miércoles, 5 de noviembre de 2008

París es un lugar imaginario


Música para esta entrada: Julliette Grecó
.
Para los que vivimos aquí, en el lejano sur, París es una ciudad imaginaria. Existe sólo en las películas de amor y en los libros.
En mi caso, París es el de los años veinte y treinta, el que pintaron Henry Miller, Anais Nin, Picasso, Brassai, Hemingway, Carlos Gardel y los niños "bien" de Buenos Aires. Esos porteños adorados por las prostitutas francesas porque eran generosos como nadie, según cuenta don Ernesto en "París era una fiesta"
Esos que iban en familia, con la institutriz inglesa y la vaca para ordeñar leche criolla, en barcos cargados de granos y materias primas de todo tipo, y que volvían llenos de muebles y mármoles de carrara.
También el anterior de Proust, claro...
Ese París imaginario es el de los cafés, el de la música, la pintura, los croissants; el de los artistas tan talentosos como pobres.
Ese lugar donde abunda el amor, no los problemas raciales.
Ese París en blanco y negro y de entre guerras es el que quiero conocer.
¿Existe? seguramente que no, al menos como lo imagino.
Me gustaría que alguien me guíe por sus calles.


Me enganché con este tango del año 1.931, cantado por el francés Gardel (perdón uruguayos!) y escrito por Cadícamo, personajes que construyeron también mi París imaginario. Abajo de todo se puede poner en pausa esa hermosa canción que puse de acompañamiento.

43 comentarios:

Borrasca dijo...

París es precioso en blanco y negro o a color, preferiblemente acompañado...

Besos borrascosos

marichuy dijo...

Marcelo

Hubo un tiempo en que París era una fiesta como decía Don Ernest. Ese París de entre-guerras me gusta mucho, y el cine que retrata esa época, a mi que soy cinéfila, me encanta. Por si te interesa, hay un film muy reciente que es estupendo, llamado "Faubourg 36 (Paris 36)", que se ubica justo en ese periodo entre-guerras, cuando el mundo aún tenía esperanzas e ideales. Fascinante musical... y eso que yo vomito los filmes musicales [también, harto recomendable, "Henry & June"].

Pero el París de hoy, aún con Sarkozy y la mala fama de los franceses, me sigue encantando. Es un amor viejo; de esos amores que solo son capaces las mujeres presas de un romanticismo démodé, cursi y kitsch, como yo mera: algo inexplicable y sin mucho sustento.

Un beso cursi

PS perdona este comentario tan largo. Pero necesitaba leer y comentar sobre algo agradable; especialmente hoy que mi país está tan mal.

Hugo Benitez dijo...

Hola Marcelo

Me encanto este ultimo post. Paris para mi siempre ha sido como un viaje a las estrellas, creo que lo imagino casi como tu… me lo debo.. y me lo pienso pagar.

Un abrazo

Fran dijo...

Eso y mucho mas, vive en parís.


Besos

;)

m.eugènia creus-piqué dijo...

He aquí una enamorada de París, lo tengo aquí al lado y lo he visitado muchas veces, es fascinante,, olvida el París de la guerra, no existe, es la ciudad de la luz, de la noche, de la alegría, hay qe patearlo de una punta a otra no tiene desperdicio,lo conocí hace a muchos años cuando la famosa rive gauche,estuve allí en abril del 69, justo un mes antes del famoso mayo del 69, ya se cocía algo y tengo que volver a ir y pasearme por Montmartre y perderme por su callejuelas estrechas llenas de cafes y restaurants.Cuando puedas ir no te lo pierdas !.

Mi vida en 20 kg. dijo...

la ciudad de la luz, mis exeriencias en Paris han sido gratas.
la primera vez viajes desde Chile siendo joven, mochila y poca plata, camine toda la ciudad y en cada paso pensaba "cuando tenga hijos repetire esto"....ya tengo hijas y el año pasado lo repeti con ella, claro que no contaba con que mi sueño no seria tan grato por los constantes "Mami estoy cansads!!!, mami tengo sed!!, mami ya vimos algo como esto para que verlo de nuevo!!! jajajajaj....como sea la experiencia ambas veces fue muy buena y apesar que dicen que franceses son pesado a mi no me toco.


Un beso grande

Helena dijo...

Fui a Paris en una Navidad, recuerdo el color de su cielo. Me encanta el Paris de los artistas, de Montmartre, de las terrazas, pero Paris es mucho mas...Yo adoro a "Paris" quizas solo porque me llamo Helena.
Besos.

