martes, 1 de julio de 2008

La visión del arte



Cuando sintió el contacto en su espalda se dio cuenta que era tarde e irreparable. Una centésima de segundo después llegó el inevitable ¡crash! que lo dejó solo, abandonado por el resto de los invitados. Acababa de tirar la repisa con la decena de porcelanas chinas atesoradas por la dueña de casa. Lo peor no fue la anfitriona, quien con un nudo en la garganta se esforzó vanamente en tranquilizarse y tranquilizarlo, culpando a la fatalidad. El problema era su esposa, quien sabía de su proverbial torpeza y estaba en el salón contiguo, pero que llegó presurosa atraída por el alboroto.
Los restos del desastre ya habían sido primorosamente levantados del piso por el personal de servicio, vaya a saber con qué secreta e inútil esperanza, pero ella todavía no le había dicho nada. Volvieron a reinar la música y la charla, y para pasar el mal trago se tomó uno de whisky, pensando que tal vez el episodio quedaría olvidado, al menos hasta volver a casa.
Incluso ya había conseguido hilvanar otra conversación amable, cuando desde atrás, la inconfundible voz de su mujer le susurró cruelmente: "Siempre te dije que vos no sabés mirar el arte"


(Dedicado a mi amigo MAP)

18 comentarios:

Camille Stein dijo...

tu texto me recuerda una historia atribuida a Pai-chang (720-814), un maestro Zen:

'Po-chang tenía tantos estudiantes que tuvo que abrir un segundo monasterio. A fín de nombrar a un maestro para que se encargase de éste, reunió a sus monjes y se presentó ante ellos con un jarrón, diciendo:

"Sin decir que es un jarrón, decidme ¿qué es esto?"

El monje principal exclamó: "¡No se puede decir que sea un trozo de madera!"

En ese momento el cocinero del monasterio apareció, derribó el jarrón con el pie y a continuación se fué. Po-chang puso el nuevo monasterio a cargo del cocinero'.



te mando un abrazo

:)

Mafalda dijo...

me siento identificada con el tipo torpe que rompe la porcelana china... soy gafe y torpe de nacimiento!! es una pena... gracias por tu visita al blog!! besitos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Tu amigo Map es el patoso que siempre lo rompe todo ???
Ja,ja,jaaa !!

begoyrafa dijo...

Hay un refrán muy español que dice: no se hizo la miel para la boca del asno. Esa frase lapidaria que el protagonista de tu historia escucha al final y que dice más de lo que aparenta me lo ha recordado.
Un abrazo
Rafa

difusa dijo...

...tragame tierra en una situación así ... y que BRUJA la mujer!

Laura dijo...

Me siento identificada. Desde pequeña, he sido la torpe pisotona de la familia. Es el día de hoy, que lo paso mal llevando los platos y las copas de la mesa a la cocina. Hace años, estuve en Murano (Venecia) en una exposición de figuras de cristal. No pasó nada, pero fue una de las situaciones más tensas en las que me he visto.

Marcelo dijo...

Camille: Gracias por traer una historia tan antigua a mi humilde blog!
Un abrazo

Mafalda: muchos tenemos cierta torpeza, en mayor o menor grado.Me pregunto qué diría el personaje de Quino al respecto.

M. Eugènia: mi amigo MAP rompía algunas cosas cuando éramos niños. Ahora o no las rompe más o no las cuenta. Por eso mi dedicatoria, pero el resto es pura literatura.

Marcelo dijo...

Rafa: Es que los hombres en general somos poco cuidadosos, y las mujeres en general tienen esa capacidad de decir las cosas como puñales silenciosos. De ahí que lo que escribí fue un homenaje a ambas "generalidades"
Un abrazo

Difusa: no fue bruja la mujer, ya que no le hizo escándalo a nuestro héroe. Fue simplemente letal...

Quedate tranquila Laura. A esta altura debo decir que la idea me vino hoy, al pasar peligrosamente cerca de una escultura que estaba en una galería comercial, distraído con el celular.

Marichu dijo...

Que situacion tan fea, pobrecito!!

Y que diplomática la dueña de casa...jajajaaa

Lindo, me hizo reir...saluditos!

brujaroja dijo...

No hay como una esposa amorosa, que sabe decirte las palabras justas para tranquilizarte y hacer tu vida más feliz...
Besos, Marcelo

Sibyla dijo...

Por un momento, me sentí dentro de esa situación tan bochornosa...
Que mal rato!

Pienso que la anfitriona, debería haber protegido dentro de una vitrina las figuras de arte tan valiosas.

Un mal día lo tiene cualquiera Marcelo!

Un abrazo:)

Cecilia Alameda dijo...

Siempre machacando a los pobres hombres, �c�mo son las mujeres! Ahora, que la que ha metido la pata es la anfitriona que por presumir de arte no ha puesto sus figuras a buen recaudo.

Marcelo dijo...

Estimados lectores, por primera vez el cocinero va a revelar la receta, solamente porque MAP no aparece a comentar y me preocupa, tal vez no le haya gustado el giro que le di a la historia...
En el día de ayer estaba tomando un café en una galería que tenía una muestra de esculturas en hierro, y cuando me levanté sonó mi celular y le pasé raspando a una. Automáticamente se me ocurrió el chiste de que yo nunca supe ver este tipo de arte, y así iba a salir el relato. Pero luego me acordé de la anécdota de mi amigo MAP, en la cual yo estuve. No sé si eran chinas, pero efectivamente se tragó de espaldas una repisa con porcelanas, y la dueña de casa intentó consolarlo y consolarse. Sólo que estábamos en el cumpleaños de la hija de la dueña y todos teníamos 15 años. O sea que el comentario incisivo no fue de la esposa REAL de MAP, la cual creo que hubiera reaccionado de otra manera, sino de la mente malévola de un servidor, quien disfruta de los filosos diálogos conyugales, a veces no exentos de crueldad.

Merche Pallarés dijo...

¿No sería Pepe de los Chuquis? (http://muchasgraciasclaraypepe.blogspot.com/) porque en su último post le ha pasado algo parecido... Besotes, M.

Gatadeangora dijo...

Creo que este es mas torpe que yo ,jajajajaja.
Besos

fritus dijo...

Moraleja: comprar estatuas de bronce...o casarse con un tipo bajito, delicado y con los brazos cortos...

Fantástico el relato, Marce, como todos los tuyos. Me estoy viendo en la piel de ese tipo, yo, que descorcho el vino con el delantal puesto...por si acaso.

Un abrazo

MARICHUY dijo...

marcelop

Ay pobre, no era tan malo romper la colección de porcelana, causar un desastre encasa ajena -diría mi abuela-, como tener que soportar a su esposa. ese hombre no necesitaba un trago de whisky... necesitaba la botella entera

Un abrazo

MAP dijo...

TARDE PERO SEGURO
recuerdootra situacion parecida cuando eramos adolescentes, en el cumpleaños de quince de la prima de nuestro amigo CFN, cuando en la secion de bailes tuve un roce con un mueble lleno de porcelanas, que terminaron por el suelo, destrozadas . ante semejante escandalo y verguenza, tuvimos que emprender la retirada.
El problema que al ser familiares directos de CFN, en cada evento familiar siempre senti la mirada de los deudos de las porcelanas cargadasde bronca y resentimiento al verme y recordar como le arruine el festejo . saludos
MAP