martes, 8 de julio de 2008

Metafísica de sábado al mediodía


"Platón y Aristóteles" de Rafael
Almorzaba con mi hija de casi seis en el mostrador de un restaurante (estaba lleno y ella insistió en que se quería sentar ahí) y me preguntó quien era el padre de María. Pensé que se estaría refiriendo a alguna compañerita de la escuela, pero me aclaró que no, preguntaba por la madre de Jesús. Distraídamente atiné a decirle “Dios”, y ella, con lógica irrefutable, me respondió:
“Entonces son hermanos”
Ese cambio de parentesco entre Jesús y María no estaba en mis planes. Tratando de remontar la situación, le dije que Dios era el padre de todos, pero a ella ya no le interesó, con esta atención cambiante que tienen los chicos.
Yo me quedé reflexionando en mi ignorancia sobre el tema y el lío que es la Sagrada Familia, y me vino a la memoria Ambrose Bierce, magnífico autor que habrán notado que estoy frecuentando últimamente, quien dijo que la fe es “creer sin evidencia en lo referido por uno que habla sin conocimiento de cosas nunca vistas”
Pero para mi hija el asunto se había esfumado como por obra y gracia del Espíritu Santo, porque ya estaba pensando en el paso siguiente de sábado por la tarde: la calesita.

10 comentarios:

MARICHUY dijo...

Marcelo

Ja, los niños siempre van un paso adelante... y si eh? los parentescos en la "Sagrada Familia" están medio complicados; los parentescos y la virginidad de María embarazada.

Saludos

Shikilla dijo...

Los niños tienen una lógica aplastante que desarma cualquier intento de racionalizar las explicaciones "metafísicas". Son encantadores estos hijos nuestros.

Un abrazo

Cecilia Alameda dijo...

En qué situaciones tan complejas te ponen los niños. Sobre todo cuando tratan de ciertos temas poco claros.

begoyrafa dijo...

Ya ves, toda la historia del pensamiento resumida en la mente de una niña que al instante decide despreocuparse por la metafísica y centrarse en lo verdaderamente importante: la lucha por esa sortija de la calesita.
Un abrazo
Rafa

fritus dijo...

Tu niña es muy lista...los españoles estuvimos 5 décadas matando holandeses por herejes, por no creer en la virginidad de la virgen ni en la santísima trinidad, en el lejano siglo XVI ( en esas cosas tan importantes nos gastabamos el oro de América)...Cada vez que voy a Amsterdam y veo a esa pacífica gente en un país desarrollado y montando en bici me doy cuenta de que ya hace mucho tiempo que son más listos que nosotros. Como tu niña.

Un abrazo

Camille Stein dijo...

los niños siempre van por delante

su lógica y su inocencia son capaces de desmontar religiones y mandamientos intocables en cuestión de segundos

benditos sean :)

un abrazo

martona dijo...

MARCELO
La sabiduria de los niños.
Lo que nos queda por aprender de ellos.

petons, sempre.

Marichu dijo...

Ellos son hermanos. Yo soy hermana de mis hijos y vos sos mi hermano...o sea...bueno, vuelvo después que lo piense mejor, ya se me complicó el asunto.

Beso

isol dijo...

Suele pasar Marcelo,que ellos nos hacen preguntas complicadas ,existenciales,profundas que nos dejan absortos en una cadena de ideas,y cuando la organizamos y concluimos algo lógico y coherente,ellos ya están pensando en cualquier otra cosa y ya el tema quedó atrás...Cosas de chicos.

Mari Carmen dijo...

Es lo que tienen los niños, Marcelo, que te dejan pasmado con sus 'salidas'. Después ellos pasan a otra cosa y a ti te dejan perplejo y cavilando :)

Hace ya mucho tiempo que para mí la Biblia tan sólo es un cuento curioso, con pasajes bonitos y otros que son un puro aburrimiento. En fin... que espero que tú y Macarena lo estéis pasando muy bien.

Un abrazo,