Reina dijo...

Yo te llevo a París y te guío por sus calles, las conozco muy bien...

Pero me quedo sólo un ratito; hace mucho frío y llueve todo el rato.

Un besito

Marta Noviembre dijo...

Siempre nos quedará París, Marcelo

Un beso, me has transportado :)

Anita dijo...

He estado en Francia pero no en París exactamente. Es un lugar pendiente en mi agenda. Pero sí que me encantaría encontrar ese Paris que describes.

Muakk

Miriam dijo...

Leyéndote uno imagina los lugares que describes con tus ojos. Tenés una capacidad para la descripción desde las sensaciones que es maravillosa.
Ese parís de tu imaginación es el que qerría conocer, me dejás acompañarte?
Besos

SUREANDO dijo...

Marcelo: es el mismo París que yo amo, en blanco y negro, el de tantos fotógrafos famosos, el de entre guerras, el de Proust también...
¿lo encontraremos algún día?
Esta entrada es un verdadero espejo.
Abrazos

Cecilia dijo...

Tardé mucho tiempo en conocer París y creí que eran leyendas lo que oía sobre la ciudad. Pero llegué y desde el primer momento me percaté de que era real y era una ciudad distinta, al menos distinta a lo que yo había visto hasta entonces. No me extraña que se acuñara esa frase que dice "siempre nos quedará París"

SELMA dijo...

París tiene una magia que no tiene explicación ninguna... Te atrapa y no te deja ir nunca más... Lo tienes en el corazón en la mente para siempre más...

Como me gusta la canción que has escogido... de Juliette Gréco. Lo has acertado de pleno... Si quieres me ofrezco como guía virtual...

Un baiser Marcelo.

Strika dijo...

Hola, Marcelo:

Ese París que describes a mí también me fascina, pero la verdad es que no existe. Quizás existió, pero el París de hoy es frío, lluvioso y hostil. Sí, ya sé es una ciudad muy bella, un museo. Pero a uno (bueno, al menos a mí) no le gustaría irse a vivir a un museo. A París le falta ese no-sé-qué que otras ciudad tienen. Para mi gusto le falta vida, le falta chispa. De Francia, prefiero mil veces más la ciudad de Marsella. Como todo puerto, es mucho más interesante. Pero es mi opinión muy personal. Sé que no todos estarán de acuerdo conmigo.
Un saludo
:)

siloam dijo...

existe, existe...y todos los turistas buscamos eso, u otra cosa, cada cual...
tambien están las afueras
y ahora hasta un presi con alzaderas dentro del zapato :))))
abrazos

angela dijo...

Marcelo, París ya no es como te la imaginas, es la ciudad más bonita y elegante de Europa o por lo menos a mí me lo parece, te hablo del centro y no olvides que es muy muy cara. Te recomiendo que recorras el centro y a pie, es una ciudad que no tiene altura afortunadamente y las distancias son muy largas... En las afueras podrás ver otro París muy muy distinto.Un abrazo Angela

esteban lob dijo...

Hola Marcelo:

La belleza innegable de París se me desdibuja con el recuerdo de taxistas tramposos y una especie de hastío de visitantes, que nos hace pagar las consecuencias.
Pero es solamente mi experiencia.

Te agradezco el linkeo. Lo retribuí con una referencia a tu pasión deportiva.

Un abrazo.

Only dijo...

Cómo me ha gustado esta entrada tuya de hoy...

Yo no te puedo guiar por sus calles, sólo la vi una vez, y de eso hace demasiado tiempo...pero estoy segura de que tiene que seguir latiendo el corazón de ese París imaginario tuyo, y de muchos de nosotros, a pesar del s XXI duro y frío...

seguramente, sólo hay que abrir bien los ojos...
y esos los tienes tú.
Ojalá algún día lo puedas comprobar..


Un fuerte abrazo, Marcelo

olhodopombo dijo...

apesar de eu não sentir qualquer atracion por el ciudad de Paris,
com certeza s efosse ter seria tambien la ciudad de los años 20/30 ou dos temnpos do Proust...

olhodopombo dijo...

obrigada por seu comentario no meu blog, voce eh muito gentil...

elshowdefusa dijo...

Queremos ir con los chicos de la facultad a París. Ya te contaré si existe o no. Y si nos quedará para algún día o no.

Marcelo dijo...

