lunes, 30 de noviembre de 2009

Lecciones para escribir "El Cuervo" como Edgar Allan Poe


Muy de vez en cuando (hacía rato que no sucedía) escucho o leo a alguien decir que Poe escribía como escribía por el efecto que provocaba en su mente el consumo de opio y alcohol.
Creo en el valor verdadero de la palabra escrita y si alguien escribió una cosa como esta, seguro que ha de ser cierta.
Pero como para un científico la comprobación empírica lo es todo, durante quince días me dí a la bebida en forma desenfrenada. El opio me costó bastante obtenerlo, como entenderán, porque no estamos en el siglo XIX y en Argentina no es ni libre ni fácil. Pero una vez que mi amigo Juan/Wang me lo consiguió, me lo embutí conjuntamente con todo el ron del que fui capaz, lapicera en mano y papel en mesa.
Tristemente debo confesar que no me salió ni “Un entierro prematuro” ni “El Gato Negro” ni mucho menos “Ligeia”Me pregunté qué pudo haber fallado, porque escribí las mismas tonterías a las que estoy acostumbrado, sólo que más ilegibles y más olvidables.
Entonces, en un servicio a la comunidad y partiendo de la premisa de que el alcohol y la droga convierten en artista a cualquier idiota, redoblé la apuesta por Ud., querido lector émulo de Poe, que quiere escribir tan brillantemente como él y no sabe qué le falta. Por favor, tome nota de algunos detalles adicionales que lo llevarán sin dudas a la fama.
Son las…

20 Lecciones para escribir “El Cuervo” como Edgar Allan Poe
1) Nazca en Boston pero críese en el sur de los Estados Unidos. Preferentemente, intente que esto ocurra en el siglo XIX (no excluyente)
2) Quédese huérfano a los tres años.
3) No sea adoptado jamás. Viva con un matrimonio que lo tenga temporariamente por espacio de veinte años, mientras a su hermana de sangre la recibe otra familia.
4) Sea criado por una nodriza negra (esencial para escribir cuentos de muertos o aparecidos)
5) A los cinco años lea magazines escoceses e ingleses que abran su mente e imaginación.
6) A pesar de que nadie lo quiera tanto como para adoptarlo legalmente, consiga una muy buena educación escolar. No desdeñe lo que pasa en las calles de su ciudad, Richmond preferentemente.
7) Escuche de primera mano historias contadas por capitanes de veleros. Podrían servirle para escribir relatos como “Manuscrito hallado en una botella”
8) Viaje a Inglaterra y Escocia siendo un niño aún. Sienta los rigores de esa educación escolar.
9) Peléese a muerte mil veces con su casi padre adoptivo. Ame sin condiciones a su casi madre adoptiva que también lo ama a Ud.
10) Domine y traduzca las lenguas clásicas.
11) Vaya a la universidad pero un año solamente porque su casi padre adoptivo no le da un centavo de más.
12) Por el mismo motivo, al regresar derrotado de la universidad, váyase de su casi casa paterna.
13) Hágase soldado y luego inscríbase en West Point.
14) Harto de la vida militar, hágase expulsar ex profeso de la famosa academia solamente para no violar el juramento iniciático.
15) Viva en la pobreza más absoluta intentando ser el primer escritor de los Estados Unidos que intenta vivir exclusivamente de lo que escribe.
16) Cásese con su prima de 13 años que nunca madurará del todo, y jamás la abandone.
17) Vístase siempre de negro.
18) Lea todo lo que encuentre por ahí, sistemáticamente.
19) Búsquese una granja en las afueras de Nueva York. Asegúrese que la finca tenga un busto de Palas Atenea (es un excelente lugar para escribir la ansiada poesía)
20) Luego de perder a su madre, pierda a su casi madre y a su esposa.

Querido amigo, ya está en condiciones de escribir “El Cuervo”. Recuerde que también debe recitarlo de este modo:
“Las damas, sobre todo, estaban fascinadas oyéndolo hablar. Edgar lo hacía admirablemente, seguro de sí mismo, pisando, por fin, el terreno que durante tantos años había tanteado. Su conversación…alcanzaba a veces una elocuencia casi sobrenatural. Modulaba la voz con asombrosa destreza y sus grandes ojos, de variable expresión, miraban serenos o infundían una ígnea confusión en la de sus oyentes, mientras su rostro resplandecía o manteníase inmutablemente pálido, según que la imaginación apresurara el correr de su sangre o la helara en torno al corazón. Las imágenes que empleaba procedían de mundos que un mortal sólo puede ver con la visión de un genio…”

Ahora, claro está, debe beberse de un trago un vaso de ron y probar con el láudano…

¿Que no escribió El Cuervo? Lo siento muchísimo. A lo mejor no era como leí por ahí. Tal vez hiciera falta una insignificante pizca de talento que nada ni nadie se lo puede dar.

