jueves, 14 de enero de 2010

Lateral del Edificio Principal

Patio cervecero. Exclusivamente masculino, of course.



Sala de máquinas con electricidad propia, sistema pionero en América.


Balcones del fondo del Edificio Principal




Jardín de entrada visto desde el balcón frontal del Edificio Principal.



Lo que mostré hasta aquí es lo que tomó mi cámara. Ahora, por favor vean lo que yo sentí





13 comentarios:

Camille Stein dijo...

ruinas turbadoras de un 'Edén' perdido... es curioso cómo el tiempo destruye la vanidad de las piedras y a la vez les concede ese sabor amargo de permanencia

un abrazo

Cecy dijo...

Las imagenes hablan por si solas.

Un beso Marcel.

Richard dijo...

Hola Marcelo
Ya estás de vuelta Qué alegría!
Las fotos buenísimas...Conozco el hotel Eden o lo que queda de su esplendor y al recorrerlo sentí apagados sonidos de orquestas como en el hotel Overlok . Toda la impronta de si Hitler estuvo allí...siempre me interesó mucho esa parte de la historia ,que nunca se cerró.
Mi hermano me contó que en Bariloche ,en una parte del cerro Otto existe una vivienda donde habría vívido Adolfito
Un abrazo grande

carlota. dijo...

Hola Marcelo!!!!!!!!!!!

Qué tal va todo??? vaya hotelito eh??? .


Besitos

miralunas dijo...

a los 17 tuve que verlo "de querusa" y me recorrió la misma energía.
de la mano de un correntino de ensueño, no pensábamos en hitler.
despues si. pero de grande.
me ha traído usté a la memoria aquel largo rato, aun por razones dispares.
qué bueno contar con usté, Cronista!

Lena dijo...

Adoro la decadencia del edificio...imagino la atmósfera que debe desprender aún vacío.

Genial.

De piel de gallina, Divi.

Gracias por compartir esta belleza.

Yo pensaba ir a Buenos Aires, nada más...y tal vez a los glaciares, después de ver esto, el Edén es parada obligada.

Sortudo de ir...Marcelo.

Me ha encatado.

Besitos serpentineros!

Paola dijo...

Muy buenas fotos y excelente crónica. Conozco el Eden, aún lo que queda es digno de ver. Majestuoso. Conocia tambien parte de esta historia, Hitler, la guerra... Los europeos dicen que Cba tiene mucha similitud con sus tierras, será por ello q miles de familias alemanas la eligieron, y hasta formaron colonias.

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
Un lugar donde se montaron refugios edénicos. Sin tantos lujos, también en España tenemos algúna localidad, donde los recuerdos nazis perduran y perdurarán... La historia nos recuerda hechos y lugares para que no olvidemos atrocidades pretéritas.
Muy interesante y completo tu relato y con fotografías muy significativas.
Saludos,
Luis

Pamela dijo...

Hola Marcelo! QUé bueno tenerte de regreso y con tremendo reportaje. Un gustazo viajar por ese EDEN desde la tranquilidad de esta ciudad semidesierta en pleno enero.

besotes

maracuyá dijo...

Bienvenido queridísismo!!!
Y con qué nota volviste, maestro!!! He sentido y siento la misma obsesión que vos...recuerdo aún la sensación de recorrer el Edén, las galerías, los cuartos, los baños, el exterior, las escaleras ruinosas de madera que había que transitar por un costado porque había peligro de derrumbe...y sentir ese encogimiento del alma, los fantasmas del nazismo, la presencia de Hitler, haya o no estado ahí...he leído, me he comido los libros de Basti, me he devorado el programa de Markic...y ahora que estaré en Bariloche buscaré la casa donde dicen que vivió el Führer.

Estuve en el 2006 y 2007 en el Edén y el salón comedor no se veía así...ahora te enviaré la foto que tomó la yaguareteciña obnubilada... destrucción y un perro vagabundo pisando la sombra de los huéspedes.

Me encantó Marce...hola y chau, amigo, nos reencontraremos en febrero.

Un beso enorme.

Magah dijo...

Guauuu otra vez usted por acá y con golpe bajo Cronista!
Que buen post, aunque no puedo evitar que se me siga poniendo la piel de gallina con lógicas que aun desentiendo.
Hoy lo que veo a través de tu informe me ha provocado una extraña sensación de un edificio majestuoso que hoy se muestra y se ve triste como testigo obligado de una parte obscena de la historia.

Imagino lo que debe ser andar en el lugar, los fantasmas adueñados de los propios silencios.

Un abrazo grande!

Carlos Roman dijo...

Marcelo, estupendo relato!. A medida que leia me iban dando ganas de estar ahi y te imagine impactado ante toda esa historia aun en pie. Tambien entendi porque tenias el celular apagado!, no estabas de vacaciones estabas trabajando!. Felicitaciones y un fuerte abrazo, cp.

virginia pinon dijo...

Maravillosa entrada! yo vivo trabajando el tema del patrimonio argentino, y me fascina ver el hoy y el ayer, mas alla de la nostalgia...