lunes, 12 de octubre de 2009

Doce poemas mortales de Recúpero: Hoy “El salero y la puta”

.......................................... Arthur Rimbaud............................................


Con análisis psicoliterario a cargo de Pedro Menárdez (1)

Estimado lector, La Menor Idea pone a tu alcance (2) el primer poema de la “Suma Docena Recuperana”

Descuento tu aprecio y agradecimiento por recibir en forma gratuita semejante opus, por el cual Victoria Ocampo hubiera derrochado otra vez las estancias de su padre. Sin embargo, ella nunca obtuvo lo que tendrás tú ahora mismo, y a riesgo de pecar de reiterativo, gratis. Luego, las interpretaciones de un humilde servidor.

El salero y la puta

“Sobre los faunos del mal

la luminosa espera

del vino malhadado.

//

En Casa Elena

Estábamos con Georgie

Ella me vio

Luego nos saludamos

//

La acompañé detrás de una cortina obscura

Con falsos gemidos copulamos

//

Testigo mudo

Del pago de ese amor

//

Fue un salero andaluz

Arábigo y callado”

//

Coro de Ninfas:

Si llegare la muerte en este instante…

¡Feliz la acepta!

Es que la vida

¡todo se lo ha dado!

//

¿Qué tenemos aquí? No estoy seguro, pero es brillante. A mitad de camino entre el ultraísmo y el modernismo (3), Recúpero sugiere una juerga juvenil con Borges, en un famoso prostíbulo mallorquín de los años veinte. Hay una mujer enigmática, rentada por supuesto, que produce sensaciones contradictorias en el vate. Por un lado reconoce los elementos mercantiles del vínculo (4) pero luego en un pase imprevisto y por ello magistral, en dos pinceladas nos seduce con la posibilidad de un amor puro, espiritual (5)

Los primeros versos son un enigma. Modestamente opino que Recúpero los puso al final, para cumplir con el canon maldito, esto es, la tendencia autodestructiva, el vicio y los turbios significados (6)

Es la impaciente hora del poeta! (7) Recúpero preanuncia su magna obra, la del pisapapelazo (8)¿la recuerdan? (9)

Pero luego, el giro magistral, copernicano (11): “Fue un salero andaluz, arábigo y callado

El poeta nos dice que hay una categoría de saleros que debiéramos conocer, esto es, los andaluces. Ahora bien, debo admitir que nunca he oído hablar de tales saleros, imagino que al lector le ocurre lo mismo. Y ahí está el talento ilimitado del homérico, del predestinado. Recúpero sabe que su lector está perplejo, y lo rescata yendo en contra del canon malditista (12) Le explica como son sus saleros andaluces: arábigos (13) y callados (14)

Y ahora, el final a toda orquesta, el que cambió el curso de la poesía, el que rompió los cánones, los códigos, las biblias de la literatura…¡El coro de las Ninfas! Aquí el poeta nos sugiere dos cosas. O bien cambió el mundo de la poesía por su amor a aquellas deidades mitológicas griegas de la naturaleza (16) o estaba borracho (17)

Pero ese detalle del coro, que denota claramente un sentido oral a la manera griega, en contraposición a la letra escrita, casi muerta, del mundo decimonónico (18) le asegura el paraíso literario a Recúpero, me atrevería a decir, por encima de un multipremiado Pedro Aníbal Mansilla.

Al Grande y Unico Poeta Maldito Argentino ¡Salud!

NOTAS

(1) Poeta Argentino Contemporáneo. Erudito en cuestiones literarias. Alineador. Balancista

(2) Disculpa que te tutee, querido lector

(3) Justamente lo que opinan sus más encarnizados críticos

(4) “Con falsos gemidos copulamos” y “del pago de ese amor”

(5) “Con falsos gemidos copulamos” y “del pago de ese amor”

(6) Menárdez, Pedro “Los poetas malditos y sus claves oscuras” (Editorial Sol de Mayo, 1.967)

(7) Perdón por la hipálage

(8) Perdón por la extravagancia en el uso del sufijo "azo"

(9) “Tu c… (10) es prácticamente hermoso”

(10) Culo

(11) adj. Dicho de un cambio de comportamiento, de una manera de pensar, etc.: Muy marcados. ¡Burros! Debían saberlo sin leer esta nota

(12) Esta no es mía, es de Wikipedia

(13) En nombre del poeta, perdón por el pleonasmo

(14) Será salero pero no es alcahuete (15)

(15) Alcahuete: en Argentina, delator.

(16) Ninfas

(17) O ambas cosas

(18) adj. Del siglo xix o relativo a él: "la industrialización decimonónica de Barcelona"/Anticuado, falto de vigencia: "es increíble que un chico tan joven tenga unas ideas tan decimonónicas"

21 comentarios:

SUSANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcelo dijo...