“Si un hombre que sólo sabe hablar de bueyes se convirtiera en tomador de opio, lo más probable es que sueñe sobre bueyes”Thomas de Quincey, “Confesiones de un opiómano ingles”


Hoy a mi puerta un pájaro trinó,
pero abrí
y una sombra se echó a volar.
Hoy recordé a Edgardo,
aquel señor fumador
de amapolas, que era juglar.
//
Hoy haré una página celeste,
trovadicta, trovardiente.
Hoy cantando solo con la luna,
ya que se hizo puta la fortuna.
Hoy me trovaré para alegrarme,
como Edgardo, sin alarde.
Silvio Rodríguez, "Trova de Edgardo"


Los datos biográficos fueron obtenidos de las Narraciones Extraordinarias de Edgar Allan Poe, traducidas por Julio Cortázar.










domingo, 29 de noviembre de 2009

Un café en Barracas

Hay un mundo inabarcable para Menárdez. Un mundo que es un país, una región, o un universo, según quien lo descubra. Deliberadamente lo omitió por años, no pensó en él. Y sin embargo siempre estuvo ahí, esperándolo.
Hubo de suceder ese descubrimiento inevitable en la madrugada, cuando la semioscuridad nos revela la monstruosidad de las cosas, pero no en una quinta sobre la avenida Gaona (en Gaona ya no hay quintas de veraneo ni vive nadie, sólo deambulan grises vehículos buscando la autopista) sino en un bar de Barracas, mientras tomaba un café esperando que pase la tormenta. Observó que el sobre del azúcar decía

“Los espejos y la cópula son abominables porque multiplican el número de los hombres”

La espantosa frase era inapropiada. Resulta evidente que no se trata de una sentencia hecha para agradar o para dejar un pensamiento breve, positivo, durante la ceremonia del café. Y sin embargo estaba allí. Distraídamente, Menárdez se acercó al mostrador de estaño, hasta la caja que contenía los sobres de azúcar. Ya sabía que ningún otro repetiría la temible frase, pero era menester comprobarlo. Y así fue. Entre los cientos de sobres no había uno igual al primero.

Se volvió a sentar y pidió otro café. El sobre de azúcar que lo acompañaba decía

“La metafísica es una rama de la literatura fantástica”

Menárdez comenzó a entender la naturaleza de las sentencias. Alguien le indicaba que piense en aquel cosmos, el incomprendido, para salvarlo. Quizás si él recordase un tomo de una antigua enciclopedia todo ese universo que hace muchos años se conoció como "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius", no fuera olvidado definitivamente. Pero Menárdez no tiene madera de elegido, él lo sabe. Tenía que haber algo más, algo que lo involucrara de otra manera. Quizás la clave le sería revelada con el postrero café.

El sobre decía:

“Los hombres mortales son capaces de concebir un mundo”

Pensó Menárdez que tal vez no le fue indicado recordar ese mundo concebido por otros hombres para salvarlo, sino a la inversa. Tal vez recordando ese cosmos de tigres transparentes y torres de sangre, sus habitantes pudieran pensar en un hombre tomando café.
Al fin y al cabo Menárdez nunca fue otra cosa que el recuerdo de un recuerdo, inventado por un señor que lee en un hotel de Adrogué, afligido por el gran espejo que adivina su figura en la sala taciturna.



Los textos en cursiva pertenecen a "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius", de Jorge Luis Borges.
Si alguien nunca vio sobrecitos de café como los que aquí se cuentan, encontrará uno en los laterales de la izquierda, abajo.



sábado, 28 de noviembre de 2009

De cómo dos traducciones fallidas de la “Historia del Concilio de Trento” del Padre Sarpi me permiten concluir que Dios es conservador.

Cuenta James Boswell en su “Vida de Samuel Johnson” que el en aquel entonces ignoto y pobre escritor inglés le propuso al editor de The Gentlman's Magazine la traducción de dicha obra del original italiano, a la cual le sumaría una vida del autor y notas teológicas, históricas y críticas, con tanta mala suerte que, apenas publicados algunos capítulos de dicho trabajo “se dio el caso, por extraordinario que pudiera resultar, de que otra persona que atendía por el nombre de Samuel Johnson, bibliotecario de St. Martin in the Fields y cura de la misma parroquia, había emprendido idéntico trabajo con el patrocinio del clero”
Es por ello que se produjeron “escaramuzas de poca monta” entre los homónimos rivales y luego de destruirse mutuamente, ninguno de los dos traductores siguió con el trabajo iniciado.



