sábado, 17 de octubre de 2009

El Casero del judío



“Por la decisión de los ángeles, y el juicio de los santos, lo excomulgamos, expulsamos, execramos y maldecimos, con la aprobación del Sto. Dios y de toda esta Sta. Comunidad, ante los Libros de la Ley con sus 613 prescripciones, con la excomunión con que Josué excomulgó a Jericó, con la maldición con que Eliseo maldijo a sus hijos y con todas las execraciones escritas en la Ley. Maldito sea de día y maldito sea de noche; maldito sea cuando se acuesta y maldito sea cuando se levanta; maldito sea cuando sale y maldito cuando regresa. Que el Señor no lo perdone. Que la cólera y el enojo del Señor se desaten contra este hombre y arrojen sobre él todas las maldiciones escritas en el Libro de La Ley. El Señor borrará su nombre bajo los cielos y lo expulsará de todas las tribus de Israel abandonándolo al Maligno con todas las maldiciones del cielo escritas en el Libro de la Ley. Pero vosotros, que sois fieles al Señor vuestro Dios, vivid en paz. Ordenamos que nadie mantenga con él comunicación oral o escrita, que nadie le preste ningún favor, que nadie permanezca con él bajo el mismo techo o a menos de cuatro yardas, que nadie lea nada escrito o transcripto por él” (Texto de excomunión de la Comunidad Judía de Ámsterdam. 21 de julio de 1.656)



La Haya, 1.677

El Señor era un sabio. Lo visitaban regentes y nobles; aldeanos; calvinistas, cuáqueros, mennonitas y hasta católicos. Era un filósofo, pero también tenía profundos conocimientos de química, medicina y física. No es cierto que puliera anteojos para ganarse la vida. Los Sres. Jelles y de Vries no permitieron que pasara zozobras económicas. Como cualquier otro sabio, pulía sus lentes ópticos para desarrollar sus propias investigaciones. Permitía una ayuda mínima de sus amigos para dedicarse por entero a la búsqueda del bien verdadero. El Señor era religioso, pero de una manera distinta a la de los demás. Tenía una inteligencia superior y un alma cristalina. Cuando la naturaleza de mis tareas me lo permitía, apuntaba algunas de las ideas que expresaba a sus visitantes, aunque yo no las comprendiera o aceptara totalmente:

 
“Después que la experiencia me hubo enseñado que todo lo que ocurre 
frecuentemente en la vida es vano y fútil; después de haber visto que todo lo que para mí 
era objeto o motivo de temor no contenía nada bueno ni malo en sí, fuera de los efectos
 que ejercía sobre mi alma, me decidí finalmente a investigar si no habría algo que fuese
 un bien verdadero, posible de alcanzar y al cual sólo pudiera entregarse el alma una vez 
rechazadas todas las demás cosas ; más aún, si no habría algo cuyo descubrimiento
 y adquisición me diera el goce eterno de una alegría suprema y continua..."  
"...veía, por cierto, las ventajas que nos procuran los honores y las riquezas y veía, 
asimismo, que era necesario renunciar a ellas si quería entregarme seriamente 
a este nuevo propósito..."
"...los honores son un gran impedimento, porque para lograrlos es necesario vivir según 
el criterio de la gente, huyendo de lo que ella vulgarmente huye y buscando lo que ella 
vulgarmente busca" 
”Todas las cosas que el vulgo persigue no sólo no ofrecen ningún remedio para la 
conservación de nuestro ser, sino que por el contrario lo impide y son, a menudo, 
la causa de la perdición de aquellos que las poseen  y siempre la causa de la perdición 
de aquellos que son poseídos por ellas”
“La ciencia eterna e infinita que llamamos Dios o Naturaleza actúa con la misma 
necesidad con que existe”
“El vulgo considera los ministerios eclesiásticos como dignidades y los oficios 
como beneficios y tiene en alta estima a los pastores. Pues, tan pronto se introdujo
 tal abuso en la iglesia, surgió inmediatamente en los peores un ansia desmedida 
por ejercer oficios religiosos, degenerando el deseo de propagar la religión divina 
en sórdida avaricia y ambición”
 

