domingo, 16 de noviembre de 2008

El transmisor de emociones


Música para esta entrada: Thelonious Monk

Estaba buscando un regalo para el hijo de mi amigo, y en el último estante de una vieja juguetería me encontré con un aparato extraño. Las especificaciones venían escritas en chino o japonés, y lo único que tenía en varios idiomas era el título: “Transmisor de emociones”
Le pregunté a la vendedora y no tenía la menor idea de qué se trataba. No aparecía ese nombre en su stock, era el único que tenían y tampoco se mostraba segura de que fuera un juguete. El precio estaba pegado a la máquina y decía “veinte pesos”
Por supuesto que lo compré, pero no para el hijo de mi amigo sino para mí, sin importarme la advertencia de la vendedora sobre la falta de garantía y de manual de instrucciones.
Impaciente, al llegar a casa lo abrí. Sí tenía instrucciones, pero estaban en chino, o japonés.
Entonces lo fui a ver a Juan, que en realidad creo que se llama Wang, el dueño del autoservicio de la esquina. Me acordé que mientras espera a los clientes en la caja, lee como una especie de diario pequeño escrito en chino.
Le llevé las instrucciones: tardó un rato en contarme qué decía. Incluso llamó a su esposa y estuvieron discutiendo un rato en su idioma natal.
Luego me dijo que estaba escrito en un dialecto llamado yué, que se usa en el sur de China, de donde era su padre y que por eso lo entendía.
No fue mucho lo que me dijo, porque además no domina el castellano fuera del vocabulario que usa en su negocio, es decir, mercaderías, precios, pesos y medidas.
Lo que sí me explicó fue que la máquina sirve únicamente para los artistas (pintores, músicos, escritores)
El aparato garantiza que la emoción del creador llegue a su público. No es que le ayude a transformar una obrita en “Las mil y una noches”, ni unos humildes garabatos en “Las señoritas de Avignon” ya que no provee del talento natural, que dependerá de cada usuario.
Lo que sí garantiza el transmisor es que la emoción del autor sea recibida íntegramente por quien perciba su obra: la alegría, la tristeza, el desasosiego, la ira o el amor del artista llegará espontánea y absolutamente a quienes se interesen por su trabajo. Aclara también que no sirve para expresar sentimientos personales a personas determinadas.
Lo que Juan/Wang no me pudo explicar es cómo funciona el aparato, porque ese punto era un poco complejo de leer. Además en ese momento llegó una señora con su carro lleno de mercaderías, lo que apagó el interés del oriental por mi nota y su lengua paterna, en la misma medida que se despertó su avidez comercial por la venta importante que se venía en estas épocas de carestía… Sólo me dijo muy serio que un gran cartel indicaba: "peligroso, cuidado al usar..."
Así que aquí estoy en casa, mirando el aparato. No sé si tengo que escribir algo primero. Sí está claro que tiene un botón rojo de encendido, y como una especie de ranura arriba, por donde me imagino que debo colocar el escrito con las emociones que quiero transmitir. Pero hay una botonera completa y una palanca que no sé para qué sirven.

De lo que sí estoy seguro es que si logro ponerlo en funcionamiento, ustedes se darán cuenta enseguida.



53 comentarios:

ISABEL/ISOL dijo...

Cosa rara che!!!tené cuidado,no sea que cuando lo enciendas te posea el espiritu de algun gran escritor y te vuelvas super famoso y millonario eso sería terrible!
más allá del chiste,me intriga saber que será si lo hacés funcionar,entiendo que al venir aquí me voy a emocionar más que de costumbre aunque Marce,no te hace falta vos ya tenés ese don si que sabés transmitir emociones aquí!
que tengas un muy buen domingo!!!!

AriaDna dijo...

y yo por aquí

:)

begoyrafa dijo...

Esta historia no es más que un flash back; nos estás llevando al momento previo en el que decidiste escribir un blog y titularlo La menor idea.
Un abrazo
Rafa

marichuy dijo...

Marcelo

Me encantó tu historia del transmisor de emociones. Ojalá el aparatitio sirviera para dotarnos de talento... o por lo menos, para sacárnoslo desde el fondo donde esté escondido. Tengo frente a mi una reproducción de "Le toilette" de Henri de Toulouse-Lautrec, obra que me fascina y me habría gustado pintar a mí.