Superstición por la estadística

Me preguntaba cuantas posibilidades había de que ocurriera lo que ocurrió, es decir que dos traductores se llamaran Samuel Johnson y quisieran traducir en un dieciochesco Londres la “Historia del Concilio de Trento” del Padre Sarpi. Por empezar, el primer dato que obtuve fue que en la Inglaterra de aquel entonces había seis millones de habitantes. Es cierto que Johnson parece un apellido muy común, siendo que significa “hijo de John” Por otra parte Samuel quiere decir “al que Dios escucha” o “nombre de Dios” y también era y es un nombre común. Y que si bien hubo un auge de traducciones en la Inglaterra de aquel entonces lo cierto es que en pleno siglo de las luces el 70% de la población europea era analfabeta. Por otra parte, si bien la bibliografía que existía en ese momento sobre un concilio tan importante era copiosa, lo cierto es que Sarpi, siendo un enemigo de la Iglesia Católica y estando su historia del Concilio incluida en el Index librorum prohibitorum, tenía que ser un personaje interesante para los ingleses.


Malas noticias: Dios es conservador
Pero aún así, que dos Samuel Johnson quieran traducirlo a la vez, me parece que es un desafío a las estadísticas que puedo atribuírle carácter metafísico: a contrario sensu de la etimología del nombre de los traductores, Dios no quiso escuchar a ninguno de los dos Samuel decir que un Papa que elabora listas de libros prohibidos no puede ser bueno. Lo cual me lleva a una conclusión escalofriante. A Dios le gustan los papas como nuestro querido Benedicto XVI.

Consultas
Vida de Samuel Johnson, de James Boswell
http://html.rincondelvago.com/la-primera-fase-de-la-revolucion-industrial.htm
http://significadodelnombre.net/samuel.html http://www.misabueso.com/nombres/nombre_samuel.html
http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/5577/1/RAEI_01_07.pdf
http://es.wikipedia.org/wiki/Ilustraci%C3%B3n
http://es.wikipedia.org/wiki/Paolo_Sarpi

Imágenes: Paolo Sarpi y uno de los dos Samuel Johnson

Volviste

En realidad te fui a buscar
(querías mi deseo)
El jovencito que te hizo el tratamiento
Llamémosle Frank Eistein
Dice que estás perfecta.
Y la verdad es que así te noto
Renovada
Aunque sospecho de vos, de tu constancia.
Porque me parece que volverás a las andadas
Y me quedaré solo

Una vez más.





domingo, 22 de noviembre de 2009

La impaciente hora del poeta está llegando: Recúpero y su Segundo Poema Mortal



¿Quién es Francis Oliverio Recúpero? ¿El héroe derrotado con un artero pisapapelazo en la Sociedad Argentina de Escritores una fresca tarde de 1.928? ¿El asceta solitario que espera y desespera el imposible retorno de Horacio Quiroga a la choza compartida por décadas? ¿El más grande Poeta Maldito Argentino, título que no se ensombrece por el hecho de ser el Único? ¿O acaso es un impostor de pasado inventado por burócratas de la pérfida industria editorial, tan sedientos de fama como de fortuna? ¿Por qué sigue en la selva luego de ochenta años? ¿Qué lo retiene allí?




Estimados lectores:


Siguiendo sus pasos desde el barrio de Tapiales hasta la provincia de Misiones, en un viaje más enigmático que el éxodo judío, incluso que el éxodo jujeño, La Menor Idea intentará develar sino por sus actos, al menos por sus letras, los interrogantes que envuelven al enigma más inextricable desde que se puso en tela de juicio la existencia del mismísimo Guillermo Shakespeare: la verdadera historia del otro Gran Bardo de la Poesía Mundial de Todos los Tiempos Pasados, Presentes y Futuros. Recúpero.


Hoy presentaremos en exclusiva al Segundo de los Poemas Mortales, integrante de la Suma Docena Recuperana e intitulado: "Apreturas de un amor apopléjico":






Cuando la muerte se aposente en este mundo


No temeré más que por el fin de nuestro amor


Conmigo estarás tú


¡Querida mía!




Cual apotema, directa a mis sentidos


Apósito del alma


Apostadero




Pues ni Apolonio de Atenas


Ni el de Pérgamo


Tampoco el de Rodas, o el de Tralles


Han advertido la muerte


Que es la vida sin tu amor.




Aportillaste mi alma.


Sobre apriscos desolados,


apoteosis




¡Qué aporía!


Sólo apraxia da tu ausencia


Aposentado en tu regazo soy feliz




Apologéticas palabras te dedico


Y apostrofo a los apóstoles del mal


Apoquinen sus culpas ¡desalmados!


¡Que ya me apresto a desnudar mi corazón!




Coro de Ninfas:
Si llegare la muerte en este instante…
¡Feliz la acepta!
Es que la vida
¡todo se lo ha dado!










Análisis psicoliterario a cargo de Pedro Virgilio Oliveiro. Filólogo. Talabartero. Asesino a sueldo.




