sábado, 5 de julio de 2008

La vuelta del jugador



(escrito por un joven Pedro Menárdez)

Estaba liquidado. Recordó a Ambrose Bierce:“el momento de abandonar es cuando se ha perdido una gran suma, toda esperanza de éxito, la resistencia, y el amor por el juego”

Entonces abandonó.
Su compañero de partida estaba peor que él y quiso darle un sablazo que le permitiera evitar el regreso a pie hasta su casa; pero recordando a Alfonso Reyes, él le contestó:
“Amigo con quien he compartido,
En las mocedades de México,
La puta y la locura,
Mis dos manos estas flores te dan”
(porque estoy seco sin cura

y no me queda ni pan)
- Pero algo te habrá quedado…¿acaso piensas que no te lo devolveré? Por favor, ni en Dios debes de creer…
- No te equivoques, y recuerda a Amado Nervo: “Dios sí existe. Nosotros somos los que no existimos”
- ¡Por Dios! Eres un hombre sin fe. ¿También eres un hombre sin patria?
- En absoluto, contesto él. Este garito es mi patria y aquí me quedo, porque como dijo Pacuvio, la patria está donde uno se halla bien…. ¡Mozo! ¡más vino!
- Por favor, no tenemos un cobre, vayámonos de una vez.
Caminando de regreso, y próximos a llegar a la esquina donde sus senderos se bifurcaban, el amigo, conocedor de las habilidades literarias de su compinche, le dijo que por lo menos le escribiera al mundo el desastre que había sido esa noche para ambos.
Pero él, de la mano de Johnson, citado por Boswell, según cuenta Bioy Casares (¡triple bingo!) le dijo

- “Nadie sino un estúpido ha escrito jamás, salvo por dinero” Y no conozco quien quisiera pagarme semejantes líneas…

Llegó a su casa bamboleante, ya de mañana. La vecina amargada estaba barriendo la vereda, y lo recibió como siempre:
- Otra vez borracho y sin un peso. ¿No le da vergüenza, un padre de familia? ¿Qué le va a dejar a sus hijos?
Y él le contestó:

- Estoy con el rey árabe que dijo “Los bienes de un hombre y sus hijos son enemigos” así pues, me lo gasto todo yo. Además no estoy borracho, porque beber enciende el deseo pero impide la acción (Macbeth)
La vecina fue subiendo con su enojo el tono de su voz:
- ¡Ignorante!
- Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas (Einstein)
Ante el griterío de la calle, salió el marido de la vecina, un hombre ya mayor que echó más leña al fuego:
- Jugador, borracho y además, ¡putañero!
Con el mismo tono del maestro ciego del templo dirigiéndose a Wang Chang, le contestó:
- El joven no tolera la agitación del niño; y el viejo no tolera la puta del joven.
- Pero si usted es un cuarentón, delincuente. Déme la escoba, vieja, que se la voy a meter ya va a saber por donde!
- No hagas a tu prójimo lo que no quieres que te hagan a ti. Puede tener gustos diferentes (Butler)
De nuevo la vecina lo increpó:
- Si yo fuera su mujer, le envenenaría el café!
- Y si yo fuera su marido, me lo bebería! (Churchill dixit) Por otra parte y si me disculpan, estoy en camino de la cuna a la sepultura y no tengo más tiempo para intercambiar cortesías (otra cita de Bioy)

¡Buenos días!


Pintura: Paul Cézanne, Jugadores de cartas (1.892)

19 comentarios:

Marichu dijo...

Muy pero muy bueno!
Excelente texto Marcelo!

Saludos :)

MARICHUY dijo...

Marcelo

Creo que del único juego que np hay que retirarse nunca, es el del aprendizaje. Aquí contigo, yo siempre aprendo algo.
Será porque, citando a Einstein, "todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas". Genial frase

Un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Bueno, muy bueno, buenísimo !!!
me han gustado mucho las citas que va diciendo, ha sido perfecto.

Sibyla dijo...

Qué delicia Marcelo!!!

Primero disfruté con el cuadro de Cézanne, clické para agrandarlo y verlo así con más nitidez.
Y qué decirte del relato?...
Soberbio, y lleno de citas espléndidas, que venían como anillo al dedo para contestar las acusaciones que le increpaban.

Un abrazo grande:)

begoyrafa dijo...

Este Pedro Menárdez ya es mucho más que un citador de Borges;
Estupenda entrada Marcelo.
Quería escribir una cita original, pero no se me ocurre nada que esté a la altura.
Un abrazo
Rafa

Marcelo dijo...