Luego me prestas tu transmisor de emociones.

Un beso

Marcelo dijo...

Muchas gracias Isol! Es cuestión de esperar a ver si lo hago funcionar. Habrá adentro el espíritu de algún escritor? Voy a espiar por la ranura, no lo había pensado.
Te mando un beso

Un beso Ariadna!

Gracias Rafa! La del flashback sí que es una idea mayor, aunque falsa...
Un abrazo!


Marichuy: no más aprenda a usarlo, te lo presto. Y voy a volver a la juguetería, tal vez haya una versión de transmisor de talento...
Un beso

m.eugènia creus-piqué dijo...

Bonita historia Mastroiani aunque no creo que necesitemos nadie de este cacharro, las cosas que emocionan son las que se escriben desde el corazón.Buen dominguito mi chico guapo.

AlmA :) dijo...

Se ha puesto en funcionamiento enseguida... lo siento... ha llegado a mí la sensación transmitida...
voy a pedirme uno para mi cumpleaños... creo que tendría todo lo necesario... todo...
para no perderme como funciona y para que me vayas informando... enlazo tu blog al mío y... dejo un trocito de pastel... es el último que queda
un beso

Laura dijo...

Yo he pensado lo mismo que Rafa, te lo prometo.
¿Sabes que me engañas siempre? Hasta que no leo un ratito, no me doy cuenta de que es un relato ficticio. Al principio, siempre me parece que nos vas a contar una anécdota real.
Será que alguna máquina te hizo efecto hace ya mucho tiempo...
Un saludo

Patty dijo...

A mi me pasa lo mismo que a Laura. Tenés una gran habilidad para contar historias. Tal vez, todo lo que escribís es cierto... Elijo quedarme con la duda.

gloria dijo...

Es que me he reído tanto con Juan/Wang, que he necesitado un rato para calmarme y volver a retomar la historia. Entonces, después de un buen rato, releyendo una y otra vez, he descubierto que has puesto el aparato en marcha y que como poco querías que me tronchase de risa contigo... ¿si?

Cecilia Alameda Sol dijo...

Yo creo que algunos autores no necesitan maquinitas para transmitir sensaciones ni emociones. ¿O es que tú la has usado ya muchas veces antes de ahora?

Mariela Torres dijo...

Me gustó la historia, es preciosa, fantástica, encantadora, ¿te llegó mi eomción?

ana. dijo...

Creo que ese aparatito vos lo usas desde siempre...sólo que ahora te dió un poquito de culpa y quisiste hacernos cómplices a tus lectores...todo bien...pero yo me había dado cuenta hace rato que usas el transmisor de emociones ;).
Besos.

SELMA dijo...

Marcelo... no necesitas para nada de aparatos como ése, para nada... Hasta ahora y sin él lo estás haciendo de maravillas, y con el trozo de pastel de mi Nineta Alma, ya verás...

Un beso, Marcelo.

Marcelo dijo...

Hay un uso del transmisor que mi amigo Juan/Wang no me advirtió: y es que las emociones de ustedes también me llegan a mi. Muchas gracias! De verdad que me llegó.

Geni: Pero hay veces que vamos dispuestos a entregar el corazón y el otro/a no se da cuenta...
Un beso chica guapa

Alma: Qué bueno haber pasado de nuevo por tu blog en el momento del pastel! Decime cuando es tu cumple así te consigo uno...
Un beso

Laura: yo tampoco sé cuando empiezo a contar algo si es ficticio o real. Pero creeme, tengo el transmisor...Querés probarlo vos también? Ojo, que como decía arriba es de ida y vuelta la trnsmisión de emociones.
Un beso!

Patty: yo trato de contar con el corazón...Eso lo hará cierto?
Gracias!
Un beso

Sí Gloria! Yo creo que estuvo en funcionamiento un rato sin darme cuenta. Y te llegaron mis ganas de reírme...Y lo que me decís me deja muy tranquilo, quiere decir que no tiré mis veinte pesos...
Un beso!