No es verdad que en el último instante de su muerte se mostrase arrepentido de sus ideas y entre sollozos, pidiera su absolución. Tampoco es cierto que se haya suicidado. No utilizó opio. Murió tranquilamente en presencia un médico de Ámsterdam que era de su amistad. Me sorprendió su muerte, claro. No sabía que su dolencia fuera tan grave. Tenía 44 años. Ese día mi esposa le había preparado un caldo de pollo y nos fuimos al segundo oficio religioso. Luego nos enteramos que había muerto. Su amigo, el médico, se fue presuroso aduciendo que no quería perder su barco de la tarde a Ámsterdam. Más tarde advertí que faltaban un ducado de oro, unas monedas y un cuchillo de plata que había dejado distraídamente sobre la mesa.

El Señor no dejó testamento pero sí me había encomendado una tarea llegado el momento final. Debía despachar su escritorio de trabajo al Sr. Rieuwertsz, su editor en Ámsterdam. Me instruyó que el embalaje no mostrase ninguna señal que lo vinculara a él, lo que cumplí fielmente, como todas las indicaciones que me dio. Tampoco debía declarar su contenido en la Aduana. Unas semanas más tarde Rieuwertsz me escribió contándome que el escritorio llegó sin problemas, aunque los parientes del Señor estuvieron merodeando por el puerto. Creían que en su interior se ocultaban grandes riquezas. Y tenían razón, aunque no de la manera en que ellos lo sospechaban. No había dinero en el escritorio sino un manuscrito intitulado “Etica”

Me llamo Hendrick van der Spyck, y entre los nombres que tuvo el Señor que vivía en uno de mis cuartos, yo prefiero el más portugués de todos: Bento D'Espinosa.


Pero todos lo conocían por Spinoza, el judío.





Bibliografía:
"Spinoza" de Carl Gebhardt
"El Hereje y el Cortesano" de Matthew Stewart
"Acercamiento a Spinoza" de Jorge Graneri
Safe Creative #0910174696209

 

47 comentarios:

Isabel Estercita Lew dijo...

Marce querido, para un sábado a la noche esto es un castigo, pero ya que vine te cuento que en mi otra vida tuve un caso (en portugués) con Hendrick y que me contó que su señor estaba chapita.
Que era judío, no fue probado, pero a él le daba lo mismo mientras le pagara, y para finalizar me dijo que lo de la ética y eso de que el Universo es idéntico a Dios, que es la "sustancia" incausada de todas las cosas, es de bicha ( en portugués). Que el concepto de sustancia que Spinoza recuperó de los filósofos escolásticos, no es el de una realidad material, sino más bien el de una entidad metafísica, una base amplia y autosuficiente de toda realidad.

Y que su señor admitió la posible existencia de atributos infinitos de la sustancia, pero como estaba del mate mantuvo que tan sólo dos son accesibles a la mente humana, el mundo de las cosas materiales, y la racionalidad, pero que es todo verso, quería castigar a sus parientes chorros para que le devuelvan sus ahorros.

No sé que más puedo agregar para devolverte el inmenso placer de leerte esta noche sin asmas... claro y agradecerle a Rocamadour por tirarme letra.

Que seas feliz y te comas una perdiz

Beijos

Estercita

PD: Saludos de Flesh Gordon

Marcelo dijo...

Estercita:
a) ah...
b) no con asma pero placer hubo, entonces
c) gracias
d) A Rocamadour lo vi flaco la otra noche
Un beso

Isabel Estercita Lew dijo...

a) ah...
b) si, sí, hubo, pero mi memoria es corta y mi asma ilimitado, entonces, joder hermano, no aclaro que oscurece.
c) de nada
d) Es verdad que Rocamadour está flaco, lo que pasa es que a veces se tiene que hacer cargo de mi asma, lo que no es tarea fácil.
e) Otro

miralunas dijo...

bueno....todo aca me ha tomado por el cuello, vea!

llego regocijada a decir gracias y de querusa disfruto de las dos genialidades. piedra libre!

y no quiero de mencionar esta sorpresa: asi que......Rocamadour?
andele! qué padre!