Gracias Marichu! Un beso

Hola Marichuy! Te agradezco tus palabras, pero al fin y al cabo soy como Pedro Menárdez, un buen citador, y de eso aprendemos todos.
Un beso

Hola M. Eugénia! Me resultó muy divertido hacerlo...
Buena semana!

Sibyla: apoyado en esa pintura y los autores citados, sólo me quedó por hacer un hilado ayudado por la suerte...
Me alegro que te haya gustado! A mí me gustó hacerlo.
Un abrazo

Hola Rafa! a mí también me ha gustado Don Menárdez, porque haciendo citas es bastante...original!
Y sobre tu entrada de hoy, una observación de Borges: "los autores más débiles siempre manifiestan el temor de que sus obras sean demasiado fuertes"
Un abrazo!

Cecilia Alameda dijo...

¿Qué puedo añadir? Bastantes frases acertadas ha lanzado ya este hombre. Ninguna las superará

begoyrafa dijo...

Hola Marcelo,
hay una pégina que hace un aficionado del Sporting: http://yojugueenelsporting.com/
Visítala si tienes ocasión, está muy trabajada y en ella hace un repaso de diferentes jugadores que pasaron por este equipo. Entre ellos algunos argentinos como Rezza, Doria, Killer, Scotto, Óscar Ferrero o el chancha Rinaldi.
Un abrazo
Rafa

Marcelo dijo...

ok Rafa! Gracias

SUSANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
martona dijo...

MARCELO
Que puedo decir que no te hayan dicho ya.
Simplemante, maravilloso!!!!.
petonicos, sempre.

La Gata Coqueta dijo...

Tema y cita a mi me encantan!! es un post enfocado desde otro punto de vista.. distinto, muy bueno por mi parte.

Hasta pronto y recibe un fuerte abrazo desde el otro lado del charco..

Marcelo dijo...

Susana: muchas gracias! Es un orgullo para mí lo que me decís. Y sí, vas más que bien rumbeada...Ya recibirás noticias mías!
Un abrazo

Gracias Martona! Me están haciendo sonrojar con los halagos.
Un beso

Gata, también te agradezco mucho tu comentario.
Un abrazo desde este lado del charco!

brujaroja dijo...

Me estoy haciendo superfan de Pedro Menárdez... Qué tipo...
Muchos besos, Marcelo

Soledad Sánchez M. dijo...

¡Delicioso, Marcelo!

Encajar tan acertadamente todas estas estupendas citas... y con un sentido del humor apabullante.

¡Me encanta Menárdez!

Un beso.


Soledad.

Fernando Manero dijo...

Texto duro, contundente, de agárrate que hay curva, y muy bien escrito. El mundo del juego y malevaje, el mundo de las pasiones a flor de piel. El mundo real y apasionado, sin más freno que la pasión controlada al son de lo que agrada y satisface en cada momento. Es nuestro mundo y debemos entenderlo como tal. Gracias por traernos el texto corrosivo. Un abrazo

fritus dijo...

Hombre Marce, me ha encantado el texto...., y las tremendas citas como pedradas que van salpicandolo.

Con respecto a la ludopatía, es uno de los pocos vicios que no tengo, (a los otros, entre la paternidad y el matrimonio los han dejado en impasse , y llevo casi media década de comportamiento diligente, que lo mío me cuesta) lo cual me hace más feliz y menos pobre, pero no puedo por menos que solidarizarme con el juerguista que vuelve, pelado, a casa y encima se encuentra con la amargura de los que en el fondo odian al irresponsable, no por irresponsable, sino por pasárselo bien.

un abrazo.

Marcelo dijo...

Esperemos superarlas Cecilia!
Un saludo

Brujaroja: nuestro hombre tiene el don de la palabra justa. Creo que su secreto es que nunca se enoja, porque cuando ocurre eso, uno ya no sabe lo que está diciendo.
Un beso!

Soledad: Don Menárdez se está consiguiendo un club de fans que no estaba ni entre sus sueños más alocados. Le haré llegar tus comentarios!
Besos

Hola Fernando: en verdad, muchas veces tenemos (tengo) ganas de decir algunas cosas como Menárdez pero tal vez no nos (me) animo, porque claro, la vecina sigue ahí todos los días!
un abrazo y gracias por tus comentarios.

Daniel, tú los has dicho muy bien. Hay una solidaridad entre los juerguistas, que hacen que todos se sientan identificados ante la adversidad que sufre uno de ellos, aunque no se trate de la misma "especialidad".
Un abrazo

Patty dijo...

¡Cómo escribe bien este tal Pedro Menárdez!