domingo, 31 de enero de 2010

Simpatía por ciertos demonios

En la casa cuya puerta acabas de abrir, querido visitante, se aman a ciertos demonios. Pero no a aquellos que hieden a azufre o viven entre llamas, o al menos, no a los que únicamente son como nos contaron siempre.
A mí me gustan los demonios sentimentales. Si me acompañas, te los muestro. ¡No temas! A ellos el mal no les interesa tanto, sea por pereza, sea por falta de convicción. Porque tienen el corazón en otra parte. ¿Vamos?

“El viaje de los Siete Demonios” de Manuel Mujica Lainez

El Diablo ha convocado a los siete demonios, cada uno de ellos hegemoniza un pecado capital: Lucifer, la soberbia; Satanás, la ira; Mammón, la avaricia, Asmodeo, la lujuria; Belcebú, la gula; Leviatán, la envidia y Belfegor, la pereza.

"Al fin y al cabo -dijo Belcebú-, el mundo de los humanos es hermoso. Un mundo de tías y parientes, de versos y esculturas, de cocinas, de calor. A veces me oprime la nostalgia de ser humano.


- Porque no lo es- le contestó Leviatán, jugando con el abanico de encajes de Asmodeo. Su Excelencia ha sido ángel y es demonio. No puede quejarse de su carrera. Es inmortal...inmortal para siempre, no como los académicos, que son lo más próximo a los inmortales que inventó la flaca imaginación del hombre. Toda esta gente que nos rodea y que simula divertirse, vive bajo la angustia de su mortalidad. La Muerte es la reina de La Vida. Y Su Excelencia encara al mundo superficialmente: en él hay más sombras que luces"

Me pregunto si al glotón Belcebú lo habrá convencido el razonamiento de Leviatán… ¡deseo que no!

"Letanías de Satán" de Charles Baudelaire


Nadie como un poeta maldito para encontrar este demoníaco costado sentimental que tanto me gusta:

“Oh tú, el angel más bello y asimismo el más sabio
Dios privado de suerte y ayuno de alabanzas,

¡oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!



Tú, que incluso al leproso y a los parias más bajos
Sólo por amor muestras el gusto del Edén

¡oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!


Oh Tú, que de la Muerte, tu vieja y firme amante,

Engendras la Esperanza – ¡esa adorable loca!


¡oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Oración


Gloria y loor a ti, Satán, en las alturas

Del cielo donde reinas y en las profundidades

Del infierno en que sueñas, vencido y silencioso.

Haz que mi alma, bajo el Arbol de la Ciencia,

Cerca de ti repose, cuando, sobre tu frente,

Como una Iglesia nueva sus ramajes se expandan”

“La Hora del Diablo” de Fernando Pessoa

Pero de todos estos diablos sentimentales, al que más quiero es al de Pessoa:

“La música, la luz de la luna y los sueños son mis armas mágicas. Mas por música no debe entenderse sólo aquella que se toca, sino también aquella que queda eternamente por tocar. Y por luz de luna no debe suponerse que se habla sólo de lo que viene de la luna y torna los árboles en grandes perfiles; hay otra luz de luna, que ni el propio sol excluye, y oscurece en pleno día lo que las cosas fingen ser. Sólo los sueños son siempre lo que son. Es el lado de nosotros en que nacemos y en que somos siempre naturales y nuestros”

“Tenéis la ventaja de ser hombres, y creo a veces, desde el fondo de mi cansancio de todos los abismos, que más vale la calma y la paz de una noche de la familia junto al hogar que toda esta metafísica de los misterios a que nosotros, los dioses y los ángeles, estamos condenados por sustancia. Cuando, a veces, me inclino sobre el mundo, veo a lo lejos, yéndose del puerto o volviendo a él, las velas de los barcos de los pescadores, y mi corazón siente añoranzas imaginarias de la tierra donde nunca estuve. Felices los que duermen, en su vida animal: un sistema peculiar de alma, velado de poesía e ilustrado por palabras”

Pero… ¡cuidado! Que no todos los demonios son sentimentales ni todos los sentimentales serán bien recibidos en el infierno:

“Guirnalda con amores” de Adolfo Bioy Casares

“Los demonios me contaron que hay un infierno para los sentimentales y los pedantes. Ahí los abandonan en un interminable palacio, más vacío que lleno, y sin ventanas. Los condenados lo recorren como si buscaran algo y, ya se sabe, al rato empiezan a decir que el mayor tormento consiste en no participar de la visión de Dios, que el dolor moral es más vivo que el físico, etcétera. Entonces los demonios los echan al mar de fuego, de donde nadie los sacará nunca”

De todas formas y aunque suene pedante, no temo. Prefiero pensar con Borges que “El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto”

Creo que Don Jorge Luis acertó una vez más. Al fin y al cabo, sólo en un universo un poco más proporcionado que el nuestro, estos demonios sentimentales que tanto me gustan podrían visitarme en casa más a menudo sin temer anacrónicos vade retros…




Están golpeando mi puerta. Otro día continúo esta crónica. Qué raro, ¡no esperaba más visitas! ¿te quedas?






Fotografía de las figuras diabólicas que inspiraron "Los Sietes Demonios" de Mujica Lainez. Tomada por LMI en "El Paraíso" última casa del escritor. Cruz Chica, Córdoba, enero de 2.010

19 comentarios:

ana. dijo...

Yo también me quedo con el diablo de Pessoa, Marcelo. No le tengo miedo en esta noche sin estrellas.

Merche Pallarés dijo...

¡No recordaba que existían tantos demonios! El que me cae más simpático es Belcebú. Siempre me ha gustado ese nombre... ¿¿¿Quién estará llamando a tu puerta??? Seguro que es el espíritu de tu adorado Borges... Besotes, M.