¿Qué tenemos aquí? No estoy seguro, pero es brillante. A mitad de camino entre el romanticismo y la ingesta de las Flores del Mal, Recúpero nos regala justamente una florida, una pirotécnica loa a la amada cuyo nombre deliberadamente omite, tal vez por tratarse de un amor prohibido, como era tan común en la selva misionera de la década del treinta.


El vate exhibe su versatilidad, y con un profundo conocimiento de la lengua castellana superpuebla de rimbombantes epítetos a la mujer innombrada (¿tal vez Jéssica, la india guaraní? ¿tal vez un Quiroga sublimado?)


Otra posibilidad que nos permite este opus claustrum es que Recúpero, presa de un ataque de pánico de página en blanco, se haya detenido en una llena, más exactamente en la página "Apolodoro de Damasco/aproximar" del "Diccionario Enciclopédico Ilustrado" que sin solución de continuidad nos encolumna a los Apolonios de Atenas, de Pérgamo, de Rodas y de Tralles, como así también las voces "apologético", "apoplejía", "apoquinar", "aporía", "aportillar", "aposento", "apósito", "apóstol", "apostadero", "apotema", "apoteosis", "apostrofar", "apraxia", "aprestar", "apretura" y "aprisco", que resultan tan a gusto del críptico estilo del poeta. A esta última teoría adhiere un envidioso Alexis Jacinto Luque y Ortiz, por ejemplo, quien desde su columna en "Gentleman s Magazine" asegura que Recúpero es simplemente un pelmazo y un farsante, o por decirlo a la francesa siendo que de poetas malditos se trata, de un "bluff" (1)


Por mi parte, no puedo más que colocarme en las antípodas de esa corriente. ¿Cómo calificar sino de brillante esa aproximación al oxímoron que es "Sobre apriscos desolados, apoteosis", aproximación que no llega al ansiado destino pero que sin embargo (o tal vez por ello) es épica?




Estimados lectores, estoy dispuesto a arrojar mi reputación literaria, incluso mi honra personal, a los perros de la desverguenza si la hora del poeta lo reclama. Pero gritaré aquí, en todas las tribunas del orbe e incluso en todas las fondas donde sirvan el vino que tanto me gusta, que Francis Oliverio Recúpero es un genio. Incluso, por encima de un Pedro Aníbal Mansilla.






Nota del editor


(1) "Bluff" en realidad es una voz inglesa, pero no es bueno contradecir a Pedro Virgilio Oliveiro cuando está inflamado por la pasión y la bebida. Además, en esas circunstancias, no escucha a nadie.

viernes, 20 de noviembre de 2009

2 x 1 desde algún lugar de Buenos Aires al que llamaremos "N"

El malentendido


El tipo dijo "a"
Y una entendió "b"
Otro interpretó "x" y dijo ¡sexista!
Aquella sospechó "h" y lanzó ¡cobarde!


- Pero...¿qué pasa con todos? ¡si yo dije "A"! (gritó)
La primera entendió "zzz" y se durmió
El Psico Otro desentrañó "abcdefg" pero le erró
Aquella imaginó una barriobajera "ñ" y se alejó.


- Yo entendí "a"...dijo Alma Bonita
El tipo la invitó a "o" y ella aceptó
Ahora son gemelos corazones doble "l"
Una ordenó un "shhhhh" lleno de envidia
Otro supuso libidinosas triples "x"
Y aquella se plantó en "H"
triste y muda


Al tipo no le importó
Es que él y Alma Bonita sólo piensan en ser "2"


Y eso, puede entenderlo cualquiera




El perro
Soñé con un gran perro que en dos saltos
Trepaba a un árbol y en la copa
Arriba de las hojas
Asomaba la cabeza y reía.
Quise tomarle una foto pero
-no sé por qué-
No podía.
El perro me observó desde lo alto
Seguía riendo
Y bajó en dos trancos
Luego se fue por sus dominios


Ahí desperté y junto a mí
Mi gata me miraba, celosa.


miércoles, 18 de noviembre de 2009

Marceleces (por fallecimiento)


Estimado Lector:
Con pena quería comunicarte que mi computadora ha muerto. Un jovencito de amplia sonrisa que pretende engañarme diciendo que no es un Dr. Frankeinstein del SXXI, asegura que en unos días me la dejará como nueva. Pero no le creo. Me parece que quiere llevársela por las dudas haya un anillo de brillantes en su interior.
De manera tal que he suspendido mi visita diaria a tu blog en búsqueda desesperada de actualización. ¡No te preocupes! Ni bien venda algunos muebles que no utilizo mucho (la cocina, la máquina de herramientas, algunos órganos de mi cuerpo que prefiero no mencionar) me compraré una nueva para ponerme al día con lo tuyo.
Para salir del paso te dejo algunas marceleces. Por favor no me olvides. Y si me olvidas, que Papá Ratzinger custodie tu alma eternamente.


OSITOS CARIÑOSOS GOEBBELIANOS I:

Hazte el bueno, hazte el bueno que algo queda...