Me gustaría que alguien le haga llegar mi terrible curiosidad a Recúpero y/o a Menárdez: ¿por qué hay un salero andaluz en el cuarto de un prostíbulo mallorquín?

Cecy dijo...

Vos te mereces todos los saleros, SALEROS (mal pensado).

Sos genial junto a la menor idea.

Besos, Cuakados.

Merche Pallarés dijo...

Es que los saleros andaluces son ¡muy salaos! van vestidos de faralaes, con guitarra y castañuelas adosados ¡ele! Besotes, M.

Lena dijo...

JAJAJAJA
JAJAJAJA
JAJAJAJA
JAJAJAJA!

Porque la prostituta estaba pluriempleada, puta de noche, cocinera de día y coleccionadora de saleros de toda la vida!

jajajajaja


Exquisto, Divi!

Tres besos tres!

ANABEL dijo...

Jaaaaaaaaaaaaaaaaaa. ¡Cómo te pasas!. En fin, visto que Lena ya ha descubierto la finalidad última del salero andaluz, no me queda por más que continuar riéndome Jaaaaa.
Por cierto esta vez son dos los números que nos ocultó P. Merardez en sus notas.
¿Publicarás "Tu C (19)... es practicamente hermoso"?
(19) Culo
Ósculos, pero no en el 19, ni en el 10

El sereno de los faros dijo...

Si hubiera que pagar por tus escritos. PAGO.

Excelente historia. desde el inicio, los poemas de Recúpero cuentan ésta vida encontrada en cuerpos rentados. A Niesztche le pasó algo similar. Creo que alguna vez pudieron conocerse, al menos en algún sentimiento en colmena.

El deleite está en el estilo, el suyo, por supuesto.
Abrazo,

miralunas dijo...

para ponerle sabor a algun encuentro aburrido?


me puedo enamorar de Menárdez?


ya no me alcanza con jugar en su vereda!

Mariela Torres dijo...

Cuánta belleza en este poema, en esa metaforización del salero de la relación de los cuerpos que se construye en el texto. ¡Bravo, Recúpero! Y excelente análisis de Menárdez.

Anabel Botella dijo...

Nunca se me hubiera ocurrido hacer un poema así, con dos elementos que aparentemente no tienen nada que ver.
Saludos desde La ventana de los sueños.

SIL dijo...

TE QUIEEEEEEEEEEEEEEEEEERO!!!!!!

DEL 1 AL 18
NO RIMES POR FAVOR...

NI ARRIMES

Y


DE LA A LA Z
TAMPOCO RIMES CON ÉSTO POR FAVOR...


ME MUERO DE RISA
SOS GENIAL!!!!!!!!!!!!!!!!!

ME VOY
CHAU.
PARÁ !!!

ANTES TE DOY UN BESO POR GENIO Y POR LOCO LINDO.

SIL

SUSANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Robërto Loigar dijo...

Ja,ja,ja...si fueras químico.
Tienes la fórmula para combinar la ironía y la fantasía.


Me quedo en la puerta...

Patty dijo...

Que lindo el comentario de SIL, jaja.

¡Gran poema! Me morí de risa con el análisis. 9 y 10, 4 y 5 son mis preferidos, ja j

Muchos besos (hoy, más que merecidos).

Isabel Estercita Lew dijo...

La invisibilidad del 10 es pasmosa.
Practicamente se refiere a la práctica de la 4 ó 5, verdad?

Acepte mis respetos sr Marcelo

atte: Estercita

Soledad Sánchez M. dijo...

No te puedo dejar sólo.

Falto unos días agobiada por mis trabajos varios, y me recuperas a Recúpero (Guecupegué, que decían en Francia).

Y yo sin sus poemas para llevar a mi tertulia literaria.

Y sí, el mejor compañero, sin duda alguna, es un buen salero andaluz (está por deliberar si los saleros cántabros cumplen la misma función, ya se verá). Yo me llevé uno a un viaje de PLACER, y oye, no dijo ni mú (1).

Voy a venir más a menudo, porque sé que al final me perderé ALGO muy importante.

Un beso muy grandote.

Soledad.


(1) Propiamente, valdría cualquier sílaba. El salero es mudo en su salazón.

(* dijo...

Leer este poema, Marcelo, con la versión para piano del Canon de Pachelbel, fíjate, que todavía me ha hecho más gracia. La puta y tus palabras, ¡qué "salás"! :)

Un dulce beso.

esteban lob dijo...

Lo que nadie se dio cuenta, es que el salero aquel...estaba lleno de azúcar.

maracuyá dijo...

Abrí el champán Marce, estamos ahíiiiiiiiiiii...

Ahora leo...

maracuyá dijo...

17...así estoy yo después del festejo, un poco de cada cosa, o ambas cosas. Por amor a la camiseta y por el chin, chin...después pensamos.

No da para más el comentario...quizás mañana...

SIL dijo...

AHA...


MIRÁ VOS, CHE...