo están y simplemente
siguen haciendo sus rutinas
como si fuesen mortales
todavía

19 comentarios:

SIL dijo...

La mejor y la más desafiante.
La más difícil.

Al menos para esta mortal...

Beso grande, Marcelo.


SIL

Cristina dijo...

Por lo pronto, apartándome de la rutina de todas las noches a esta hora, he dejado de preparar la cena para leer la biografía de Swedenborg en el viejo Diccionario Hispanoamericano.
Tal vez siga con una caminata en busca de amigables demonios suicidados.
¿Será que estoy viva?

EMMAGUNST dijo...

...y si me doy cuenta que estoy muerta???

Malena dijo...

A veces me da miedo descubrir que hasta muerta me duelen los pinchazos.
Mejor, no innovemos.

miralunas dijo...

mire qué dilema en noche de viernes con esa sirena que anuncia incendio (la escucha?): descreo de cristo, la ética me es inasible y la belleza inalcanzable. Swedenborg ya no podrá decirme si seré invisible algún día, se da cuenta? ver fantasmas enamorados me acerca a los dioses furibundos? creo que elegiré un silencioso llanto, mientras camino por la calle honduras.
me ha inquietado este escrito suyo,como ve.

Isabel Estercita Lew dijo...

1º, no puedo evitar decirte que tus comentaristas son un lujo.

2º Sin haber conocido a Swedenborg, y con mucha fiaca de rastrearlo-googlearlo ahora, reconozco que mi manía de romper rutinas se me ha transformado en una rutina mortal

3º besote garoto

gloria dijo...

Con lo que me ha costado convencerme de que las rutinas no son tna malas, tienes que venir con este poema a desmontarme... ¿Entonces espero a la araña?
Un beso,
G.

Incombustible dijo...

Natural...los que no se ven en los espejos son los vampiros...o eso dicen

Un grab abrazo Marcelo y, si es posible, dame noticias de el hada bailarina que, por mucho que la busco, ella tiene los pies más ligeros.

Besos y apapachos mexicanos a los tres

Ana dijo...

Después de leerte:
Es incompatible estar vivo y que un poema como el tuyo nos sea indiferente.

Algunas veces se viven desde la serenidad y la confianza momentos que apaciguan los duendes del alma (Hasta las propias pulsaciones en las arterias se podrían contar sin palpar)

Marcela dijo...

No debe ser fácil aceptar que se está muerto, y si no hace falta, ¿por qué no continuar con la existencia? ¿Y si nunca estuvimos realmente vivos?
Beso.

BLUEKITTY dijo...

Es hermoso. Confieso me da miedo ser uno de esos fantasmas y no darme cuenta de que ya no estoy entre los vivos, aunque me fuerce a estarlo y siga haciendo las mismas cosas. Me concentraré en asegurarme q estoy viva.

saludos

esteban lob dijo...

Me entró una colosal duda:
¿Estaré muerto, creyéndome todavía vivo?

Merche Pallarés dijo...

Estoy segura que yo ya estoy muerta... Besotes, M.

soylauraO dijo...

Acepto, para saber si estoy viva elijo cambiarlo todo; me fascina Crecer.
¿Podría un poeta no llevar hacia la reflexión? Versó Gonzalo Rojas su 80 veces nadie: Los verdaderos poetas son de repente: nacen y desnacen en cuatro líneas"; pero ¿Cuáles son?
http://enfugayremolino.blogspot.com

Susana Peiró dijo...

Quizás Swedenborg colabore con la pesquisa, porque a estas alturas alguien debió preguntarnos si elegimos ser demonios o ángeles ¿verdad? Yo hice la pruebita, prescindí de las palabras (cri-cri-cri) pensé en otro ángel (cri-cri-cri)A todos los efectos, estoy viva, puchis.

Angela dijo...

Me has dado una bella excusa para defender mis contínuos cambios de rumbo!

Daniel Os dijo...

Seguramente el sueco tenía razón… creo que el señor que selló hoy mi paquete en el correo estaba muerto hacía varios años. Y creo que el señor que espera ese paquete también.

…de mí no lo se.
D.

Anónimo dijo...

"La mejor manera
de saber si estás vivo es
dejar lo que hiciste hasta hoy
y ver qué pasa luego de cambiarlo todo".

Qué buena frase! Y muy oportuna en este momento mío. Ya mismo me voy a hacer un llamado telefónico.

Gloria dijo...

Buenos consejos para saberlo.
Pero yo me baso en las palpitaciones. De mi corazón, claro.
Tal vez en las emociones que son tanto más calificativas.
Como sé que te gusta Sabato... digo..
como cambia la temperatura en un mismo dia no?
O en las ventanas de un mismo tunel.