Leyenda rupestre encontrada en la Isla de Pascua
Estimado visitante que llegas volando desde la blogosfera: entra, estás en tu casa. Pero eso sí. No esperes que por ello me sienta obligado a devolverte la visita. Unicamente lo haré si tengo presencia de ánimo, salud y alegría por la lectura. No temas! Que yo no te exigiré que vengas aquí cuando te visite.



Scarlett y yo
No me parece tan difícil de entender! Sólo somos amigos.


Fe de erratas maradoniana
Donde dije "chupen" quise decir "festejen la clasificación bebiendo"; Donde dije "mámenla" quise decir "ámenla" (a la selección argentina)

Profesión de fe
Creo en la edad de las mujeres, pero con límites. Si una abuelita me asegura que tiene 16, sospecho.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Qué profundo es su amor (final)

Todo marchaba a la perfección. El Cirujano esperaba su momento detrás de la corona que decía “Tus compañeras de la escuela San Carlos” El Enano se estaba aproximando al féretro. El color de su rostro pasaba de la lividez al rojo furioso y sus ojos tenían un brillo mortal. Parecía Linda Blair a punto de comenzar su show ante el cura joven del Exorcista. El Zurdo estaba en el cuarto de al lado, y no pudo reprimir su sonrisa ante la locura que explotaría en un instante, locura que él había imaginado y organizado. Pero recordó que en sus planes siempre hay un momento de zozobra, en que parece que se va a arruinar todo. Se preguntaba si aquí también ocurriría lo mismo.

- Hola Zurdo! No sabía que eras amigo de la familia. O sos pariente de la finada?

No tuvo que darse vuelta para saber que la voz que salía detrás de la cortina de humo de cigarrillo, de adentro del piloto y de debajo del sombrero era la del Detective, que le sonreía mientras bebía whisky oculto en una taza café. Sintió que un frío se apoderaba de sus piernas.

Por decir algo le soltó:

- estás trabajando?

-Vine a acompañar a Sandy. Era amiga de la Señora. A veces se tomaba un whisky en el VIP de su bar, discretamente, sin que su marido lo supiera.

No hubo más tiempo para la charla. Un ¡¡¡POBRECITAAAAAA!!! gritado como si fuera el día del Juicio Final, llevó la mirada de todos al cajón. El Enano estaba colgado de la muerta, dando patadas en el aire, en un evidente ataque de dolor ante la inexorabilidad del fin. Los guardaespaldas del viudo demoraron una eternidad en salir del estado de shock. No atinaron sino unos segundos más tarde en tratar de sacar al pequeño loco que lloraba y decía ¿¿¿POR QUÉ TE MORISTE??? ¿¿¿POR QUÉ TE MORISTE??? El viudo estaba horrorizado, porque además no conocía al desencajado que le hablaba a su esposa. Incluso sospechó si el pequeño no tendría algún vínculo “diferente” con ella. Cuando reaccionaron, dos de los grandotes tomaron el Enano de sus piernas y comenzaron a tirar de él.

- ¡¡¡NOOOOOO!!!

- ¡¡¡NOOOOOO!!!

Y allí vino el desastre. Aferrado a la mortaja, el tironazo se llevó puesta a la muerta y el féretro se cayó de las cuatro columnas que lo sostenían. La situación fue dantesca. Las ancianas que estaban cerca comenzaron a santiguarse. El viudo no lo soportó y se fue al cuarto de al lado. Todos los guardaespaldas estaban desenredando al Enano, que además daba fuertes puñetazos. En el tumulto y con el detective detrás, el Zurdo no vio al Cirujano. El plan fue tan bueno que ni él, que lo había trazado, tuvo tiempo de ver al ejecutor. Apenas alcanzó a ver una sombra saliendo por la puerta principal. Lo habría hecho?


La calma se había recuperado. Incluso le habían acercado un vaso de agua al Enano. Todo el mundo estaba impresionado con él, por la muestra de amor, cariño o lo que demonios fuera que tenía con la occisa.

- Veo que trajiste invitados. Al Enano lo conozco, y si no me equivoco, ese que salió con delicada prisa era el Cirujano. Verdad Zurdito?

- Si querés yo te doy…

- Olvidate! Ni siquiera quiero saber qué se llevaron. Yo soy Detective Privado, no policía. Y acá estoy acompañando a Sandy. Eso sí, lo que sea que te estás llevando, no lo liquides rápido. Porque si el viudo se da cuenta y me contrata para que lo recupere, me lo das en un minuto. Está claro?

- Por supuesto, Detective.

El velorio estaba llegando a su fin. Un tipo parecido a Vincent Price dijo lo de siempre:

- Por favor, familiares y amigos, ¿pueden tomar el féretro de las manijas?

Fuera de libreto y con pasos cortos, alguien se adueñó de la última de la izquierda. Los siete portadores estaban desparejos, y el cajón quedaba ligeramente ladeado.