Cecilia: yo pienso lo mismo que vos...Y te agradezco tus palabras!
Estás en la previa del viaje a N.Y. A mi las vísperas de un viaje así me gustan tanto como el viaje en sí mismo...
Un beso

Mariela: fue tu comentario el que me hhizo dar cuenta que la emoción va y viene con el transmisor...
Muchas gracias por hacérmelo notar!
Un beso

Gracias Ana! Y es muy bueno saber que llega mi emoción en lo que escribo...
Un beso!

Marcelo dijo...

Gracias Selma!! Vi que vos también comiste pastel.
un beso

Gatadeangora dijo...

¿Trasmisor de emociones?...¡¡¡yá decia yo que algo te traias entre manos!!...¡¡eso era claro,el aparatejo!.Siempre que te leo se me eriza el pelo,de gata,y no veas lo que es una gata erizada, jajajaja.
Besos

Laura SG dijo...

Soy nueva por aquí y desconocía tu deliciosa fantasía. Si no hubiera leído los comentarios entraba seguro porque de los chinos nada me sorprende...
has captado mi atención y mi intriga hasta el final...

Buenisimo tu relato, muchas gracias!!!

Un abrazo.

Reina dijo...

Marcelo querido, me parece que no te hace falta el "aparatito" chino ese; transmites por ti mismo, cuando escribes. A mi me haces bailar y pensar en un tango hermoso.

Besitos

SUSANA dijo...

Marcelo:
Tu “Transmisor de Emociones” es bien interesante. Se podría encuadrar, creo, dentro de los relatos maravillosos hiperbólicos, porque el objeto en sí no parece sobrenatural, pero tiene exageradas las dimensiones de su alcance.

Me recuerda esos extraños y fantásticos tesoros de Simbad el Marino, sus pulpos y serpientes gigantes, los caballos marinos. Suena como uno de esos cuentos de las misceláneas chinas del siglo XVIII!
Muy imaginativo!

Helena dijo...

Marcelo, lo has conseguido, !!! llegan, se trataba de escribir las palabras adecuadas y poner de fondo una bonita musica... Mira que estamos lejos y he recibido un monton de emociones en perfectado estado. Un beso.

Antón de Muros dijo...

Marcelo:

Quiero dejarte un mensaje que tiene que ver con las emociones: ¡Qué grande Vélez que le dió una lección al xeneize! ;-)

Un abrazo.

Antón.

Marcelo dijo...

Me hacés reír Gata! Y sé lo que es una gata erizada, porque tengo una en casa!
Un beso

No Laura, gracias a vos! Gracias por pasar por aquí y dejarme tan lindo mensaje.
Un abrazo

Reina: venite para Buenos Aires, todos los tangos son hermosos.
Un beso y gracias

Susana: tus comentarios son una fiesta de conocimiento, que superan ampliamente las letras que comentás. Muchas gracias, de verdad.
Un beso

Qué bueno Helena! Quiere decir que el transmisor está funcionando bien...

Gracoas Antón! Aquí estoy esperando el resumen del partido en fútbol de primera...De qué cuadro sos? Encima en España ganó el Sporting...
Un abrazo
Un beso!

Antón de Muros dijo...

Soy del Ciclón, Marcelo! ;-)

Un abrazo.

Antón.

ANABEL dijo...

Ten cuidado, que ya lo haces funcionar, y va a las mil maravillas.
Imagínate que tus emociones nos llegan al otro lado del charco. ¡Que aparato! ¡Que maravilla de tecnología oriental!¡Que relato tan estupendo has montado!
Besos gordos

PD. Si te sobra uno mándamelo, a ver si a mi me da resultado. No seas egoísta, que está feo. ¡ja,ja,ja!

Rachel dijo...

pero qué buena la historia de tu transmisor jeje me ha encantado, has alegrado mi lunes con esta historia. Yo no creo que necesites nada así para podernos transmitir, ya lo haces sin ello. Ahora, ten cuidado no sea que salga algún genio como el de la lámpara maravillosa, aunque si te concede tres deseos bienvenidos sean, no??

gracias por felicitarme en mi blog

besos

Mari Carmen dijo...