Yo pensaba que París era una ciudad imaginaria...pero por lo que he leído aquí no hay una sino varias, tantas como visitantes llegan hasta ella. Entonces también puede ser que haya una París para cada uno de nosotros, los que no la conocemos.

Marilyn dijo...

Mira qué coincidencia, si me voy a Paris el lunes!bueno, ya lo visité, y claro, uno busca el Paris de las películas, de las fotos de Doisneau... pero creo que de todos modos vale la pena, pasearse por sus calles (casi siempre con lluvia), e ir descubriendo sus maravillas... inolvidabla para mí fue el museo de Orsay, de hecho creo que volveré. Un abrazo desde acá...

Sofía V. dijo...

No conozco nada de Francia y me encantaría conocer. El origen de inspiración de grandes maestros como Cortázar, Doisneau, Cartier Bresson, Satiè, Duras, Proust y Truffaut...

Pamela dijo...

Ese es el París que yo amo también. No vayas con miedo, déjate guiar por tu intuición, o por una parisina encantadora!.

Cada ciudad tiene algo. París lo tiene todo.

manu dijo...

yo me muevo por las calles con la maga y oliveira...

...y juego a encontrarlos.

abrazo!

Mariela Torres dijo...

Marcelo: la nostalgia es una fiesta en tus escritos.

Merche Pallarés dijo...

Paris bien vale dos, tres, cuatro o tropecientas fiestas... Es una ciudad deliciosa, hay que patearla, eso sí, para saborearla en todo su esplendor. Siempre comparo a Londres como una dama muy "stately" señorial y a Paris como una jóven coqueta con su toque de frivolidad muy francesa. Son dos ciudades que AMO. Besotes, M.

copperhead dijo...

Vaya! Bonito post.. ya sabes que pronto seré una parisina más, así que cuando te pases por allí ya sabes.
¡Pero debes ir pronto! Una de las leyendas aún vivas de Paris es George Whitman: George es el dueño de la librería Shakespeare & Co., uno de los lugares más mágicos del mundo (y de París). George suele estar en verano sentado en el banco que hay fuera de la librería, leyendo tranquilamente el periódico... tiene más de 90 años, es americano y sigue hablando en inglés a pesar de llevar más de la mitad de su vida viviendo en París.
La librería está llena de objetos personales, fotos, cartas cariñosas colgadas en las paredes, un pequeño lavabo, camas para tumbarse un rato a leer (allí empezó la aventura parisina de George).
En el piso superior hay muchos libros que George presta a quien quiera echarles un vistazo, en el piso de abajo hay un pequeño piano que de vez en cuando alguien toca y un gordísimo gato negro que dormita casi todo el día...
Debes verlo antes de que toda esa atmósfera muera un poco con George!!

copperhead dijo...

Cuando vayas a Paris olvidarás un poco todas esas historias de los años 20, porque sigue estando lleno de nuevas y viejas historias un tanto increibles.. Hay muchos locos inofensivos por sus calles, muchas librerías encantadas (a parte de la de george), muchos rincones donde vivir tus propias memorias dignas de ser escritas...
Creo que en parte me voy a vivir allí porque es el sitio donde más escribo; aunque no quiera, la ciudad me obliga a escribir.
Los fantasmas artístas del siglo XX están allí, pero no creo que haga falta invocarlos para quedar embrujado por la ciudad,
¡ya lo verás!

begoyrafa dijo...

Estuve dos veces en París, la primera fuen una breve parada de un día en un Viaje con el Instituto y la segunda de viaje de novios. El París que nosotros conocimos es el de la luz, el de los amplios boulevares, el de la orilla del Sena. Supongo que habrá otro, oculto como el de otras grandes ciudades, que será oscuro y gris, pero a mí me gusta el París que parece una postal.
Antes de visitar París, siempre le decía a Bego que me resultaría muy difícil vivir en una ciudad sin mar. Después cambié de opinión. La razón: en París también puedes mirar al horizonte.
Un abrazo
Rafa

-F osca dijo...

Sí, tienes razón, París no existe!Soy una escéptica con todo lo que parece mágico... Si voy algún día, sabré si París es PARÍS o es sólo... París! ;D
PD: gracias por tus palabras :)

Anikin dijo...

París es una de las mejores ciudades del mundo... pero para mi gusto, y so pena de recibir un par de collejas, le sobran los parisinos...

Sensai dijo...

París no tiene un rincón feo y créeme: es la ciudad del amor, tanto si vas sólo como acompañado.