Lena dijo...

Otra joyita, Mr. Buenos Aires.

El texto de excomunión es un abrebocas ideal...el resto para no despegar los ojos.

El narrador transmite ternura, amor, hacia su huésped...me conmovió.

Me conmovieron las aclaratorias que hacía (la de pulir lentes, por ejemplo) para desagraviarlo, para darle su puesto, defensa sin escándalos, ni gritos, defensa desde el corazón.

Inmejorable, Divi.

Bessos muchos.

HLO dijo...

Pobre Spinoza. Pero seguroq ue fue feliz escribiendo, sabiendo, es decir, siendo sabio en su vida íntima también.

Cat B.G. dijo...

"si no habría algo cuyo descubrimiento y adquisición me diera el goce eterno de una alegría suprema y continua"

Cuando yo te leo suento eso.
Descubrir tu escritura me conviritió en Spinoza.

Cat B.G. dijo...

Perdón, quise decir SIENTO.

Helena dijo...

Buen dia Marcelo. Es una bonita coincidencia, hace un par de años en un casting tuve que leer sobre la excomunión de Spinoza y le tome aficion a este hombre. Por lo que veo tu tambien. Un beso.

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
¡Vaya con la excomunión!
Se pasan un poco ¿no?
Tendremos que recurrir a la Santa Inquisición, para que ponga orden.
Al final, a la hoguera!!!
Saludos,
Luis

SUREANDO dijo...

Bruma de oro, el occidente alumbra
la ventana. El asiduo manuscrito
aguarda, ya cargado de infinito.
Alguien construye a Dios en la penumbra.
Un hombre engendra a Dios. Es un judío
de tristes ojos y de piel cetrina;
lo lleva el tiempo como lleva el río
una hoja en el agua que declina.
No importa. El hechicero insiste y labra
a Dios con geometría delicada;
desde su enfermedad, desde su nada,
sigue erigiendo a Dios con la palabra.
El más prodigioso amor le fue otorgado,
el amor que no espera ser amado.
Borges


Saludos domingueros

Marcelo dijo...

Estercita: quedamos así
Un beso

Marcelo dijo...

Vio las cosas que hay que oír Miralunas? (o leer)
Un beso!

Marcelo dijo...

Muchas gracias Lena! Igual, entre nosotros, temo adormecer al respetable público!
Un beso

Marcelo dijo...

Estoy seguro de eso HLO! El hombre tuvo sus cosas también!

Marcelo dijo...

Yo sabía que eras spinozista, Cat. Por lo del goce eterno, digo.
Un beso

Marcelo dijo...

La tuviste que declamar, Helena? Me refiero a la excomunión.

Marcelo dijo...

Quidquid: sí, los tipos no querían dejar margen de duda en el asunto, no? jajajajajaja
Un abrazo

Marcelo dijo...

Beatriz: llegué a Spinoza a través de él.
Un abrazo

YO dijo...

Excelente!!!!!!!!
Verdadero articulazo!!!!
Muchas Gracias!

Richard dijo...

A mi también me gusta más el nombre de Bento D´Espinosa y el quía era cancha en lo suyo, no era ningún colibriyo,su chamuyo era fatal para
los jailaife de la época

Salú sin espamento pero con sentimiento

SIL dijo...

MARCELO, mirá loco-divino (ya
tengo que subir un casillero)

Me gustaría hacer dos rollos con el enlace de ética al que nos hiciste ir, y ponérselos en el traste,
uno a la Comunidad Judía de Ámsterdam
y otro a la Santa Inquisición,
que sé yo,
se podrían hacer más rollos, y seguir PONIENDOSELOS a quién te parezca...
a los políticos contemporáneos, también, etc.

LES ENTRARÁ ASI UN POCO DE ÉTICA CARAJO !!!!!!?????????

Un beso, Marce.

maracuyá dijo...

Qué regalito de fin de semana...nunca había leído el texto de la excomunión.

Decisión de los ángeles
Juicio de los Santos
y aprobación del Sto. Dios

Ciencia eterna o infinita...Dios o Naturaleza ¿por qué permiten tanta estupidez?