- Una mirada espantada del viudo fue suficiente esta vez, y de inmediato dos gigantones despojaron al Enano de la manija de bronce.

- Por qué no puedo llevarla… ¿¿¿ POR QUÉ NO PUEDO LLEVARLA??? dijo el Enano mientras cruzaba un derechazo sobre el ojo del urso que estaba más cerca de él.

El Zurdo ya iba a ganar la calle, pero aún tenía dudas sobre la parte del Cirujano, si habría podido hacer su trabajo. Es que el Enano se había pasado, como siempre, y a lo mejor no pudo. El féretro era de esos que tienen un pequeño visor a la altura del rostro, y al Zurdo se le dio por darle una ojeada, buscando alguna clave. Extrañamente, la cara no tenía rigor mortis. Tenía como una pacífica semi sonrisa. No había dudas. El Cirujano había pasado por allí.


A Miralunas, que con muñeca perspicaz suele adivinar cosas.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Qué profundo es su amor

El dato lo trajo el Colorado, el pibe que trabaja en la funeraria. El millonario del barrio pidió estar un segundo a solas con el cadáver de su esposa, antes de que lo prepararan. Fueron unos minutos, pero el Colorado lo espió. El tipo sacó una alhaja de la cajita y la metió en el féretro.

- Se la colgó del cuello?- preguntó el Zurdo

- No, era un anillo. Brillaba como loco, nunca ví algo igual.

- Se lo puso en el dedo- afirmó el Zurdo

- No…

- Qué hizo con el anillo? Me estás cansando nene, si no me decís donde lo puso te surto.

- es que se lo puso en la….en la….. Abajo.

- De verdad? Te fijaste bien? Qué profundo es su amor! Y donde la entierran?

- En la mansión de la familia, en el jardín…No se puede hacer nada! El tipo anda rodeado de guardaespaldas y el predio tiene mil alarmas. Y acá en el velatorio habrá mucha gente cerca del cuerpo…Qué le vamos a hacer? Imposible!

- No es imposible si lo hacemos bien. Eso sí, tenemos que llamar al Enano y al Cirujano. Ya se me está ocurriendo algo…

Antes que nada vamos aclarar los tantos. Al anillo lo hago guita yo, y de lo que me den lo dividimos en cinco partes.

- Pero somos cuatro, Zurdo- dijo el Enano

- Enano pelotudo, si empezás así te pego una volea y salís planeando. Lo único que vas a hacer vos es quilombo, y eso te sale bien. Pero lo tenés que hacer en el velorio, no acá. Se reparte así: una parte para el Colorado, otra para el Cirujano, otra para vos y dos para mí. Y al que no le gusta me lo dice y se baja ahora mismo. A quien no le gusta?

- ….

- Bien. Colorado, tenés que hacernos pasar a los tres. Hay circuito cerrado donde está el cajón?

- No, porque nadie sabe lo que le puso. Menos yo…

- OK, tu parte termina ahí, entonces.

- Enano, vos te acercás al ataúd y hacés un show de los tuyos. Pero tiene que ser completo. Patadas, llanto y gritos, un acceso total, porque tenés que conseguir voltear el cadáver. Ahí entra el Cirujano…

- Por qué te dicen cirujano?- dijo el Enano

- Por la mano de oro que tengo con los autos, las cerraduras, las cajas fuertes y las mujeres. Las vivas, claro…

- Te animás? Tendrás unos veinte segundos para abrirle la mortaja, sacar el trofeo de adentro del trofeo y dejarlo mínimamente igual. Qué decís?

- Que lo intentaré, Zurdo.

- No, tenés que decir que lo harás.

- Lo haré

- Y vos que hacés, Zurdo? Dijo el Enano.

- La puta que te parió Enano, me tenés podrido. Pienso! Pienso! Tomátelas!

- No, está bien. Me callo la boca…

- OK, todos a las 12 de la noche, en Casa Vivas, Servicios Fúnebres.


Vocabulario:

Hacer guita: vender

Quilombo: Prostíbulo. Por extensión, lío, escándalo.

Tomárselas: irse.

martes, 10 de noviembre de 2009

La crucifixión de un hombre cualquiera

Se va de casa todas las madrugadas y vuelve a las 23, y sin embargo los días 15 ya no tiene dinero. No le queda a nadie por tocar: sus padres, sus amigos, sus vecinos, sus compañeros, todos le han prestado a sabiendas: esa plata no volverá. Está por conseguir otro trabajo los fines de semana. Aunque no sabe con quien dejará a los chicos.