Hay tantos París como desees: el de los turistas bohemios que viven Montmartre, el que atraviesa en bateaux mouches el Sena, el que vive la noche intensamente, el que saborea conversaciones en sus bistrots, el que se bebe en sus vinos, el que degusta su deliciosa gastronomía, el que disfruta escuchando su idioma, el que se pierde en sus lienzos, el que viste en el cine,... incluso puedes verlo desde todos estos prismas y enamorarte como nunca imaginaste.

Besos franceses ja!

Fran dijo...

Y te has quedao en París. Vengase, que tiene que hacer el post jajajaj

Te fijas, París te atrapa, cuando entras a sus calles, cuando te envuelven sus luces, el romance y la belleza....no podés escapar.

Marcelo dijo...

Qué buenos comentarios! cada uno me ha dejado un dato, una impresión, una sensación, un elogio o una crítica. Y es verdad, no puedo volver de París...
Eso me hizo recordar un viejo tango de Enrique Cadícamo, "Anclao en París". En este caso el poeta tanguero extraña a Buenos Aires, y seguramente desde Buenos Aires, debe extrañar París...


Tirao por la vida de errante bohemio
estoy, Buenos Aires, anclao en París.
Cubierto de males, bandeado de apremio,
te evoco desde este lejano país.
Contemplo la nieve que cae blandamente
desde mi ventana, que da al bulevar
las luces rojizas, con tono muriente,
parecen pupilas de extraño mirar.

Lejano Buenos Aires ¡qué lindo que has de estar!
Ya van para diez años que me viste zarpar...
Aquí, en este Montmartre, fobourg sentimental,
yo siento que el recuerdo me clava su puñal.

¡Cómo habrá cambiado tu calle Corrientes..!
¡Suipacha, Esmeralda, tu mismo arrabal..!
Alguien me ha contado que estás floreciente
y un juego de calles se da en diagonal...
¡No sabes las ganas que tengo de verte!
Aquí estoy varado, sin plata y sin fe...
¡Quién sabe una noche me encane la muerte
y, chau Buenos Aires, no te vuelva a ver!

amor dijo...

yo estudié allí un curso entero de instituto en los años 80, pero ahora que lo dices, igual lo soñé

sí, creo que lo he soñado, vaya

un abrazo

s

Incombustible dijo...

Pues igual fue la época, la circunstancia o lo que mencionas en la entrada: el imaginario que tenemos los que vivimos tan lejos. El caso es que a mí no me gustó al principio, la encontré fría, triste, sucia y llena de parisinos (sin ofender ni generalizar) que, con un escusemuá parece que tienen licencia para matar. Después, tuve la oportunidad de: instalarme en una pensión que, según decían, había sido refugio de Sartre y Bouvier durante la guerra; ser invitada a comer crepas, en un puesto callejero, por unas monjas (y yo atea, ateísima); entrar gratis al Louvre; ver "Buena Vista Social Club" en un cine de esos donde el que te vende la entrada se encarga de la dulcería y proyecta la peli, y tener que caminar tres horas, perdida, porque habían cerrado el metro... pues cambié de opinión. Eso sí, no tuve la oportunidad de conocer la tumba de Jim Morrison , ni otros lugares, y es que viaje para recibir el 2001 allá y unas semanas antes había caído una tromba tremenda que tiro muchos árboles, inundo ciudades y, desgraciadamente, mató a varias personas.

Tengo que volver...pero en primavera jejeje

Shikilla dijo...

Si te sirve de consuelo, yo que estoy tan cerquita de París, si lo miramos bien, tampoco estuve nunca y París existe en mis sueños porque he ido posponiendo ese viaje y ahora me he dicho que no iré hasta que vaya acompañada de quien amo. Así serán dos sueños cumplidos.

Besos

Merche Pallarés dijo...

Ah, Marce, aquí siempre se ha dicho que Buenos Aires es el Paris de América... Algo tendrá... Besotes, M.

Marcelo dijo...

Santi: Y el sueño fue lindo?
Un abrazo

Incombustible: parece que hay coincidencia con la apreciación sobre los parisinos, pero tu posterior cambio de opinión me despierta aún más mi curiosidad hacia ellos.
Un beso!

Shikilla: me parece una excelente combinación!
Un beso y gracias.

Me has dado una idea Merche.
Un beso

gertru aka campanita or diabolikitty dijo...

Me lo imagino como vos, espero alguna vez poder ir.
Saludos!