Uy, Marcelo, ten cuidado que yo de esas cosas en lenguas que casi nadie entiende no me fio mucho :)

besitos

Anónimo dijo...

Seré muy mente pervertida, pero, para mí, eso es otra cosa...

Merche Pallarés dijo...

Estoy con anónimo a mi me ha parecido un consolador... qué quieres que te diga... ahora sí, con transmisión de emociones... ¡Eso seguro! Besotes, M.

SANDRA dijo...

HOLA QUERIDO MARCELO :
pues que alegria que yo te pueda mostrar sobre formosa que es a veces olvidada , pero bueno ya tenes una amiga en formosa que te hara recorrer virtualmente
y si algun dis quieres venir a conocerla con tu familia
pues seras bienvenido a mi casa!!!


besos
desde el norte argentino

angela dijo...

No creo en el aparatito que ni siqwuiera te has comprado sólo ha sido una escusa para usar de metáfora y subir tu entrada o ¿me equivoco? Marcelo...Que disfrutes mucho tiempo de esas reuniones con viejos camaradas que no dudo te enriquecerán el espíritu.Que tengas una buena semana.Un abrazo Angela

Strika dijo...

Ya no saben ni qué inventar, ¿verdad? Pero pensándolo bien parece que sí sirvió (o que no lo necesitas) porque lograste transmitir la curiosidad, el desconcierto y demás emociones que el aparato provocó en ti.
Saludos

Soledad Sánchez M. dijo...

¡Marcelo!

Díme cómo tradujiste el dialecto: manejas el "chisme" de maravilla.

A mi me transmites todo su saber hacer en cada escrito.

Un beso.

Soledad.

P.D. Pero ese "trasto" tú lo tenías mucho antes de comenzar tu blog, ¿verdad?

Isabel dijo...

Pues no sé que botoncito apretaste, pero conmigo te ha funcionado, me ha entretenido tu historia, me has transmitido. Un beso

siloam dijo...

tu juega, juega...a ver si tenemos q ir tod@s a rescatarte ...a un frenopático, o así :))))
bicos

manu dijo...

marce..marce..se me ocurre que no lo necesitas. uno recibe muy claramente lo que pretendes.

...en caso no de no suceder eso, el problema no será tu falta de aptitud para transmitir emociones..sino una limitación del lector.

saludos

Marcelo dijo...

Cómo no me di cuenta?
Un abrazo Antón!

Hola Anabel! Qué bueno que funcione. Definitivamente China serà potencia mundial...Está muy solicitado, pero como varios pedidos vienen de España, sería bueno llevarlo personalmente y se los presto a todos...En última instancia es sólo casa y camida por unos días a cambio de tan interesante aparato!
Un beso

Gracias Rachel! Y no es mala idea, seguro que es un genio Chino...Espero que hablé español, si no no entenderà lo que le pido. En ese caso lo llamo a Juan/Wang
Un beso

Yo tampoco Mari carmen, pero uno ha comprado aparatos inservibles desde el título. Cómo resistirse a un transmisor de emociones?
Un beso!

Anónimo/Merche: estuve examinando el aparato y algo de razón tienen, no lo había notado...Pero tengan cuidado que es un transmisor de verdad y lleva corriente eléctrica! En ese caso tienes razón Merche, sigue siendo un transmisor de emociones...Pero estaba en una juguetería infantil!

Muchas gracias Sandra! Te mando un beso y hasta pronto.

Hola Angela! No te equivocas. Y muchas gracias por tus deseos. Buena semana para vos también.
Un abrazo

Gracias Strika! Sería un placer que el aparato hubiera funcionado antes de comprarlo...
Un beso!
Un beso!

Ines Motta dijo...

Gracias por tu visita a mi blog... Me he encantado la historia del “Transmisor de Emociones”.
Cuéntame como te vas con el aparato chino...
Un abrazo. Un saludo!
Ines Motta

Marcelo dijo...