El hombre cualquiera no se queja porque todavía comen seguido. Lo único que le molesta es que cuando se acuesta siempre sueña el mismo sueño. La cama lentamente se pone vertical, y siente que le clavan las manos y los pies. Pero a diferencia de Cristo, él no resucitará. Ni siquiera podrá morirse, como es su deseo, porque sus hijos sólo cuentan con él. El tipo es crucificado todas las noches hasta que suena el despertador, cuando llega la hora de volver al trabajo de un hombre cualquiera.

Tal vez, ese que viaja con vos todos los días.



Pintura: Georges Roualt, Crucifixión

sábado, 7 de noviembre de 2009

¡Alquile comentarios!

Estimado lector:

En La Menor Idea nos hemos referido con anterioridad a la angustia que Ud. padece cuando al llegar a su casa, agotado por una jornada intensa y luego de continuar la lucha con sus quehaceres domésticos, familiares o los que sean, se le ocurre relajarse encendiendo su computadora. ¿Y con qué se encuentra? con que los blogs que Ud. sigue han actualizado. Y Ud. insensatamente sigue 435.768 blogs. ¿Qué hacer en ese caso? ¿Cómo comentarlos si apenas puede con su vida? El suicidio nos parece una solución extrema.

Por eso, El “Departamento de Servicios Útiles para la Mujer y el Hombre de Nuestros Tiempos” de La Menor Idea, ha patentado un sistema que viene a revolucionar el mundo blog.

¡Alquile nuestros comentarios!

Detalles del producto:

No es un arte menor el del comentario: hay que leer concienzudamente la entrada en cuestión, meterse en la psicología del blog, responder con energía y conocimientos para generar empatía y asegurar el móvil principal de nuestra visita, esto es, que el artista visitado nos venga a leer a nosotros, egocéntricos, egoístas y ególatras irredimibles. Y eso lleva tiempo, dedicación y cariño, atributos que Ud. claramente no le otorga ni siquiera a su cónyuge, en caso de tenerlo. No decimos que carezca absolutamente de sensibilidad, queremos decir que no los tiene a esta hora del día, de la semana y de su vida en que desalentado, observa con más ilusión su revólver que todos esos post humorísticos, culturales, poéticos, deportivos y eróticos que esperan por Usted y su comentario laudatorio.

La Menor Idea pone a su alcance un equipo de filólogos, poetas, psicólogos, historiadores, arqueólogos, sexópatas, filósofos, futbolistas, antropólogos y jardineros que comentarán por Ud. a cambio de un pequeño canon mensual. No sólo se abocarán a la obra de los autores de los blogs que Ud. sigue, sino que lo estudiarán a usted y su manera de escribir, para que no se descubra la estafa.

Nuestro servicio prevé tres categorías de productos:

1) “Standard”: comentamos hasta 1.000 blogs, incluso los que actualizan diariamente, con optimismo, erudición, sensibilidad y humor ácido o sutil, según corresponda.

Precio: u$s 1.000.- mensuales (¿le parece caro? Piense en todo el tiempo libre que tendrá para disfrutar con su familia, leer, escribir o incluso mirar la tele)

2) “Premium”: No sólo comentamos en su nombre. Escribiremos por Ud… ¡en su propio blog!

Humildemente, querido lector, estamos en condiciones de asegurarle que podemos escribir en su lugar, respetando su estilo, pero mejor. Al cabo de unos meses, incluso le dirán que ha evolucionado en su escritura. ¿Duda de nosotros? ¿Se leyó Ud. últimamente? Deje este mensaje publicitario aquí mismo, léase y regrese…lo estaremos esperando con su solicitud de adhesión preparada para firmar. Precio: U$S 5.000.- por mes. Por U$S 1.000.- adicionales, también le comentamos su propio blog

3) Infinitum: este servicio no es para cualquier mortal. Es para émulos de Walt Disney. ¿Qué bloguero no soñó alguna vez en seguir actualizando “post mórtem”? ¿Se imagina la impresión de su pareja, dos días después de volver con ud. en una cajita que colocará arriba del ropero y a punto de entrar al chat sexual, cuando al pasar por el blog a reírse del difunto se tropieza con su actualización de ultratumba, que lleva por título “El paraíso es un infierno sin ti, amor mío?”

Pago único de u$s 100.000 y le actualizamos por 30 años consecutivos, una vez por semana y en cada aniversario de bodas.

Oferta de lanzamiento

Pack formado por la línea Standard, Premium e Infinitum durante 30 años, a solamente ¡¡u$s 300.000!!

¿Todavía no se decide? Tal vez visualice mejor nuestro producto si escucha nuestro buzón de comentarios en alquiler.

Dele al play y aprecie nuestro profesionalismo. Es lo último que le pediremos aquí. Del resto... ¡nos ocuparemos nosotros!