Cristina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristina dijo...

Años, pero años, intentando que alguien aportara empiria a la Proposición XXXIX:" Quien tiene un cuerpo apto para muchas cosas, tiene un alma cuya mayor parte es eterna", de la Parte Quinta de la Etica de Baruch de Espinosa.
Su entrada, enriquecida con los aportes de Estercita y Rocamadour, me han revelado la esencia del poder del entendiemiento, o de la libertad humana (releo con gusto una ética más próxima).

Selma dijo...

Muchas gracias por tu visita al Oasis, Marcelo...
Sigues escribiendo magníficamente bien.

Soledad Sánchez M. dijo...

Los textos de excomunión son, como diríamos, un bello homenaje al surrealismo, al miedo, a la ignorancia... y espeluznan.

Y a Spinoza lo tenía un poco olvidado. Así que me obligaré a dar una vuelta por su Ética. Cada vez que vengo a leerte me espoleas para aprender.

¡Jo!

(Sigo con mis traducciones al francés... pero es más difícil de lo que pensaba).

Un beso muy fuerte, y feliz semana.

Soledad.

Lao dijo...

yo pienso que el costo de ser simple es muy alto cuando los entornos son complejos. En realidad el Dios de la ira fue inventado. Muchos saludos.

Maritoñi dijo...

Genial, me ha encantado leerlo. Genial lo de la naturaleza, el universo y existir como DIOS.

Casi como yo, que estaba presente cuando el primer big-bang.

Un poco judío si que era, al fin y al cabo, como todos los occidentales.

Cecy dijo...

No salgo de mi asombro, eso.
Asi de simple.
O de complicado?

Besos, Dios. (mío)

Mariela Torres dijo...

Pobre Spinoza, esa sí que es una maldición.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

Muy interesante tu post. No tenía ni idea de que a Spinoza lo expulsaran del judaismo. Qué cosas... Besotes, M.

carlota. dijo...

HOLAAAAA! Marcelo , cómo vas ???? un besote

Marcelo dijo...

Gracias a vos, YO! Saludos a mí!

Marcelo dijo...

Hola Richard! El Ruso era una maza
Un abrazo

Marcelo dijo...

No es mala idea Sil, porque ellos la ética se la pasan por el culo!
Un beso divina

Marcelo dijo...

Yaguaretaza: sólo les faltó decir corto mano corto fierro, y darle un piquete de ojos al pobre hombre...
Un beso!

Marcelo dijo...

Cristina, yo desordenaría los factores así:
El aporte de Rocamadour, enriquecido por los dichos de Estercita más los de un servidor, te han recordado (no creo que revelado) algunas cosas.
Un beso y gracias por pasarte (en el sentido amplio de la palabra)

Marcelo dijo...

Gracias Selma!
Un beso

Marcelo dijo...

Gracias Soledad! La verdad es que lo que más me interesa con entradas así es despertar el interés por leer o releer algo que me gustó y quiero compartir. Y los textos de excomunión, me encantan...El poder del énfasis!
Saludos de Guecupegó...

Marcelo dijo...

Lao: en el mejor de los casos, el Dios de la ira fue inventado. En el peor, todos los Dioses lo fueron. Por eso la concepción del Dios Naturaleza de Spinoza es un poco más reconfortante, por lo tangible, al menos para mí.
Un abrazo

Marcelo dijo...

Es cierto Maritoñi. Por todos los occidentales pasan todas las sangres, Su Alteza incluida!

Marcelo dijo...

Besos, Cecydiosa!

Marcelo dijo...

Los pibes no se quedaron corto, Mariela. Lo habrán leído de corrido, sin respirar?

Marcelo dijo...

Me gusta que lo hayas visto aquí, Merche!
Un beso

Marcelo dijo...

Hola Carlotaaaaa!
Muy bien y vos?

Pamela dijo...

No sé por qué cuando te ponés profundo yo paso de largo, debe ser mi eterna frivolidad. Qué barbaridad de post que te mandaste! y el aporte de Estercita fundamental. Claro y quién tenía la culpa de todo! pues tenía que ser Georgie. Besote