Muchas gracias Soledad. Y el chisme está funcionando bien...A lo mejor ya lo tenía y empezó a funcionar de antes? Ojalá que sí...Gracias por pasar!
Un beso

Gracias Isabel! Otra función desconocida podría ser que atraiga a personas que nunca pasaron por aquí...
Querés que te lo preste? Hay lista de espera eh...
Un beso

Me hiciste reír Siloam. Vos haceme el seguimiento, por si insisto con el asunto...Y llamá a emergencias!
Un beso

Muchas gracias Manu! Vos que vivís por acá, no lo habrás comprado también, no?
Un abrazo

copperhead dijo...

grande thelonious... vuelvo a la carga poquito a poco.. más me vale, porque la semana q viene participo en un "experimento creativo", un pequeño taller/curso con un escritor francés... la idea es elaborar unos cuantos relatos de viajes (interiores o exteriores) y después presentar el resultado en una pequeña conferencia.
Veremos...
qué tal todo por ahí?

Marichu dijo...

Tengo las instrucciones, sé como funciona, hablo chino, mandarín y varios dialectos como el trúe, el mandé y el versé...
Tené cuidado, si no se usa correctamente es muy peligroso.

Borrasca dijo...

Marcelo a ti te sobra el aparatito chino, hubieras invertido el dinero en otra cosa, ya que tus emociones nos las transmites a flor de piel a pesar de la distancia...

Besos borrascosos

Ines Motta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ines Motta dijo...

Hola!
La composición de la música "O meu amor", es de Chico Buarque...
Eres brasileño o argentino?
No conozco la Argentina. "Conocí" el barrio de La Boca, hace pocos días... en mi libro de español.
Besos.
*Me gustan tus músicas acá. Hay una muy especial: vuelvo al sur... Cesaria Evora...

DianNa_ dijo...

También las transmitías antes de comprarlo :) creo que no te hace falta aparatito, pero la historia es genial, que imaginación :)

Besitos

Blamane dijo...

Un transmisor de emociones...humm...pero, ¿Esos no eran los ojos de uno?.
Besos emotivos.

La Gata Coqueta dijo...

Tu crees que viniendo de los chinos te pueden vender algún (trasmisor de alegría), tal vez de amargura.

Si ellos eso no saben lo que es.

El día que veas un chino riendose, presentamelo.

Pero la historia muy buena y real.

¿A que no sabes lo tu has captado? y a mi me llama la atención.

Que el "chinolay" lo deja todo cuando tiene en la cola una maruja con muchos enseres y así son, si yo te comentara.

Los veo y me voy en dirección contraria.

Un abrazo y hasta otro momento.

Me gusta mucho la foto del post anterior.
Con lo que sabe cada una de esas personas por la cara que tienen, en una sola saldria un Novel.

Sònia... no tan fiera... dijo...

PEro en el fondo, un aparato así puede ser tan interesante como peligroso... mejor seguir transmitiendo las emociones por uno mismo...

Besos..

Mari Carmen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mari Carmen dijo...

¿Te vienes a cenar a Nómadas, Marcelo? Todos están invitados :)

Un abrazo

Marcelo dijo...

Qué interesante Copperhead! Después tenés que mostrar lo que estás haciendo, ok?
Todo bien por aquí.
Un beso

Marichu: te mando las instrucciones y me las traducís? Me interesa mucho el mandé y el versé...Tiene que ver con el francés?
Un besé

Gracias Borrasca! Igual con veinte pesos aquí no se hace mucho, digamos que alcanza para un par de cervezas en un bar...
Te mando un beso

Ines: soy argentino, pero he viajado mucho a Brasil y me encanta. Te mando un beso y a ver cuando te venís, que siempre hay muchos brasileños por aquí...
Um beijo

Gracias Dianna! Te mando un beso...

Blamane: tenés razón. Y no es un cuento chino lo que decís!
Besos emocionados

Hola Gata: dejame adivinar...a que no te simpatizan mucho los chinos!
En cuanto vea un chino riéndose le saco una foto y te la mando...
Y los maestros de la foto anterior, son verdaderamente grandes.
Un beso

Sonia: y, los aparatos simepre implican un riesgo...
Un beso!

Ya pasé Mari Carmen! Estuvo genial...
Un abrazo

olhodopombo dijo...

sera que Picasso saira dai de dentro?

Marcelo dijo...

rs...é posível Fatima!
bjs