Las voces, a cargo de nuestro Staff de profesionales:

Anabel http://lapuertadeshecha.blogspot.com/

América

http://miespacioflamenco.blogspot.com/

Estercita, http://isabelestercitalew.blogspot.com/

Lisebe, http://lisebe-lisebe.blogspot.com/

Soledad, http://soledadsanchezm.blogspot.com/

Segundo, http://pensamientosdescoordinados.blogspot.com/Susana, http://lacuevadesusana.blogspot.com/

Presentación a cargo de Susana



América se ríe y aprende




Superpelota a cargo de Anabel



Estercita es muy positiva


Peliagudo, a cargo de Anabel



Jocoso, a cargo de Anabel



Sole y un comentario muy especial para su blog



Egoísta, a cargo de Anabel



Adulador, a cargo de Segundo



Lisebe (comentario del que dice mucho y no se entiende nada)





Marcelo (comentario a blog erótico)

jueves, 5 de noviembre de 2009

Eterna promesa de Liniers

..........................................................Mi querido barrio de Liniers.........................................


Seguimos ahí

Un poco más viejos

Incrédulos

Pese a tanto cariño recibido


Los sueños son de otros, ¡nene!


No somos “coelhistas”

Fue un gran alegría

Pero sabemos perfectamente

Que seremos

Por siempre


La eterna promesa de Liniers

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Tengo un amigo gay

Tengo un amigo gay

uno negro
y uno judío
(yo soy sudaca, y también un poco contrahecho)
Salimos una vez por mes
y nos divertimos mucho.
Juan quiere esta noche ser de la partida
pero le diremos que no
Porque en verdad se llama Wang
Y no nos gustan los chinos.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Un regalo inesperado


..................................................Anabel Sáiz Ripoll.................................


"En realidad no sé bien por qué escribo
Tampoco sé bien por qué respiro
Y sin embargo eso
Nadie me lo pregunta"



Recúpero está celoso. Ya no es el único poeta de este blog al que le estudiaron sus escritos. En efecto, Anabel Sáiz Ripoll (Doctora en Filología. Escritora. Catedrática en Secundaria) ha cometido la hermosa locura de reparar en mis letras. Y lo ha hecho en "Arena y Cal" Revista Literaria y Cultural Divulgativa.
Estoy muy emocionado y la verdad, me sucede algo que no ocurre muy a menudo. ¡No sé qué escribir!
Anabel, lograste sacarle aceite a las piedras, en este caso mis escritos. Y leyéndote a vos hablando de mis trabajos, te conocí.
¡Muchas gracias!

Ahora, la primera parte del trabajo de Anabel.




INTRODUCCIÓN: ESCRIBIR ES DICHA

Marcelo Suárez de Luna (Buenos Aires, 1964) es una de esas personas versátiles, que se te ofrecen a través de sus palabras y que tratan de aprender cada día que pasa. Una de sus características, a la hora de definirse, es la ironía, así logra distanciarse y no tomarse muy en serio, con lo cual logra hacer de sí mismo objeto de estudio y atención. De esta manera se presenta, pues, el propio Marcelo, en tercera persona: “…escribió desde siempre –dice hablando de él mismo-, sólo que en algún momento dejó de hacerlo, para dedicarse a triunfar en la vida. El año pasado unas voces interiores tuvieron ganas de expresarse a través de él y se quedó perplejo. Entre consultar a un psiquiatra y dejar fluir esas voces traviesas optó por lo segundo, simplemente porque era más económico. Abrió un blog como quien compra un periódico, y luego la sorpresa: hubo gente a la que le gustó lo que escribía. Empezó escribiendo relatos. Luego aparecieron unos sujetos en forma estable, "las voces": Pedro Menárdez, el Citador de Borges; un Detective Privado; un hampón apodado El Zurdo; El Hurgador de Libros, y últimamente Francis Oliverio Recúpero, el Ultimo Poeta Maldito y el Único Argentino.” Voces que aparecen en su selección “La menor idea”.

A propósito de estas voces interiores nos comenta: “Mis voces interiores: por culpa de ellas está el blog. No me resigné a trabajar toda la vida en otra cosa y nada más, tenía ganas de soltarles la cadena, aunque a veces salgan desordenadas. Tengo varias y disímiles, porque escribir es jugar a ser muchas personas, entonces me gusta usar ese privilegio. En general trato de no perder de vista el humor, aunque el resultado no depende de mí. Como siento que llego desde afuera a la literatura, aunque no tenga claro qué significaría estar adentro, hice carne en estas palabras de Borges: “La dicha de escribir no se mide por las virtudes o flaquezas de la escritura. Toda obra es deleznable, afirma Carlyle, pero su ejecución no lo es” Para mí escribir es una dicha, suelo reírme bastante mientras escribo. Si lo permite el tema, claro”. Tras él hay toda una galería de poetas que, en su día, acudieron al heterónimo para escribir, ya sean Pessoa o Machado. No obstante, para Marcelo es más un juego, una diversión, como acabamos de leer.

Para leer completo el trabajo de Anabel hay que hacer click a continuación: Marcelo Suárez De Luna