Nunca Más dijo...

Tal vez, al filo de la pasada y lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,usted haya oído de súbito un leve golpe, como si suavemente tocaran a su puerta.
Tal vez era un visitante tocando quedo...
Tal vez eso fue todo, y nada más...
Tal vez fue la oscuridad, fue un murmullo, fue el viento...y nada más...
O tal vez era yo: profeta, pájaro o demonio.

Miriam dijo...

Los demonios... claro que los hay,creo en ellos porque los he visto... Quien no se ha encontrado cara a cara con sus propios demonios internos...
Y también los de carne y hueso, esos que se disfrazan de corderos y con los cuales convives en el infierno de cemento...
Lo bueno de los escritores que pueden exorcizarlos! (no se si esta bien escrito!)
No les temo a los que vendrán en la próxima estancia, luego de mi muerte. Les temo, o mas bien, estoy en guardia a los que me atormentan en vida...
Perdón... golpean a mi puerta... quien será? no esperaba a nadie?...

marichuy dijo...

Marcelo

Pues a mí me gustan los cuatro ejemplares que nos has compartido. Nomás te faltó aderezar esta entrada con con la cavernosa voz de Mick Jagger entonando "Sympathy for the devil"

Un beso

Pamela dijo...

Qué cantidad de demonios que nos has presentado! Ni hablar de los que rondan a diario y son de carne y hueso, los peores. Estos son como de los buenitos, me quedo con el de Pessoa, ¡faltaba más!
Abrazotes querido Marce

Camille Stein dijo...

tantos demonios como inventemos, tantos infiernos como paisajes imaginemos...

más vale esa calma de una noche en familia que la metafísica sustancial de dioses y ángeles... el texto de Pessoa es pura belleza

un abrazo, Marcelo

Paola dijo...

Nos rondan, nos llevan... Los mios entran sin llamar! Pienso seriamente ofrecerles algo de tomar, ver que buscan, ver que encuentran. Aunque dicen q tienen la forma q yo les doy... Mmmmm, veremos.

Me gustó: "Felices los q duermen en su vida animal..."

Mariela Torres dijo...

Creer en los demonios es muy piadoso, significa creer en Dios.


Besos.

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
Vaya colección de demonios!
Me han recordado el macho cabrío de los Aquelarres... y aquellas brujas que los "alimentaban"...
Cordiales saludos,
Luis

maracuyá dijo...

Me pregunto ¿qué clase de exorcista puede con los demonios sentimentales?

Gracias por tan buena selección demoníaca...que nos amplia el Movete, movete, chiquita movete...estoy hecho un demonio, nadie me para esta vez

Genial Borges. Coincido plenamente.

miralunas dijo...

toc...toc!

Merche Pallarés dijo...

MIRIAM, lo has escrito muy bien. Besotes, M.

SUSANA dijo...

Ahhhh! es casi seguro que Baudelaire, Pessoa y Bioy fueron (son) más del agrado que Dante y Milton (¿todavía estarán esos dos cabeza abajo?) para el Diablo y tienen cómodas estancias en el Pandemónium!
Estupendo trabajo Marcelo!!! ¿Qué le pareceLa Marcha de las Juventudes Demonistas” para festejar el artículo? Jajajajajajajá!
Un beso!

PD 1: Francesca da Rimini y Paolo Malatesta (¿aún…tres veces?) Jajajajajajá! Qué maloooo Asmodeo!!!!!!
PD 2: La colección de figuras diabólicas ¿es metálica? La recordaba en cerámica…

Viviana dijo...

Para mí no hay como Baudelaire.
Espero por más. Me quedo a esperar más demonios.
Un abrazo fuerte

SIL dijo...

Hiciste un avance de esta endemoniada publicación en un comentario en mi blog...


Si los autores acreditados los citan, será que existen...
Si existen, habrá que sacar los cerrojos y dejarlos pasar.

Los demonios, los autores, y los lectores ¿acreditados?, existen.

Sin ellos, Dios se tendría que retirar de la cancha y su existencia sería nula.

Magnífico como siempre, Loco endemoniado divino !!!

:)


SIL

Richard dijo...

Me agrada mucho Pessoa y algunas cosas de Manucho.La lista de los siete demonios es de lo mejor y nosotros tenemos un
poco de cada uno...quiero a estos demonios y no el que que tuvo que enfrentar el Padre Grandier, ercarnado en la madre superiora de las ursulinas, Sor Juana de los Angeles...
Volví y seré millones de dibujos

H. J. dijo...

"Satanás
Habiendo recibido la categoría de arcángel, Satanás se volvió muy desagradable y fue finalmente expulsado del Paraíso. A mitad de camino en su caída, se detuvo, reflexionó un instante y volvió.
-Quiero pedir un favor - dijo
-¿Cuál?
-Tengo entendido que el hombre está a unto de crearse. Necesitará leyes.
-¡Qué dices miserable!Tú, su enemigo señalado, destinado a odiar su alma desde los albores de la eternidad, ¿tú pretendes hacer sus leyes?
-Perdón; lo únido que pido, es que las haga él mismo.
Y así se ordenó." El diccionario del diablo

ANABEL dijo...

Demonios literarios.Bueno, en esos puedo creer, de hecho tengo un gárgola subida ahora mismo a mi espalda. Gárgola de lo más inhóspita y desagradecida pues se alimenta de mis miedos y mediocridad (jodida bicha).Ahí la tienes toda criticona.
Fuera de ahí, de ese ámbito del negro sobre blanco (o debería decir salmón), ni ángeles ni demonios, sólo humanos de amplio espectro.
Muacccccc

PD ¿Cuando puedes mandarme tu proposición decente? ¿Podría Miriam preparar otra también?